Una larga lucha contra «el árbol genealógico» de la Justicia misionera

«La Justicia de Misiones es un árbol genealógico, y para encubrirse entre ellos condenaron a tres jóvenes a cadena perpetua, sacándoles la oportunidad de vivir, de rehacerse como personas en la sociedad», aseguró Mariana Barberán, viuda de Cristina Vázquez.

El caso de Vázquez, Cecilia Rojas y Ricardo Omar Jara lleva ya casi dos décadas y la familia de Cristina sigue con la lucha desde el primer día en que los tres jóvenes fueron condenados a cadena perpetua por un homicidio que no cometieron; más de 12 años después fueron absueltos por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que anuló dos fallos condenatorios del Supremo Tribunal de Justicia misionero.

Mariana Barberán en La 99.3

«Ver ese juicio fue devastador, porque a la justicia no le importa a quién encierran. Nadie salió a reconocer el error que cometieron de condenar a 25 años a dos jóvenes que, se comprobó desde el primer momento, no estuvieron en el lugar; y no tenían pruebas en contra de ellas. El Gobierno no se hizo responsable de haberles arruinado la vida«, le dijo Mariana a Contala como quieras.

El caso tomó relevancia a nivel nacional por lo injusto de las sentencias y el largo encarcelamiento padecido por tres inocentes. El pasado agosto Cristina Vázquez fue encontrada sin vida en su vivienda con signos de suicidio. Mariana, su viuda, pelea por el esclarecimiento de su muerte: «Cristina estuvo peleando por muchos años y no creo que quitarse la vida haya sido su decisión«, aseguró.

Mariana sostiene que el Estado no acompañó a Cristina luego de haber recuperado su libertad. Comenta que en el trabajo que le consiguieron en Cáritas, en el Parque de la Salud, Cristina sufría porque la estigmatizaban y presionaban por su orientación sexual.

Mariana recuerda que Cristina pedía justicia por el crimen de Ersélide Dávalos, y en ese sentido se pregunta «¿Quién se hace cargo del homicidio de la señora? ¿A quién más enjuiciaron además de estos tres jóvenes que perdieron toda su juventud en la cárcel?».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *