Vuelve Cristina, con Florencia

La ex mandataria anunció que regresará al país proveniente de Cuba junto a su hija, quien se encontraba en la isla bajo tratamiento médico.

(Telam) La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que en unas horas regresará a Buenos Aires proveniente de Cuba, junto a su hija Florencia, quien se encontraba en la isla bajo tratamiento médico desde febrero del año pasado, y solicitó a los argentinos que “se cuiden respetando el aislamiento” social, preventivo y obligatorio, establecido ayer por el gobierno nacional para mitigar la propagación del coronavirus.

«En unas horas más, regresaré a Buenos Aires en el vuelo semanal de Cubana de Aviación con mi hija Florencia», publicó la ex presidenta en su cuenta de Twitter, minutos después de las 7.

Fuentes cercanas a la Vicepresidenta confirmaron a Télam que ambas llegarán al país el domingo, en medio de la medida de prevención dispuesta este jueves por el presidente Alberto Fernández con el acuerdo de los gobernadores, que comenzó a regir en el primer minuto del viernes y se extenderá hasta el próximo 31 de marzo, con el fin de mitigar la expansión del virus en el país.

“Si bien Cuba no es un país de riesgo, al llegar cumpliré con los 14 días de aislamiento. Sé que es una obviedad decirlo pero ya se sabe. A veces hay que aclarar hasta lo obvio”, resaltó la ex mandataria.

Florencia Kirchner viajó a Cuba en febrero del 2019 para hacer un curso de guión cinematográfico y, durante su estadía, pidió permiso para demorar su regreso y someterse a un tratamiento de salud a raíz de un trastorno de estrés postraumático, de acuerdo a lo informado por su madre y sus abogados ante la justicia.

En respuestas a las críticas por su décimo viaje a Cuba en el marco de la pandemia, Cristina Kirchner explicó: “Flor me pidió que la venga a buscar para ayudarla. Sentía que sola no iba a poder. Algo tan humano y por eso tal vez incomprensible para los depredadores de almas y corazones que durante esta semana especulaban mediáticamente, como siempre, el porqué de este viaje”.

En agradecimiento a Cuba, señaló: “Me pongo a pensar cuánto tiempo pasé este último año en La Habana: casi cien días. Y siento que aunque tuviera cien vidas, ellas no me alcanzarían para expresar mi agradecimiento a esta Cuba solidaria, castigada por los poderosos pero digna y altiva”.

En tanto, la vicepresidenta atribuyó la enfermedad de su hija a “la feroz persecución mediática y judicial que dañó severamente su salud”.

Semanas atrás, en la misma sintonía, Florencia Kirchner publicó en su Instagram: “Cada vez que el macrismo generaba un nuevo hundimiento, sabía que era semana de mi nombre difamado por todos lados, de los orangutanes de la justicia metiéndose en mi casa y haciendo conmigo lo que querían, fuera de cualquier marco legal”.

“Se había vuelto un plan sistemático”, dijo la joven cineasta y concluyó: “Me enfermaron, sí, pero jamás lograron que odiara mi nombre”.

En relación a su situación judicial, Florencia Kirchner está procesada como presunta integrante de una asociación ilícita y lavado de activos en dos causas penales que ahora tramitan ante un mismo Tribunal Oral (TOF N° 5 de la Capital Federal), sin fecha aún para el inicio del juicio.

La hija del fallecido ex presidente Néstor Kirchner y la vicepresidenta está acusada, junto a su madre y su hermano Máximo Kirchner, entre otros, en las investigaciones por la sociedades familiares «Los Sauces» y «Hotesur», ambas en camino a juicio en el TOF 5.

En «Los Sauces», dedicada a alquileres de propiedades, departamentos y emprendimientos inmobiliarios, está procesada por «asociación ilícita en concurso real con el delito de lavado de activos en calidad de coautora» sin prisión preventiva.

En «Hotesur», la sociedad vinculada a los hoteles de la familia Kirchner en el sur del país, tiene un procesamiento por supuesto «lavado de activos agravado, por resultar miembro de una organización formada para la comisión de hechos de esta naturaleza».

La causa «Los Sauces» estuvo a cargo del fallecido juez federal Claudio Bonadio, quien procesó a Florencia, en una decisión confirmada en la Cámara Federal porteña el 30 de noviembre de 2017.

Posteriormente, el juez federal Julián Ercolini la procesó también junto a su madre y su hermano en la causa Hotesur, resolución que fue confirmada el 8 de octubre de 2018 por el Tribunal de Apelaciones.

Ambas investigaciones fueron enviadas a juicio oral y la Cámara Federal de Casación resolvió que tramiten ante el mismo Tribunal, el que integran los jueces Adriana Palliotti, Daniel Obligado y José Martínez Sobrino.

Florencia Kirchner tiene procesamientos dictados sin prisión preventiva, pero con obligación de pedir permiso al Tribunal cada vez que se ausentó del país y, en el caso de la estadía en Cuba por razones de salud, presentar constancias médicas para prorrogar las autorizaciones.

El Tribunal está en etapa de preparación y se descuenta que habrá un sólo debate sin fecha aún para ambas causas.

Los jueces ordenaron el mes pasado una pericia complementaria, de manera previa a fijar fecha de inicio.

Por su parte, Gregorio Dalbón, uno de los abogados de la Vicepresidenta, consideró hoy que la ex mandataria y su hija “son inocentes” porque “las causas fueron todas armadas” y por eso “nadie se va a atrever a hacer nada” contra ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *