Recomendaciones ante los casos de fiebre amarilla

A Brasil, con vacuna y repelente

El doctor Daniel Salomón, director del Instituto Nacional de Medicina Tropical (Inmet), confirmó que los dos argentinos recientemente fallecidos por fiebre amarilla habían contraído la enfermedad en el estado brasileño de Río de Janeiro e insistió en la necesidad de vacunación si se viaja al país vecino.

A la par, aclaró que “todo lo que se conoce en Brasil no es lo que se llama fiebre amarilla urbana: son mosquitos silvestres los que están transmitiendo la enfermedad. Por eso la recomendación se hace especialmente a quienes vayan a tener actividades en zonas naturales, alejadas de las ciudades. El mayor riesgo es que este fenómeno en algún momento se urbanice”, le dijo el experto profesional al programa “Contala como quieras”.

“Ni en territorio argentino ni en los tres estados del Sudeste brasileño, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul, hay casos de fiebre amarilla en personas; sí hay algunos casos de monos aulladores que contrajeron la enfermedad en la frontera entre los estados de San Pablo y Paraná”, dijo.

Respecto de los monos, Salomón advirtió: “Si se encuentra alguno muerto se debe informar inmediatamente a las autoridades sanitarias”, porque ello podría ser un indicador de que la enfermedad se extiende.

Tras señalar que “es una enfermedad de riesgo, con una mortalidad alta, aunque no necesariamente fatal”, el profesional indicó que “en Brasil, los índices de mortalidad están por arriba del 20 por ciento”.

El biólogo recomendó específicamente: “La protección primordial es que la misma persona infectada se aplique repelente. Si una persona ha contraído la enfermedad, lo primero que hay que cuidar es que no vuelva a ser picada por el mosquito vector, porque ése sería el principal riesgo de transmisión a otras personas.”

En cuanto a la vacunación, Salomón aclaró que “aunque los certificados oficiales de vacunación indiquen que es necesario volver a vacunarse a los diez años de haber recibido la primera dosis, hoy se sabe que la misma vacuna protege para toda la vida. La vacuna es la misma, pero en los últimos dos o tres años se verificó que no hace falta volver a vacunarse”.

En el audio que acompaña esta nota, la entrevista completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *