Del 22 al 27/8

No queda títere con cabeza

Cristina Fernández de Kirchner, pero no solo: empresarios, gobernadores, intendentes, jueces y fiscales, y ahora también sindicalistas. Todos están, o tal vez estén, o algún día podrían estar, o tienen mucho miedo de estar, en las fotocopias de los fantasmales cuadernos, escriben con graciosa articulación Clarín y La Nación.

Una gran primicia de ambos diarios, escoltados por otros medios que siguen el mismo hilo y copian total o parcialmente el relato del fotocopiazo: en el allanamiento en El Calafate se “descubrieron bóvedas”, las bóvedas que desde hace semanas vienen reclamando varios de los sagaces columnistas, editores, opinadores, cronistas, redactores, dactilógrafos del vigoroso batallón cuaderno.

En fin, los allanamientos no dieron hasta ahora el resultado que hace una semana pidió Morales Solá en La Nación: un paquete con dinero, bien grandote en lo posible, porque como ya explicó alguna vez Pagni en el mismo diario, en la opinión pública nada impacta tanto como una fotito de dólares termosellados o bolsos con dólares o supuestos dólares.

La operación amplía objetivos: de la ex presidenta y todo ser viviente al que se le pueda colgar la letra K pasamos a una amplia gama de empresarios que, como ya escribió Morales Solá, “desaparecerá como generación”. Pagni otra vez, y Bonelli en Clarín, ya explicaron que Estados Unidos tiene interés en este desplazamiento, para que los adjudicatarios sean otros y para desplazar cualquier vestigio de intereses chinos en grandes obras del patio trasero.

Como la foto del paquete con dinero no apareció hasta ahora, o el paquete o el bolso no pudo ser todavía colocado para su oportuna difusión por el periodismo independiente, pasamos a la etapa: “Estados Unidos tiene datos de la ruta del dinero K”. Esto salió con firma de Bonelli, en Clarín, el viernes.

El gobierno de Estados Unidos ya le avisó al gobierno argentino que tiene esos “datos” pero quiere que queden en manos de Bonadío, quien debería cumplir la formalidad de cubrir las formas propias de la justicia independiente: hacer un pedido o algo así. El gobierno de Estados Unidos, en tanto, ve con simpatía la “lucha contra la corrupción” porque, reproduce Bonelli sin ningún pudor, dejará tierra arrasada. Chau chinitos: será un espacio vacío que alguien tendrá que ocupar.

En esta nota, además, Bonelli dice que los banqueros de Wall Street tienen temor por una cesación de pagos, es decir, tienen temor a no pedir seguir embolsando las ganancias fabulosas que el macrismo está regalando en la timba financiera y cambiaria, a cambio de comisiones que nadie escribirá en ningún cuaderno. Ante ellos, el vicejefe de Gabinete, Quintana, defendió los logros de Macri: “Hay mejoras en el frente fiscal que no se pueden anunciar porque nos perjudicaría en lo político, como por ejemplo la caída del salario real”.

Los columnistas de Clarín y La Nación quedaron además felices con Pichetto por su desempeño, puesto que trabajó exclusivamente para el macrismo: le marcó la cancha a Cristina “como nunca antes”, aplaudió Roa, de Clarín; le dijo “en la cara” que lo de la conspiración es una fábula, se baboseó Kirschbaum con Pichetto, en el mismo diario. CFK se victimiza, escribe Laborda en La Nación, haciendo copiar y pegar con los argumentos del querido “opositor”.

Tras la programada televisación de los allanamientos, se reanudó la ofensiva: títulos según los cuales López involucró a intendentes (luego las notas no avalan el título, pero eso ya es costumbre); aparece Justicia Legítima en el fotocopiazo y este domingo 26.8 doble ataque. Gobernadores e intendentes vinculados en los cuadernos, aunque la nota en La Nación es una simple recordación de datos de archivo, denuncias de irregularidades, causas que estuvieron o están en trámite. La mención recae en Santa Cruz, Chubut, Tucumán, Córdoba, Buenos Aires, y, obvio, no podía faltar Milagro Sala. También Catamarca, Río Negro y Chaco. Todos (gobernadores, intendentes, y sobre todos los senadores y diputados nacionales), quedan advertidos. Y luego los sindicalistas, “temen ser los próximos en la mira de la justicia”.

El moño: Kirschbaum dice que el kirchnerismo solo puede salir de esto con “convulsión social” no en diciembre, sino anticipada a octubre. Van der Kooy en el mismo diario le hace coro ubicando las protestas de los trabajadores del astillero Río Santiago en esa estrategia. No fueron reprimidos por la policía de Vidal, no, son unos salvajes K que quieren el caos. Esos propósitos, acusa, son compartidos por Baradel, Palazzo, Pablo Moyano.

Y el otro moñito lo pone Morales Solá: Cristina irá presa, ella no sabe lo que dijo López ante Bonadío. Pero él sí sabe, y por lo tanto pronostica que el Senado no podrá esgrimir los fueros, por las “pruebas” que serán expuestas.

Hugo Mulerio en Contala como quieras el 27/8/18:

Semana a semana el periodista y escritor Hugo Muleiro repasa con detenimiento las columnas de opinión y análisis de los principales medios gráficos de mayor alcance nacional en tanto hegemónicos. Sus columnas se publican en Comunicadores de la Argentina (OPERETAS. www.comunanet.com.ar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *