martes, julio 23, 2024
EntrevistasPrincipales

Los niños especiales de San Antonio no pueden seguir esperando

Setenta alumnos de la escuela Especial Nº 52 de San Antonio, en la zona noreste de Misiones, frontera con Brasil, están impedidos de asistir a clases por falta de un edificio apropiado para desarrollar sus actividades después del incendio que lo destruyó el 1 de octubre de 2021. Para ser oídos por las autoridades del Ministerio de Educación del Gobierno provincial, los padres llevaron a cabo una protesta este jueves 9 de marzo y recordaron que pasó un año y medio del siniestro y todavía no se construyó el nuevo edificio y las clases se dictan en el viejo hospital de San Antonio en pésimas condiciones, sin agua, y sin baños.

Oscar Yagusieczko en La 99.3 el 9 de marzo de 2023

Uno de los padres que participó de la protesta, Oscar Yagusieczko, presidente de la comisión cooperadora de la escuela, contó que a la semana del incendio en 2021 «estuvo el señor Gobernador (Óscar Herrera Ahuad) junto al intendente en nuestra localidad (Fausto Rojas) y prometieron la escuela en 60 días, una escuela modelo de primer nivel decían ellos, y el primer nivel eran contenedores», pero «todo bien que hasta trajeron una parte, la dejaron allí y se está deteriorando todo a la intemperie porque nunca continuaron las obras aunque se comprometieron a que en 60 días iban a estar terminadas».

En tanto se esperaba la nueva escuela, las aulas se improvisaron en «un predio viejo que ya era un predio descartado del hospital viejo y allí íbamos a estar 60 a lo sumo 90 días pero ya pasó un año y medio y no solo que la escuela nunca se hizo sino que el lugar donde estamos es pésimo, no hay agua, no hay baños y nuestros hijos son chicos especiales necesitan baños adecuados».

«Nuestros hijos necesitan espacios adecuados», insistió Yagusieczko y explicó que las aulas se distribuyen por edad y de acuerdo a la discapacidad de cada uno y la modalidad siempre fue doble turno, pero desde hace un año y medio nuestros hijos asisten a este lugar improvisado, donde no hay nada favorable para ellos ni para los docentes».

Finalmente, Yagusieczko advirtió que «en todo este tiempo la supervisora escolar nos viene diciendo que ‘mañana vienen’, ‘mañana vienen’ y nunca llegan aunque ella misma segura que la plata para la obra está y nos dijo que son 65 millones de pesos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *