domingo, julio 21, 2024
Cuentas clarasOpinión

Se eligió pagar «la mochila»

Mirta Botzman.

Sergio Massa concluyó su larga estadía en Estados Unidos con aplaudidos éxitos de acuerdo a lo que se propuso. Claro que es otro tema si los resultados alcanzados son muy buenos para el país y especialmente los sectores populares. No se eligió renegociar con el FMI, sino cumplir pagando la “mochila” que Juntos por el Cambio dejara instalada con el favor del Fondo, que a su vez respondía a los objetivos que se plantearan los Estados Unidos para el país. En realidad, se está festejando no la mejora de la economía de nuestro país sino la normalización de las relaciones con el FMI y el establishment.

Mirta Botzman en La 99.3 el 15 de septiembre de 2022

El ministro pudo demostrar a propios y ajenos que los alardeados contactos en las altas esferas del poder político norteamericano no eran sarasa y efectivamente logró en esa larga semana reuniones con personajes muy relevantes que le facilitaron alcanzar los resultados buscados. Hay que decir que el éxito también tuvo como paraguas protector el aval político de Cristina Kirchner sin el cual seguramente los resultados no hubieran sido los mismos.

Lo otro novedoso del viaje de Massa es que en lugar de ir a Nueva York a hablar con el sector financiero del Wall Street viajó a Houston sede del bastión petrolero y energético de Estados Unidos. Este viajecito interno fue recibido con mucha satisfacción por los estrategas norteamericanos que disputan con China el control de nuestros recursos de gas y litio. Pero además el apetito por nuestro gas tiene un condimento adicional que es la guerra entre Rusia y la OTAN en territorio de Ucrania. Como aparentemente en Estados Unidos evalúan como muy conveniente esa guerra con la que están ganando mucha plata vía préstamos y ventas millonariasde armamentos, aparentemente no se va a resolver de manera muy rápida y seguramente entre otras consideraciones estratégicas necesitan compensar de alguna manera a los países europeos la imposibilidad de abastecerse del gas ruso ante la llegada del invierno. En ese sentido, nuestro país se convirtió en un lugar mucho más apreciado de lo que fue hasta ahora dentro de América Latina. De hecho, en la reunión mantenida por Massa con el consejero de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Jack Sullivan, éste le propuso al ministroque Argentina desarrolle un instrumento financiero de tipo «swap» que le permita canjear con Europa inversión presente por gas licuado futuro que será provisto a Europa cuando esté finalizado el gasoducto de Vaca Muerta. Recordemos que Sullivan es el principal asesor de Joe Biden en relación a la guerra de Ucrania y está claro que este plan se enmarca en los acuerdos de seguridad energética que pretende para todo Occidente ante el conflicto con Rusia. El ministro aclaró que la respuesta del gobierno argentino se dará después de analizar la viabilidad del instrumento teniendo en cuenta la legislación vigente y la eventual necesidad de cambios legislativos y la respuesta que darán los empresarios que operan actualmente en Vaca Muerta.

Sólo para aclarar, un “swap” es un acuerdo de intercambio financiero en el que una de las partes se compromete a pagar con una cierta periodicidad una serie de flujos monetarios a cambio de recibir otra serie de flujos de la otra parte. Estos flujos responden normalmente a un pago de intereses sobre el nominal del “swap”. Nuestro país tiene firmado un Swap con China desde la gestión de Cristina Kirchner y fue utilizada por todos hasta ahora. Por este acuerdo, se engordan las reservas y, en caso de usarlo para intervenir al dólar, paga una tasa mayor a la que cobra el FMI.

La otra muy relevante reunión mantenida por Massa, fuera de la tenida con la titular del FMI, fue con la Secretaria del Tesoro Janet Yellen, figurita muy difícil a la que nunca tuvo acceso por ejemplo Martín Guzmán a pesar de su estrecha amistad con el premio nobel, Joseph Stiglitz protector y maestro de Guzmán. Yellen es la jefa de David Lipton el que jugó muy fuerte desde el FMI para aprobarle el préstamo a Macri. Ahora que se mudó a la secretaría del Tesoro ha tenido posiciones muy duras para con nuestro país. Esta reunión fue muy importante por varios temas, uno es el voto de Estados Unidos en el Directorio del FMI como ocurrió hace unos días cuando a pesar de no haber cumplido la meta de reservas, el organismo dio el visto bueno al cumplimiento del segundo trimestre que se discutía. La dupla Yellen-Lipton tuvo un rol importante en esa decisión. En la reunión también se conversó de la guerra en Ucrania y sus consecuencias sobre los precios de combustibles y commodities, en particular los combustibles que afectaron tan negativamente las reservas por la abultada cuenta de importaciones que estuvo pagando nuestro país. Fue una decisión política del gobierno pagar esa cuenta de combustible en lugar de recurrir a medidas de restricción al uso de energía como está sucediendo en Europa. El resultado de la reunión tuvo también su reflejo inmediato en el comunicado emitido por la titular del FMI con quien Massa cerró su viaje a Estados Unidos. Además de felicitarlo y dedicarle palabras que sonaron a espaldarazo mencionó por primera vez este año el impacto de la guerra en Ucrania y sus consecuencias sobre las cuentas fiscales y de balanza de pagos, aunque aclaró “en muchas economías en vías de desarrollo”. Tal vez esta sea una puerta entreabierta para rediscutir en algún momento las metas incumplibles con el organismo.  Por ahora esa puerta sigue cerrada, porque entre los halagos al ministro, Georgieva aseguró que «recibí con beneplácito su fuerte compromiso e impulso para lograr las metas del programa -que se mantendrán sin ser alteradas-y los concluyentes avances logrados en áreas fundamentales». No sólo eso y para que no queden dudas resaltó que se mantienen los «parámetros fiscales y las políticas subyacentes para asegurar los objetivos de déficit primario existentes del 2,5 por ciento del PIB en 2022 y del 1,9 por ciento del PIB en 2023, con énfasis en una mejor orientación de los subsidios a la energía, transporte y agua, junto con una mejor priorización del gasto y manejo estricto del presupuesto». Giorgeva no se privó de señalar la necesidad de seguir con el ajuste sistemático del tipo de cambio, o sea, las pequeñas devaluaciones diarias que aplica el Banco Central y las tasas de interés reales positivas. Lamentablemente el mantenimiento de estas dos estrategias de política económica alimentan la inflación y la recesión y empeora la distribución del ingreso. De hecho y de manera preocupante, en agosto el consumo cayó un 7,3% con fuerte caída en alimentos, prueba del daño que sufren las familias por la inflación que afecta fuertemente el poder adquisitivo de los salarios. Esta caída en el consumo de alimentos afecta especialmente a los sectores de más bajo nivel de ingreso o ocupados precarios o aquellos que viven de changas, son estos sectoresprecisamente los que gastan casi el 100% de sus ingresos en alimentos. Por último, Giorgeva destacó «la agenda estructural, donde se pondrá mayor foco en revisar los incentivos fiscales corporativos y en combatir la evasión fiscal y el lavado de dinero, incluyendo a través de esfuerzos para promover los intercambios de información y mecanismos de cooperación internacional. Precisamente, otro tema de relevancia tratado con Yellen es la necesidad del aval político del Tesoro para la implementación del acuerdoalcanzado a nivel técnico, entrela AFIP y el IRS el fisco estadounidense, para la aplicación de la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras. Para Argentina es de extrema relevancia porque se estima que hay en ese país un piso de 100 mil millones de dólares en cuentas sin de argentinosregistrar. Conocer los titulares de esas cuentas le permitirá al fisco local cobrar, a partir de la puesta en marcha del intercambio automático de información, impuestos como Ganancias y Bienes Personales a grandes capitales evadidos y fugados. Hasta ahora, Argentina tenía con Estados Unidos un acuerdo bilateral para consultas puntuales, sin que ese país enviara automáticamente todos los datos y la tramitación individual y no automática es bastante engorrosa y lenta burocráticamente hablando. Cuando se apruebe, llegarán todos esos datos que hoy están en poder de la banca estadounidense. «Casi no quedan cuentas sin registrar de argentinos fuera de ese país», resalta Michel el titular de Aduanas, hoy nuestro país cuenta con información automática de 90 jurisdicciones y las mayores plazas financieras del mundo; Estados Unidos es el único país central en volumen de activos con el que el país no tiene convenios masivos. En 2016, muchas cuentas de argentinos migraron de Suiza, país con el que tenemos acuerdo de información, a Estados Unidos, que no lo tenía. Y una modalidad muy habitual en los últimos tiempos, para gambetear controles, fue el caso de argentinos que tramitaban el pasaporte paraguayo para hacer operaciones en Estados Unidos. 

Con los desembolsos de los organismos internacionales y la aplicación del dólar soja, Massa logró que se recompusieran, al menos parcialmente, las reservas del banco Central y hay que reconocerle que logró estabilizar la macroeconomía y sacó al país del borde del precipicio en el que estábamos. En los primeros cinco días de aplicación, el dólar soja le permitió al banco central sumar U$S 1650 millones. Pero el beneficio de la cotización de 200 pesos por dólar exportado rige sólo para el complejo sojero y sólo hasta el 30 de septiembre. Nadie puede garantizar qué pasará después del cierre del mes, pero hay razones para adelantar que se avecina un panorama conflictivo detrás de la voracidad de los dueños de las explotaciones más concentradas que endulzados con el resultado de su extorción mediante el arma de los silo bolsas, ahora también querrán un dólar igual para las exportaciones de maíz. El problema de una actitud muy hostil con el maíz es que este influye muchísimo más sobre el abastecimiento y precio de la industria de la alimentación que la soja, con lo que el dolor de cabeza no se va a limitar a la necesidad de los dólares de exportación. Una vez más, el fundamentalismo del diálogo y el consenso demuestra que no es un diálogo sino un monólogo por parte de las corporaciones que cada vez de manera más desembozada practica el juego destituyente e impone condiciones al gobierno que se muestra cada vez más débil para si ya no imponer, al menos regular la actividad de estos sectores de poder.

Ordenada la macro, es imprescindible y urgente que el ministro se aboque a la tarea de recomponer los ingresos de los asalariados, en particular los más precarizados que son los más afectados por la desbocada inflación que no da señales de aflojar considerando además que todavía no tiene incluido la quita de subsidios a la energía eléctrica, al gas y el agua. Creo que nadie tiene dudas que con la macro en orden no se garantiza la mejora en la equidad distributiva tan esquiva en nuestro país desde el 2015, pero tampoco se garantizan triunfos electorales, sólo una política activa de recomposición salarial por parte del gobierno podrá reactivar la capacidad de movilización y densidad electoral del Frente de Todos.

Para terminar y siguiendo, como corresponde porque este tema no lo podemos abandonar por ningún motivo, con el intento de asesinato de nuestra vicepresidentay ahora que se está hablando de los discursos del odio, creo que tenemos que tener claro que los instigadores del odio no odian, ellos sólo tratan de evitar que el ingreso se distribuya más equitativamente. Los odiadores son los receptores de los mensajes emitidos por los pseudo periodistas y columnistas que ganan fortunas por hacer ese trabajo y que son replicados hasta el hartazgo por las redes consumidos por las personas que se van a dormir pensando que la única salida es matar a todos los políticos, en particular peronistas, pero especialmente a Cristina. Efectivamente Cristina Fernández de Kirchner es la última trinchera para defender al país del destino de colonia primarizada y extrastivista que tienen diseñado para nosotros la derecha local, el gran capital nacional e internacional y obviamente Estados Unidos que están cebados con nuestros recursos de litio, gas no convencional. Esa es la principal razón por la que es destinataria de las peores diatribas que se escuchan y divulgan en nuestro país y por la que el establishment la quiere fuera de cualquier escenario político.

Mirta Botzman

La economista Mirta Botzman nos propone una mirada nacional, popular y democrática de la economía nacional e internacional, todos los jueves, a las 7,30, en su columna Cuentas Claras en el programa Contala como quieras, en La 99.3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *