lunes, mayo 27, 2024
Cuentas clarasOpinión

Inspiradora y magistral…

Mirta Botzman.

Cristina Kirchner en general es muy inspiradora y la clase magistral que dio en el Chaco no fue una excepción. Como supongo que todos la escucharon sólo quiero resaltar algunas cuestiones que me parecieron relevantes. Ella comenzó su disertación diciendo que la hazaña (así la llamó) de los 12 años de gobiernos kirchneristas, al cabo de los cuales se fue vitoreada con una plaza de mayo repleta de gente, estuvieron basados en un proyecto colectivo. Me pareció que fue una respuesta a las iniciativas individualistas de la derecha, que además está en la base de la meritocracia que pregonan.

Mirta Botzman en La 99.3 el 19 de mayo de 2022

Cristina Kirchner también dijo que el peronismo sabía muy bien de qué se trataba el Capitalismo de Estado. Aquí quiero reproducir literalmente parte de un discurso de Perón el 21 de octubre de 1946 en la exposición del Primer Plan Quinquenal ante ambas Cámaras: “Debemos pensar en la necesidad de organizar nuestra riqueza que hasta el presente ha ido a parar a manos de cuatro monopolios, mientras los argentinos no han podido disfrutar de un mínimo de esa riqueza… ¿Y quién va a organizar ahora nuestra riqueza? ¿Los monopolios? Se habla de economía dirigida y yo pregunto: ¿dónde existe la economía libre? Cuando no la dirige el Estado, la dirigen los monopolios, con la diferencia de que el Estado puede repartir los beneficios de la riqueza… mientras los monopolios las manejan para ir engrosando los inmensos capitales de sus casas matrices” (cita de Norberto Galasso en Perón, Colihue, 2006).

Respecto de la insatisfacción democrática, también creo que todos la padecemos y por lo tanto sabemos de qué se trata. La baja satisfacción con el funcionamiento de la democracia responde a factores tanto económicos como políticos, que se encuentran estrechamente vinculados en el ejercicio de gobierno. El mal funcionamiento de estos ha generado desencanto respecto al funcionamiento de la democracia como sistema de gobierno, a pesar de que una amplia mayoría, tipo 69%, está de acuerdo en que no existe otra forma mejor, aun presentando problemas. A pesar de esto, el malestar y la insatisfacción están presentes, lo que deteriora la confianza de los ciudadanos en el gobierno y demás instituciones políticas y civiles, es más, amplias mayorías no sólo en América Latina piensa que a la dirigencia política tradicional ya no les preocupa lo que piensa la gente.

Frente a estos datos, no es inocente que el discurso de la ultraderecha ataque con más crudeza que nunca contra la dirigencia política casi de forma coordinada. Consignas como el anticomunismo, la libertad, la oposición al enfoque de género en la educación, los derechos LGBTIQ+, el matrimonio igualitario, los derechos sexuales y reproductivos, la intervención del Estado en los mercados, el cobro de impuestos, el salario básico universal y cualquier arquitectura que implique una erogación pública para garantizar un derecho social —se vio en la media sanción, en el país, a la Ley integral sobre VIH, Hepatitis y Tuberculosis, hace unos diez días— se convirtieron en caballitos de batalla de estos grupos y los autodenominados libertarios y algunos de cambiemos votaron en contra.  

Uno de los poderes del sistema democrático en el que se supone que vivimos, el judicial está totalmente cooptado por la derecha, el poder económico concentrado y lo que es peor, adiestrado y dirigido por Estados Unidos que ya no entrena militares para dar golpes de Estado, sino que ahora adiestra jueces para el lawfare, es decir, la guerra a través de las leyes. Esto significa que el poder judicial es uno de los poderes con el que la mayoría del pueblo no cuenta, salvo muy honrosas excepciones. Esas son las cautelares para seguir aumentando la tarifa de internet, por ejemplo, o las cautelares para que el poder Ejecutivo no cobre retenciones y etcéteras varios.

El poder legislativo que es el espacio institucional de representación de la población y las provincias, tiene en la oposición a una banda que juega a obturar todo e impedir la gobernabilidad tal como lo reconoció el bufón devenido senador por la provincia de Córdoba, que se desempeña más como standapero que como legislador por su provincia. Recordemos que en la Cámara de Diputados se complotaron para dejar al Ejecutivo sin Presupuesto para funcionar. El Presupuesto se considera la ley de leyes del funcionamiento del gobierno y luego se montan sobre eso para decir que el gobierno no puede aplicar retenciones, que estrictamente son derechos de exportación, porque no tiene una ley que sería la de presupuesto donde debería estar contemplado ese aumento de impuestos.

Por cierto, Cristina en el Chaco recordó que el artículo 4 de nuestra constitución nacional dice expresamente que los derechos de exportación e importación son algunas de las fuentes de financiamiento del Estado. La oposición política, el poder económico, político y mediático concentrado quieren hacer aparecer las retenciones como un invento kirchnerista, cuando es de larguísimo tiempo de aplicación, incluidas las dictaduras y el propio gobierno de Macri. Al mismo tiempo quedan desenmascarados como protectores de los delincuentes que evaden los impuestos nacionales y fugan sus dineros al exterior, quitándolos así del circuito productivo de nuestro país ya que se niegan a aprobar la ley para que paguen la deuda con el FMI los que evadieron y fugaron.

En cuanto al poder ejecutivo, si se intenta afectar, aunque sea mínimamente, al poder económico encuentra una resistencia feroz apoyada fuertemente por el poder mediático, parte integrante de ese poder económico. Esa resistencia es más virulenta cuanto más débil y complaciente se muestra el gobierno para con ellos. Es como con los leones, cuanta más carne les das se ceban y más quieren. Aun con dosis de debilidad el gobierno tiene potentes capacidades para ejercer políticas protectivas de los ciudadanos, pero hay que tener la convicción para dar esas peleas. Como dijimos alguna vez no hay peor batalla que la que no se da. Por lo pronto, y aunque todavía lo nieguen públicamente, el gobierno ya se echó atrás con el impuesto sobre la ganancia inesperada anunciada por el ministro Guzmán, porque sostienen que no pasaría por la Cámara de Diputados, se pierde así también la posibilidad de hacer política y dar a conocer a toda la población la actitud de la oposición respecto de este tema, mientras no paran de aumentar los precios en particular los de los alimentos que son los que más virulentamente golpea a los sectores vulnerados de nuestro país.

El INDEC dio a conocer los índices de pobreza e indigencia. Una familia conformada por dos adultos y dos hijos menores necesitó percibir ingresos por $42.527 para no caer en la indigencia, es decir solamente para cubrir la canasta de alimentos.La canasta básica alimentaria subió un 6,7% en el mes de abril y el costo de la canasta básica total marcó un incrementó de 6,2% en abril, con lo que una familia integrada también por dos adultos y dos menores debió contar con ingresos por un monto total estimado en $95.260 para no caer debajo de la línea de la pobreza. Estos valores los obtiene el INDEC midiendo los precios en las zonas urbanas de nuestro país. Aquí en la provincia y para la población que vive en las zonas rurales tiene la posibilidad de tener huerta, criar gallinas, cerdos, etc. por lo que su requerimiento de compra de alimentos es menor que en los ámbitos urbanos donde no hay tierra disponible para desplegar esas actividades.

El Secretario de Comercio Roberto Feletti volvió a reclamar la aplicación de retenciones de granos (trigo, maíz y girasol) como mecanismo para desacoplar los precios internos de los precios internacionales. La medida es resistida por el ministro de Agricultura Julián Dominguez que cada vez más parece comprometido a defender los intereses de quienes debería regular y controlar, y Martín Guzmán en una entrevista en C5N con Bercovich volvió a reiterar que es una decisión tomada y que no se van a aumentar las retenciones. Parece que para esto no hay vuelta atrás como en otras decisiones tomadas por el gobierno.En realidad el Poder Ejecutivo tiene la facultad legal de subir 3 puntos las retenciones al trigo, maíz y soja (por la ley 27541 de Solidaridad social y reactivación productiva) sin pasar por el Congreso. Es decir, sólo se trata de que el gobierno tome la decisión, en particular considerando que el incremento de los gravámenes se puede realizar, incluso sin afectar la rentabilidad de los productores en virtud de los favorables precios internacionales.

Está claro que la medida permitiría al gobierno acercar recursos en momentos en que el déficit tiende a superar la meta comprometida ante el FMI. Sólo en abril el resultado primario habría sido negativo en unos 200.000 millones de pesos, cuando el déficit no debería superar los 344.000 millones en todo el segundo trimestre.Al mismo tiempo y fundamentalmente, como dijimos, el aumento en los derechos de exportación serviría para limitar la suba de los precios internos, tomando en cuenta que tras el 6% de suba en el índice de abril, las consultoras privadas creen que mayo puede tener un piso de 5% que por cierto es muy alto, con el rubro alimentos avanzando en torno de 6%.

Tenemos que saber que la herramienta del Fondo triguero diseñado para compensar internamente los elevados precios del trigo en el mercado internacional, no logra ser implementado plenamente porque la Federación Argentina de la Industria Molinera manifestó no estar de acuerdo con la creación del Fondo Estabilizador del Trigo. Estas cerealeras son los principales molinos harineros y los grandes exportadores del grano y de harina y no están dispuestas a ceder ni 5 centavos de sus cuantiosas e inesperadas ganancias producidas por la guerra. La propuesta del gobierno consiste en que estos exportadores efectúen un aporte adicional para dotar de recursos al Gobierno para otorgar subsidios para el consumo interno. Dentro del consumo interno se aglutina las cámaras de pastas frescas, de propietarios de pizzerías, casas de empanadas y asociación de panaderos.

Es interesante señalar, en contraste, que el gobierno de la India prohibió las exportaciones de trigo, solo unos días después de decir que apuntaba a envíos récord de 10 millones de toneladas este año, en un momento en que una ola de calor redujo la producción y los precios internos alcanzaron un récord. El gobierno indio tomo la decisión de que solo se permitirían las exportaciones respaldadas por cartas de crédito, o garantías de pago, emitidas antes del 13 de mayo, dejando alrededor de 1,8 millones de toneladas de granos atrapadas en los puertos. El objetivo de la medida del gobierno indio es proteger a la población de su país del crecimiento de los precios del trigo a nivel internacional que se estaban trasladando a los precios internos. El precio del trigo a nivel internacional no para de subir y las estimaciones internacionales estiman que la demanda mundial superará con creces a la producción, lo que seguirá manteniendo sostenido el precio. Más allá de la falta de oferta de Ucrania se estima una menor producción tanto de Australia, Unión Europea, China y la cosecha de invierno de EEUU. El precio del trigo en Chicago se ubica arriba de los 460 dólares y hace un año estaba alrededor de los 250 dólares la tonelada.

Cuando Bercovich consultó con Guzmán sobre esa alternativa el ministro dijo que el país necesitaba dólares y que por tanto era absurdo pensar en restringir las exportaciones de trigo para controlar los precios internos. Pero aún más, cuando se lo consultó de porqué estamos sin reservas de dólares cuando el país está teniendo como nunca dólares por la combinación de precios y cantidades exportadas y muy suelto de cuerpo y de palabras dijo que se usaron para que las empresas pagaran sus deudas al exterior. Muchas veces repetimos que gran parte de las empresas que están pagando deudas son transnacionales que giran las divisas a sus casas matrices, con mucho olor a autopréstamos y varios etcéteras con los que no los quiero aburrir, también mencionado por Cristina en el Chaco. En síntesis, el ministro Guzmán tal como lo viene haciendo sigue priorizando cumplir con el FMI, con los formadores de precios concentrados y las grandes empresas de origen nacional o internacional por sobre el pueblo que es la base de sustentación del Frente de Todos. Creo que así no vamos nada bien.

Mirta Botzman

La economista Mirta Botzman nos propone una mirada nacional, popular y democrática de la economía nacional e internacional, todos los jueves, a las 7,30, en su columna Cuentas Claras en el programa Contala como quieras, en La 99.3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *