jueves, junio 20, 2024
Cuentas clarasOpinión

Cristina amigable, Alberto componedor y después el off

Mirta Botzman.

Parece un sino que con el gobierno votado por las mayorías populares las tranquilidades y el optimismo no puedan durar mucho. Después de un acto nada menos que para festejar o conmemorar los 100 años de YPF que en un muy buen discurso de su presidente Pablo González, toda la población del país pudo saber o al menos tiene acceso a conocer todos los avatares atravesados por la empresa, de la que yo creo que todos los bien pensantes de nuestro país está muy orgulloso. La vicepresidenta con sonrisa y tono amigable hizo según mi criterio, un excelente y podríamos decir hasta duro discurso, en el que puso de manifiesto, entre otras cosas, su preocupación por un tema sobre el que viene machacando desde hace tiempo y es el tema del bimonetarismo y escasez de dólares que condiciona de manera superlativa a nuestro desarrollo y soberanía como país y está en la base de nuestra persistente inflación. En esta nueva advertencia de Cristina sobre el problema de la escasez de dólares se pone otra vez de manifiesto la naturaleza del préstamo con el FMI y lo más “pesado” de resolver hacia adelante que es siempre el grosero condicionamiento que se impone. Es decir, nada ha cambiado.

Mirta Botzman en La 99.3 el 9 de junio de 2022

El discurso del presidente dio muestras claras de querer componer la relación en el frente y avanzar en una gobernabilidad que si no le da para ser reelecto al menos llegar de buenas maneras al fin de su mandato. Después de sonrisas y contenturas por parte de todos, pasaron cosas, parafraseando al expresidente, cuando trató de explicar lo inexplicable. Kulfas, el ahora ex ministro de Producción remitió un off a sus predilectos medios (Infobae y La Nación). Se supone que él pensó que se trataba de un off más con los que se venía cebando desde hace un tiempo para buscar retrucar y esmerilar a la vicepresidenta y a todo el ala kirchnerista del gobierno del que él mismo formaba parte. Imagino que todos estarán hartos de escuchar hablar del tema y aun a riesgo de no decir nada original no puedo evitar hablar del episodio por la gravedad que reviste.

Es casi impensable tanta torpeza y hasta instinto suicida en alguien con tanta formación e inteligencia. Parece un contrasentido decir torpeza o ingenuidad con inteligencia en este caso. Kulfas era, para el propio presidente, uno de los miembros centrales del gabinete. Por su trayectoria profesional es indudablemente una persona que conoce mucho el sector industrial y se podría decir que desde esa perspectiva su gestión fue buena en términos de reactivación e inversiones registradas, en realidad parecía el ministerio más activo de una gestión que parece lenta e incapaz de mostrar los logros cuando los hay. El problema mayor de Kulfas en todo caso fue su visión diría muy parecida a los que militan la teoría del derrame que nunca tuvo comprobación en la realidad, su antikirchnerismo cada vez más acentuado y su cada vez mayor vicio con los off, como si fueran un juego. De hecho, muchos de los off contra Wado de Pedro, Máximo Kirchner o contra La Cámpora y la vicepresidenta salieron desde los teléfonos del ministerio de la cuál era el titular. Como es un hombre grande debería haber salido que cuando se juega con fuego se puede terminar quemado. Sin embargo, su soberbia y fobia antikirchnerista pudo más y se fue con una carta de renuncia que sólo le agregó combustible al incendio que también quemó al presidente, por quien dijo tener mucho afecto. Francamente me resulta incomprensible que en un gobierno que sin el aporte de Cristina Kirchner no hubiera existido, y por tanto él no hubiera llegado a ministro, se practique el antikirchnerismo, funcionarios seleccionados por el presidente que claramente confunden el enemigo principal que es la derecha, el lawfare y el poder económico de nuestro país con, en todo caso, sus enemigos secundarios que son los funcionarios que responden ideológicamente a la vicepresidenta y sin pecar de ingenua hubiera sido deseable que consideren compañeros y no el blanco a destruir y más en un gobierno que sigue regado de funcionarios que vienen del macrismo y que son macristas y que por tanto no tienen la menor intención que algo funcione bien en este gobierno.

Pero además de querer esmerilar la figura de la vicepresidenta, Kulfas llenó de dinamitas el proyecto más importante del gobierno de Alberto Fernández, o sea de su propio gobierno, llenando de sospechas una licitación que todavía no se había perfeccionada y que obviamente es aprovechada por la mediocre y desinformada oposición para judicializarla y así evitar su concreción. Un recordatorio que pone de manifiesto la importancia que se adjudica a esta obra por parte del gobierno es que parte de los recursos obtenidos con el aporte extraordinario de las grandes fortunas se destina a esta obra que también fue incluida por Guzmán en el presupuesto que no trató la oposición en el Congreso a fin del año pasado. Se trata del gaseoducto para sacar el gas de Vaca Muerta y que el propio presidente aseguro que estaría listo antes del invierno del año que viene.Lo absurdo tanto del off de Kulfas como ahora la oposición sobre riesgos de corrupción, es que acusan a los funcionarios que responden a la vicepresidenta de hacer una licitación a medida de Techint y la propia Cristina en su discurso en YPF le reclamó al grupo propiedad de Paolo Rocca que traigan lo necesario para fabricar las chapas laminadas que se necesitan para hacer los tubos del gaseoducto en el país. Esta intervención de Cristina que nunca mencionó ni sugirió corrupción, tiene que ver con que Techint que ganó la licitación para proveer los tubos está exigiendo al banco Central 200 millones de dólares baratos para traer de su planta de Brasil los laminados. Este mecanismo que quiere evitar Cristina es lo habitual en la tan famosa fuga de capitales vía en este caso autocompras que seguramente se importarán con sobreprecios y si hay que exportar se subfactura. Pero es mucho más que los 500 y pico de km de tubos del gasoducto para el cual seguramente no alcanzarían a poner en marcha la producción acá y abastecer rápidamente para no demorar la puesta en marcha del gaseoducto, sino que esas chapas se utilizan también para la industria automotriz, para la industria de electródomesticos, etcétera. y el país gasta en importaciones desde Brasil muchos dólares escasos para no detener el proceso de crecimiento industrial y económico.

Además del sector industrial, las chapas y tubos producidos por Techint se necesitan para otros gasoductos que deben construirse en el futuro para sacar el gas de Vaca Muerta y supongo que se me escapan un montón de actividades para las que se utilizan estos insumos. Si no escala exageradamente la maniobra de la oposición es muy probable que se traté de no querer enfrentarse a Paolo Rocca. No abundan los gobernantes y dirigentes que se atrevan a ponerse enfrente del dueño del holding, por lo pronto Macri le subsidió algo así como 600 millones de dólares para explorar y luego explotar el yacimiento que tiene la empresa en Vaca Muerta. Pero el nulo interés del gobierno neoliberal por el desarrollo del país atentó contra la posibilidad de iniciar la construcción de este gaseoducto. Otra hubiera sido la cuenta del país por las importaciones de gas, cuenta agravada ahora por la enorme crecida de los precios de los combustibles por la guerra en Ucrania, si el macrismo en lugar de fugar las divisas las hubieran dedicado al estratégico gaseoducto.

En relación a la licitación mencionada por Kulfas, la misma se hizo con un llamado nacional e internacional, y si bien empresas de otros países como China bajaron los pliegos que eran gratis e hicieron consultas, no se presentó ninguna y no porque no pudieran hacerlo sino que producto de la guerra, le resulta muy difícil conseguir las chapas para hacer los caños. En segundo lugar, la empresa de la que habló Kulfas acaba de comenzar a fabricar chapas navales pero la misma empresa aclaró que lo que fabrican no sirven para un gasoducto y que de ninguna manera estaban en condiciones de ponerse a fabricar en este momento. El propio Paolo Rocca en su alocución en una reunión de AEA que juntó a los principales dueños del país dijo con todas las letras que de ninguna manera se manipularon los pliegos o condiciones para tener un ganador. Un gasoducto es algo muy delicado pues debe estar perfectamente cosido para evitar la posibilidad de la menor pérdida de gas que podría constituir una catástrofe mayúscula. Techint tiene el monopolio y la experiencia y aptitud técnica suficiente para garantizar un trabajo de la máxima calidad y se dedica a fabricar estos tubos a nivel mundial. Kulfas no sólo hizo gala de ignorancia sino también de una enorme irresponsabilidad.

En relación a Techint, Horacio Rovellien base a una presentación que hizo en la Cámara de Diputados en el marco de la discusión por el proyecto aprobado por el senado para que la deuda con el FMI la paguen los que fugaron y evadieron, publicó una minuciosa columna en El Cohete a la Luna sobre la compra de dólares por parte del grupo económico durante los años del macrismo, entre 2016 y 2019 cuando los estados contables del holding no justifican la cantidad de dólares comprados, a través de sus empresas controladas, que alcanzan a la nada despreciable suma de 546.991.858 dólares, monto que surge de los informes del Banco Central. Las controladas de Techintson Tecpetrol S.A.; Ternium Argentina S.A. (Ex Siderar SAIC); y Transportadora de Gas del Norte S.A. Como señala Rovelli, este grupo es el mayor productor de acero de la Argentina y el mayor productor mundial de tubos sin costura, usados principalmente en la industria petrolera. Es líder en las áreas de extracción de gas y petróleo, petroquímicos, refinería, minería, plantas industriales, plantas de tratamiento de aguas, tuberías, telecomunicaciones, tecnología de información, rutas y autopistas, terminales marinas, puentes, presas, aeropuertos, etc. Con todo esto no le resulta difícil ser casi exclusivamente el adjudicatario de las principales obras en el país. No sólo gano la licitación para la fabricación de los tubos sino también que seguramente se va a quedar con la licitación, al menos de parte de la construcción del gasoducto. Se decidió por parte del gobierno dividir todo el gasoducto en 4 tramos de manera que no haya un solo adjudicatario.

A primera hora de este lunes, un grupo de dirigentes opositores presentó una denuncia contra el directorio de la empresa estatal Integración Energética Argentina Sociedad Anónima (IEASA). La acción, sostiene la presentación, es por haber «direccionado la contratación de los caños para el gasoducto Néstor Kirchner, mediante la exigencia de especificaciones técnicas tendientes a que sólo una empresa pudiese resultar adjudicataria de la licitación».Ahora este pedido ingresará a la Justicia y empezará su recorrido por los tribunales, para dirimir si hubo o no delito. Se espera más denuncias, especialmente de diputados y senadores de Juntos por el Cambio, quienes adelantaron que pedirán explicaciones por lo sucedido. Ese recorrido puede con optimismo durar meses, sino años, con lo que, las posibilidades de “aprovechar” la ventana de oportunidades que abrió la guerra se van a diluir en el mar de las internas, pero también se diluye el tan esperado autoabastecimiento tanto para los hogares como para el desarrollo de industrias.

El lawfare cumple con creces su propósito, así mientras exista una amenaza real o hasta virtual de prisión o descrédito sobre los funcionarios responsables de poner en marcha la ejecución de la obra, el gaseoducto que debería servir para sustituir el gas que hoy nuestro país adquiere en el exterior gastando dólares que no tiene, está congelado y puede seguir así, sin límite en el tiempo.

Si el lawfare es una herramienta vil surgida desde Estados Unidos para conjuntamente con los sectores de derecha y de poder económico y judicial, controlar la democracia y vaciarla de representación popular, hoy deberíamos detenernos a ver los efectos prácticos del uso descarado “del off”, de los sectores antikirchneristas del gobierno en el medio de una feroz campaña de la derecha tratando de instalar que el Estado manejado por los peronistas es caro e ineficiente.

Para terminar, dos comentarios, una que parece una ventaja inesperada de este golpe de Kulfas, es que el presidente se apresuró a presentar al congreso el proyecto de impuesto sobre la ganancia extraordinaria, ahora solo falta que la militen para que el conjunto de la población tenga claro quién es quién en el congreso. El otro comentario, es que a Kulfas lo va a reemplazar el componedor de Scioliquien viene precedido por una muy buena prensa lograda como embajador en Brasil y seguirá en la gestión acompañado por los funcionarios de Kulfas. Esto tal vez augure una continuidad en una serie de proyectos en marcha, tal vez habría que darle una vueltita mas nacional y popular a la estrategia.

Mirta Botzman

La economista Mirta Botzman nos propone una mirada nacional, popular y democrática de la economía nacional e internacional, todos los jueves, a las 7,30, en su columna Cuentas Claras en el programa Contala como quieras, en La 99.3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *