Los argumentos a favor y en contra

Los verdes y los celestes

A favor y en contra de la aprobación del proyecto de ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo, las exposiciones buscaron argumentar sus posturas para volcar los votos de los indecisos.

Los que votaron a favor

Daniel Lipovetzky (PRO): “Nosotros tuvimos en las audiencias tres ministros de salud de dos gobiernos diferentes, quienes coincidieron en que se debe aprobar la despenalización. Entonces, sin dudas, el voto afirmativo es el camino. Nadie legisla por la muerte, todos lo hacemos por la vida. No se trata de salvar dos vidas, sino miles de vidas. Nunca más a la muerte por un aborto clandestino”.

Silvia Martínez (UCR): Está claro que el aborto existe en Argentina y la despenalización reducirá la muerte materna. También, hay que reconocer que una maternidad forzada es una tortura para las mujeres, reconocido por los organismos de derechos humanos. Les pido a mis colegas que no desperdiciemos la oportunidad histórica para no decepcionar a miles de mujeres y niñas”.

Brenda Austin (UCR): “Negar el tema es tan necio que duele y los hace cómplices de las muertes en democracia. La criminalización fracasó. El sí impone la libertad; el no, en cambio, obliga a las mujeres a obrar según las creencias de un sector minoritario insistente y con mucho poder de lobby en nuestro país. No sepulten la posibilidad de dar vuelta la página en Argentina”.

Mayra Mendoza (FPV-PJ): “El Estado se está retirando agravando la situación de los abortos clandestinos. Este también es un tema de justicia social. Hoy, hay una necesidad de terminar con muertes evitables. Pasemos a la historia por garantizar derechos, escuchemos a las nuevas generaciones y no voten contra las mujeres”.

Daniel Filmus (FPV-PJ): “En los países que está prohibido los abortos clandestinos son inseguros y las tasas de aborto más altas. El movimiento de mujeres va a lograr que tarde o temprano esto sea legal en la Argentina. Está en nosotros que lo hagamos cuanto antes para que no haya más muertes”.

Mónica Macha (FPV-PJ): “Aborto sí – aborto no, ese no es el verdadero debate. Si no, si vamos a condenar a las mujeres al aborto clandestino o si vamos a generar herramientas para darle un marco de legalidad. Debemos saber separar las creencias religiosas. Lo que sí importa son la muerte de miles de mujeres todos los años”.

Carolina Moisés (Justicialista): “Nosotros representamos a la generación de la democracia, La actual es la de los derechos ¿Cuántas muertes son necesarias para que tengamos conciencia? Como legisladores tenemos que ser capaces de entender que es un tema de salud pública. Trabajemos en educación sexual, pero hasta que todo eso suceda dejemos de penalizar a las mujeres”.

Cecilia Moreau (Frente Renovador): “La política punitiva fracasó. Nuestra función es representar la voluntad de un estado laico. Aunque muchos lobistas ponen energía en que esta ley no salga, pero no para abogar por la educación sexual y la prevención. Debemos pensar en las heridas sociales que provoca el aborto clandestino. Por ello, sostenemos la despenalización de las mujeres”.

Victoria Donda Pérez (Libres del Sur): “Es un proyecto que llegó al recinto por la fuerza del movimiento de las mujeres y por una decisión política valiente de ponerlo en discusión. Estamos debatiendo por aborto legal o clandestino, y si votan en contra, no están votando por las dos vidas, no mientan. Penalizan a la mujer por ejercer su libertad. Nosotros queremos una argentina de iguales”.

Araceli Ferreyra (Peronismo): “El dictamen de rechazo no propone ninguna mejora para las mujeres, representa el fracaso de las políticas represivas y sólo garantiza la clandestinidad. Eso se llama hipocresía y estamos cansadas de que nos juzguen sin dar respuestas. Si votan en contra van a seguir condenando a las mujeres a la soledad y la clandestinidad”.

Martin Lousteau (Evolución Radical): “Esta es una gesta de mujeres batallando por lo que les corresponde. La criminalización da lugar a la clandestinidad. Quienes se oponen, no han presentado alternativas, sólo seguir como estamos. El futuro es difícil de detener, y mucho menos la ampliación de derechos”.

Nathalia González Seligra (PTS FIT): “¿Hasta cuándo vamos a tener que soportar la injerencia de la Iglesia de nuestras vidas? Hay que separar a la Iglesia del Estado y exigimos nuestro derecho a decidir. No especulamos con los derechos de mujeres, peleamos por ellos. Votando esta ley no le imponemos a nadie a que interrumpa el embarazo”.

Romina Del Plá (FIT): “Los que votan en contra de ley quieren seguir con el aborto clandestino. Los gobernadores y la Iglesia presionan para que se vote en contra. No alcanza sólo con esta ley. Luchamos por el aborto legal, seguro y gratuito, para que sea incluído como un tema de salud pública y sacarlo del Código Penal”.

Alejandra Rodenas (Nuevo Espacio): “Sangre, muerte y clandestinidad: tenemos que acompañar este proceso de legalización que destierre este escenario de extremo dolor. La culpa de la muerte de una adolescente es de un Estado que elige penalizar cuando podría legalizar; que elige que la clandestinidad se haya naturalizado y viola la libre elección de sus ciudadanos”.

Alejandro Ramos (Primero Argentina): “Esta discusión no es si estas a favor de la vida o de la muerte porque todos acá queremos la vida. Es responsabilidad de todos nosotros lograr una mejor legislación que le dé al Estado más herramientas. Voy a acompañar este proyecto porque es una necesidad y un derecho para las mujeres. Si esto permanece clandestino no hay nada que se pueda hacer.”

Analía Rach Quiroga (FPV):  “Ninguna legislación nacional o tratado internacional impide la despenalización del aborto. La protección del derecho a la vida, según las normas, no es absoluta. Este es un tema de salud pública y de justicia social”.

Olga Rista (UCR): “Soy católica de profesión, estoy en contra del aborto, pero a favor de la despenalización porque es una problemática de salud pública y la criminalización ha fracasado. Con la legalización del aborto está demostrado que se baja la mortalidad materna. Pero muchos relativizan estas cifras porque mezclan sus creencias religiosas, que ofician de muros de contención que marcan el miedo al cambio”.

Andrés Larroque (FPV): (Lee la posición de Julio De Vido): “En este debate no puedo expresar mi posición favorable por estar preso político del macrismo”. (Larroque): “En el peronismo hay una tensión por este tema. Votar en contra o abstenerse es un retroceso. La ley garantiza la necesaria libertad e igualdad de las mujeres. Para garantizarlo debemos tener un estado que garantice esos derechos”.

Leonardo Grosso (Peronismo): “Es un día histórico por la marea de mujeres que hace años lucha por igualar las condiciones de vida. En los países donde el aborto es legal, hay menos mujeres que mueren. El debate, aquí, es si es clandestino o es legal. Esta ley no obliga a nadie a abortar, sino que garantiza que las mujeres no mueran ni vayan presas”.

Marcelo Wechsler (PRO- CABA): “Estamos hablando de un tema de salud, de derechos y de libertades individuales. Un estado laico debe asegurar salud pública a todos y no puede determinarla una doctrina religiosa. El aborto existe, y genera la muerte de las mujeres pobres. Es paradójico que los hombres debamos decidir sobre la soberanía del cuerpo de la mujer. Si queremos libertades económicas y vayamos a la OCDE, y estemos en contra de las libertades individuales”.

Nilda Garré (FPV): “Hay cientos de abortos clandestinos en argentina, y es la primera causa de muerte materna en 17 provincias. Ya nada puede impedir que las mujeres decidamos sobre nuestro cuerpo y nuestras vidas. Y no retrocederemos hasta lograr el aborto seguro, legal y gratuito”.

Lorena Matzen (UCR): “Hoy podemos decidir tener aborto fuera de la clandestinidad. El aborto es una cuestión de Estado y salud pública. Yo también quiero salvar las dos vidas, pero les aseguro que habrá menos mujeres en riesgos: esto es inclusivo y busca salvar vidas. Reafirmo mi voto positivo.”

Samanta Acerenza (PRO): “Una religión no puede decidir sobre políticas públicas. El aborto es una decisión personal. La interrupción del embarazo no se trata de ética sino de salud pública. El aborto es la primera causa de mortalidad materna. Estamos hablando de una muerte evitable. La penalización del aborto no disuade a las mujeres de abortar. Con la aprobación de esta ley nos convertimos en una sociedad más justa e igualitaria”.

Pablo Carro (FPV): “Hoy en Córdoba, por ejemplo, una mujer violada no tiene acceso a un aborto legal. Con organización miles de mujeres, lograron que un tema tabú se convierta en una reivindicación mayoritaria. Esta marea verde, esta revolución feminista, no se puede detener. Y no depende de la aprobación de este proyecto. Hoy la ciudadanía reclama que este cuerpo este a la altura de esa lucha”.

Daniel Arroyo (FPV): “La penalización del aborto ha fracasado. Hay gran cantidad de abortos clandestinos que en su mayoría afectan a los más pobres. Mi rol como diputado no es debatir sobre mi fe, sino que voy a votar a favor de este proyecto porque creo que ninguna mujer debe ser penalizada frente a una interrupción del embarazo. Estamos frente a un tema de salud pública”.

Facundo Suarez Lastra (UCR): “No estamos hablando de metafísica ni de creencias. Estamos hablando de sacar a la gente de la clandestinidad, y en definitiva, de qué tipo de Estado queremos. Estamos tratando de que no haya más abortos en Argentina, porque es una tragedia. La trampa está en que muchos de los que están en contra de la despenalización dicen defender las dos vidas y, en cambio, apoyan la clandestinidad, porque no existe ninguna posibilidad de maternidad sin el deseo de la madre de serlo”.

Los que votaron en contra

Carmen Polledo (PRO): En pleno siglo 21 quienes defendemos el derecho a la vida por nacer venimos a ser los conservadores. Estamos frente a una discusión sobre la libertad de decidir. La libertad es un valor noble, pero debemos tener cuidado cuando cercena la libertad de otros. No hay libertad de elección si no hay vida”.

Gabriela Burgos (UCR): “Es un momento histórico el que estamos viviendo, porque se pone sobre la mesa un tema que se había silenciado durante muchos años. Muchos de los que van a votar de forma positiva el proyecto nunca lo trataron. A pesar de las expresiones del Presidente en contra del aborto, el gobierno decidió tratarlo”.

Nicolás Massot (PRO): “Nunca nos ocultamos en ninguna obediencia debida, ni antepusimos el verticalismo político frente a la convicción. No venimos a discutir sobre despenalización del aborto, es un eufemismo muy grande. Sino que es una legalización irrestricta. Con el no, obligamos al Estado que haga lo imposible para salvar las dos vidas”.

Walberto Allende (Todos Juntos): “No puedo desconocer a la Cámara de Diputados de mi provincia que rechazó unánimemente este proyecto. Ni la opaca presentación del Ministro de Salud, donde eludió la responsabilidad de su área. Las muertes maternas se pueden evitar. Evita rechazaría el proyecto, ya que trabajó para aliviar el dolor y los derechos de la mujer desde la dignidad. No podemos votar para arriar la vida”.

Carla Pitiot (Frente Renovador): “No podemos permitir que los derechos de algunas mujeres estén por encima de los derechos de los niños por nacer. Esta ley va abrir una puerta peligrosa a malas interpretaciones para saber cuándo hay vida y cuándo no. Sincerémonos: no es un proyecto de despenalización, sino de legalización del aborto. No seamos hipócritas, no es un tema de salud pública ni de mujeres pobres”.

Ivana Bianchi (Unidad Justicialista): “Si no protegemos el derecho a la vida, estamos entrando en una etapa degradable de la sociedad. Con este proyecto lo que vamos a destruir es la vida de un ser indefenso, único e irrepetible. Las mujeres morimos por fallas evitables en el sistema de salud. Debemos ser más responsables para legislar. De aprobarse esta ley, vamos a tener que modificar nuestro ordenamiento jurídico”.

 Gustavo Saadi (Elijo): “Es importantísimo el debate, pero creo que el tratamiento ha sido apresurado ya que la sociedad argentina necesita madurar. Ha fracasado totalmente la despenalización del aborto. Se me hace muy difícil acompañar este proyecto. Hay que tratar de ver cómo se soluciona el aborto clandestino, pero creo que este proyecto de ley no es la solución”.

José Luis Ramón (PI): “No hay ningún argentino que quiera realizarse un aborto. Estuve a punto de torcer mi convicción personal. Es derecho de todo argentino a tener derecho a la salud. El bloque protectora va por la negativa”

Luis Gustavo Contigiani (Frente Progresista): “No hay un acto más revolucionario que defender la vida y la justicia social. Hago mío el dolor de la clandestinidad, pero no puedo disociar mi lucha por la justicia social de la lucha que hay en el vientre de una mujer. Las frustraciones que tenemos como país no la podemos hacer pagar con la vida de los niños por nacer”.

Alma Sapag (MPN): “Este proyecto no resuelve los problemas que llevan a una mujer a interrumpir un embarazo. Deberíamos legislar sobre políticas públicas en educación sexual integral. Cada aborto es una evidencia de que el estado sigue llegando tarde, y de que hemos fracasado como sociedad y como dirigencia política”.

Alfredo Olmedo (SST): “Si la solución del aborto es matar al niño por nacer hemos fracasado. No enterremos el futuro de la Argentina matando a un niño por nacer. Gratuito no hay nada porque lo pagamos todo con los impuestos. La gente humilde tiene valores y no aborta porque su hijo le da la esperanza de vida para salir de la pobreza. No hay abortos seguros”.

Juan Manuel Pereyra (Forja): “Siempre tenemos que buscar salvar a las dos vidas. La libertad es una característica de ciertos actos de voluntad. En el derecho a decidir se elimina una vida humana. La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara. Toda vida vale. Apostemos a que vivan las dos. Manifiesto mi rechazo a la legalización del aborto porque debemos valorar la vida humana desde la concepción”.

Martín Maquieyra (PRO): “Este debate demuestra que hemos fallado en nuestro sistema de salud y como sociedad. Y existen dos caminos: legalizar el aborto o generar políticas sociales. Y quienes me acompañaron cuando asumi como el diputado más joven era porque sabían que iba a defender el derecho a las dos vidas”.

Elda Pertile (Justicialista): “Decir que la vida comienza en la semana 14 es negar la concepción. El niño en nuestro vientre es una persona distinta de la madre. Estoy en contra de la despenalización del aborto y hablo como mujer que viene a defender la posición de miles de chaqueños a los que represento. Las mujeres pobres aman y cuidan la vida”.

Carlos Selva (Frente Renovador): “El rol de la mujer es fundamental para construir una sociedad con objetivos claros. En ese mismo sentido, me opongo al feminismo ortodoxo para lograr objetivos que nos involucran a las dos partes. Y me preocupa que nos acostumbremos a que practicar un aborto sea una simple intervención quirúrgica”.

Héctor Olivares (UCR): “Estoy a favor de preservar las dos vidas. En este debate el problema de fondo son los embarazos no deseados y la mortalidad materna, y el aborto no es una solución. Aquí el problema es la falta de contención de los embarazos no deseados, y la falta educación sexual integral”.

Victoria Rosso (Unidad Justicialista): “El camino para resolver los embarazos no deseados no es el que plantea el aborto legal. Es una propuesta con grandes incoherencias. Además, este proyecto peca desde sus inicios de inconstitucionalidad. El dolor de la mujer no nos puede llevar a abusar del derecho”.

Gladys Medina (Justicialista): “La vida en el seno materna es tan valiosa como la de un adulto. No podemos matarla, se trata de anular nuestra dignidad humana. Estoy a favor de la educación sexual integral y responsable, pero también en valores. Respeto a quienes piensan distinto, el gobierno de mi provincia está en contra del aborto y a mi nadie me dijo cómo votar”.

Natalia Villa (PRO): “El debate sobre el aborto nos demanda coherencia y responsabilidad. Estamos hablando de una tragedia y la interrupción del embarazo sólo nos recuerda el fracaso del estado. Yo, estoy a favor de las dos vidas. A nosotras las mujeres la democracia nos debe infinidad de debates, pero, el aborto no es un derecho humano”.

Graciela Navarro (FCS): “Nosotros no somos quién para quitar la vida. Con este proyecto violamos la Constitución Nacional. Estamos acá para legislar en favor de resguardar los derechos”.

Silvana Ginocchio (Elijo): “La violencia me preocupa; las desigualdades continúan y la soledad en la que queda la mujer en un embarazo no deseado. Necesitamos educación y políticas públicas concretas. No acompaño el proyecto de ley porque estoy a favor de las dos vidas”.

Leonor Martínez Villada (CC): “Yo estoy a favor de las dos vidas. El aborto es un abuso de poder. No tenemos igualdad de derecho. El derecho de la vida está por encima de la libertad. La prevención y la educación sexual son temas de salud pública y no el aborto.”

José Luis Gioja (FPV): “Siento mucha bronca con este tema, porque quiero entender sinceramente lo que el colectivo de mujeres plantea, pero no lo veo desde la lógica de la habilitación del aborto. Tengo cuatro hijos y uno con síndrome de Down, y no quiero pensar que alguien me hubiera dicho que ‘no hubiera nacido’ porque es la luz de mi familia. Tengo todo el derecho por convicción, personalidad y peronismo a estar en contra. No juguemos con los pobres. Ellos necesitan que legislemos para combatir la pobreza”.

Flavia Morales (FCM): “No podemos naturalizar los problemas, sobre todo, cuando está en juego la vida de los más vulnerables. Debemos sostener una educación sexual integral desde la nación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *