Hasta acá llegamos, y se llegó

(Por Mirta Botzman) El domingo 2 de agosto el diario Pagina 12 publicó una extensa y muy interesante entrevista al ministro de economía Martín Guzmán, realizada por el excelente periodista y economista Raúl de la Torre junto a Fernando Cibeira.

Mirta Botzman

Me resultó tan estimulante que el mismo domingo pensé que era bueno que sintetizara lo que para mí fueron los puntos principales. Entre el domingo y el momento de elaborar la columna tuvimos la buena nueva que el gobierno llegó a un acuerdo con los fondos tenedores de bonos en dólares bajo jurisdicción extranjera, esto es que en caso de conflicto se litigan en los jueces del exterior.

En relación a la deuda en esa entrevista, Guzmán afirmó que el gobierno se había plantado en la última propuesta a los bonistas privados y que aceptaran o no los acreedores, el país estaba listo para comenzar a negociar una nueva operación con el FMI.

El acuerdo entre Macri y el FMI se anuló por suerte porque ese acuerdo implicaba comenzar a hacer pagos el año que viene y está claro que el país no está en condiciones de hacer ningún tipo de pago de deuda al menos por dos o tres años.

La entrevista parece haber sido un hasta aquí llegamos, se terminó la paciencia y las posibilidades de seguir presionando al gobierno argentino.

Entre la entrevista del domingo y el martes a las 3 de la mañana y después de febriles negociaciones entre el mismo domingo y el lunes se cerró el acuerdo en términos muy parecidos a la última propuesta del gobierno.

Creo que hay que reconocerle al presidente su firmeza en sostener al ministro Guzman cuando arreciaban las presiones para su desplazamiento, pero también la estrategia de negociación desplegada por ambos, donde no se perdió de vista la necesidad de defender la soberanía del país en términos financieros. La estrategia hay que decirlo no fue solamente económica, sino que incluyó gestiones ante el papa que organizó una reunión con la directora del FMI, Guzman y el premio nobel de economía Josep Stiglitz, reunión con los principales presidentes europeos (de Alemania, Francia, España), pidió el apoyo del primer ministro israelí de excelente relación con Trump, consiguieron que 6 premios nobel de economía publicaran un documento de apoyo a la propuesta argentina, que el diario New York Time publicara una nota diciendo que el fondo Black Rock actuaba de mala fe,., el apoyo explicito de todos los gobernadores y del congreso,etc.etc.etc, Tal vez ninguna de todas estas tácticas por si misma logró destrabar la negociación, pero seguramente todas en conjunto contribuyeron a generar un clima a nivel internacional muy favorable para la posición del país.

En términos concretos y para que nos quede claro a todos, el acuerdo significa en resumen que el Estado argentino va a desembolsar alrededor de 37.000 millones de dólares menos de lo que estaba pautado previamente. Esto debemos tener claro porque los grandes medios de comunicación local y la derecha asociada harán aparecer como que los fondos le doblaron la mano del gobierno argentino, la verdad es que no es así. Ni a los bonistas ni a nadie le parece un triunfo contundente recibir 37.000 millones de dólares menos de lo que tenían previsto al momento de prestarle al gobierno argentino.

Aunque no los quiero marear con números, me parece interesante compartir brevemente algunos Números de la negociación: A- En el verano, los bonistas ofrecieron un acuerdo por US$ 92 de valor Presente Neto por cada US$ 100 de valor original de cada título. B- En febrero los acreedores ya ofrecían US$ 75. C- En abril, Argentina propuso US$ 40. En abril, los bonistas contraofertaron US$ 65. E- En julio, el Min. Martín Guzmán ofreció US$ 53 por título. F- Finalmente el acuerdo se cerró entre US$54 y U$55 En síntesis: los acreedores redujeron su oferta en un 70% y Argentina la mejoró en un 35%. Un comentario técnico importante: no esperar grandes modificaciones en la relación deuda/PBI, dado que cálculo se realiza considerando stock de capital de deuda y no hay grandes quitas al mismo, sino que la clave es reducción de intereses y extensión fuerte de plazos.

Hay que decir que fue una muy buena negociación, no apta para ansiosos y que al concluir incluso recibió elogios de uno de los titulares de los fondos que felicitó al presidente y al ministro Guzman por la paciencia y la claridad para negociar. La negociación también hay que reconocer que contó con la importante ayuda del FMI.

EL logro hasta admitió un cínico tweet de felicitaciones del no menos cínico TotoCaputo personalmente responsable de la mayoría del endeudamiento contraído durante el gobierno de Macri, es el que emitió el bono a 100 años, pero además debo agregar que es el responsable de haber liquidado, con todas las maniobras tramposas que se les ocurra, el 70% del fondo de garantía de sustentabilidad del que hablamos hace dos semanas. Esta última digresión es para mantener viva la memoria respecto del paso del neoliberalismo por el gobierno del país.Prat Gay el primer ministro de economía de macri que corrió a pagarle a los buitres y le pagó mas de lo exigido legalmente no puede parar de mentir. Dijo que el acuerdo es peor que el que está cerrando Ecuador que está negociando en paralelo con el país. La deuda de Ecuador es por un monto menor (US$ 17.400 millones) al nuestro, con una oferta cercana a US$ 59 de Valor Presente cada papel de 100. Es decir, nuestro país logra un acuerdo con una oferta sensiblemente menor a la queBlackRock quiso que se emulara y que era uno de los puntos por los que costaba destrabar la negativa de ese Fondo a acordar.

En realidad todos los involucrados en el desastre de la gestión macrista se permitieron opinar felicitando o criticando, cuando con un mínimo de pudor y dignidad deberían permanecer en silencio absoluto por el resto de sus vidas.

Tenemos que volver a recordar la pesadísima herencia recibida por Alberto Fernandez con el default virtual realizado en los hechos por Macri y que no sólo condicionó el despliegue de medidas de política económica sino también que fue un campo propicio para las presiones tanto del sistema financiero internacional como del establishment y grupos de poder económico local, que siempre apostaron por  los acreedores y no por el país donde obtienen sus ganancias.

En el caso del FMI puede ser que el apoyo haya sido por una nueva concepción sobre cómo salir de las crisis, pero francamente creo más, que los une el espanto que el amor. El FMI está totalmente comprometido en el enloquecido proceso de endeudamiento y fuga de capitales del macrismo desde abril de 2018, por razones puramente políticas, la voluntad de Trump que Macri sea reelegido en el país. Esto que era evidente pero hasta ahora nunca reconocido acaba de ser reafirmado por el asesor de Trump candidato a ocupar la presidencia del BID. Se gastaron 44 mil millones de dólares, en el préstamo más grande de la historia del FMI y contra todas las normas del organismo y Macri perdió. La burocracia del FMI necesita con urgencia comenzar a negociar la deuda con Argentina para dar vuelta esa bochornosa página. Ahora nos falta ver cuán amiga es KristalinaGiorgievala actual directora gerentay cuánto cambió el FMI su concepción sobre cómo salir de las crisis, esto es si con crecimiento o con ajuste. El ministro Guzman volvió a insistir en una conferencia de prensa que de ningún modo se puede encarar el sendero del crecimiento que permitirá honrar las deudas con una política de ajuste. Esa direccionalidad está totalmente descartada.

El acuerdo despeja el panorama financiero del país hasta el 2030 y libera fondos que podrán ser gastados ya sin culpa en mejorar las condiciones de vida de la población, implementar mayores programas de desarrollo y generación de empleos. Alejar el fantasma del default significa también que bajen las expectativas de devaluación,así como inflacionarias. Es decir, podríamos comenzar a funcionar con una economía más estabilizada y con menor zozobra.Esto no quiere decir que la crisis está superada, en realidad es que ahora el gobierno se puede ocupar más claramente de tratar de resolver esa crisis.

Las empresas que lo requieran ya podrán acceder a los mercados de deuda del exterior para financiarse y como ya bajó el riesgo país disminuye la tasa de interés a la que pueden acceder a esos créditos. Una aclaración para que se entienda un poco más de lo que hablo, la tasa de interés para acceder a créditos internacionales depende de la calidad del deudor, como nuestro país tiene una larga historia de defaults siempre se paga más que, por ejemplo, una empresa o un gobierno de un país desarrollado. Asi mientras otros países de la región o nuestro país pagarían ahora una tasa de interés de alrededor de 4%, los países o empresas de países desarrollados tienen una tasa cercana al cero%.

El acuerdo también descomprime la demanda de dólares, detalle importantísimo en una economía atravesada por la recurrente restricción externa. El acuerdo libera ingentes recursos fiscales para atender la pandemia y recuperar el consumo y la producción (y con ello, el crecimiento económico.

Debemos decir respecto de esto, que el cierre de la negociación significa un importante triunfo político de Alberto Fernández y que puede significar un relanzamiento de su gestión que venía golpeada. El acuerdo por lo pronto fue dado a conocer el mismo día que se anunciaba el relanzamiento del programa PROCREAR que significa la posibilidad de dar una solución habitacional a muchos conciudadanos que carecen de techo propio, pero también comenzar a dinamizar el empleo y la economía en todas las regiones del país.

La economista Mirta Botzman analiza, propone y debate sobre la coyuntura y las políticas económicas en la Argentina actual, cada jueves, a las 7.30, en el programa Contala como quieras de La 99.3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *