domingo, julio 21, 2024
El Manifiesto ArgentinoManifiesto ArgentinoOpinión

No me esperes, no sé si vuelvo

Por Carlos Resio.

Después de la tendencia de disminución de muertes que desde el fatídico 2017, en el que 354 personas perdieron la vida en incidentes de tránsito, a partir de la pospandemia se revirtió esa curva y hoy, si bien no con aquellos números, se observa un crecimiento del 9% con respecto a 2021 habiendo muerto 241 personas en 2022 (Primera edición 11/01/2023) . Los incidentes de tránsito son la principal causa de muertes por causas externas multiplicando por 5 las producidas por agresiones (Misionesonline 31/8/2022). El equivalente a la caída de un avión comercial por año parece preocuparnos menos que el riesgo a morir asesinado siendo que as probabilidades son, como dijimos, cinco veces menor. Misiones entre las 10 provincias con más muertes por incidente de tránsito.

Carlos Resio en La 99.3 el 15 de marzo de 2023

En las últimas semanas pudimos leer acerca de numerosos incidentes de tránsito de los cuales derivaron varias muertes, sobre todo en los que participaron motociclistas. ¿Son aceptables 2 o 3 muertes semanales en Posadas? ¿No nos conmueve ver en las paradas de colectivos a muchachos jóvenes a los que les falta alguno de sus miembros producto seguramente de uno de estos incidentes? Pareciera ser que esta aparente indiferencia es común en todo nuestro país. Más de 6000 muertos anuales es inaceptable, volviendo a la analogía de la caída de aviones, esto equivale a la caída de dos aviones mensuales. ¿Podemos imaginar el espanto que eso nos provocaría? ¿O también, después de pasado un tiempo, naturalizaríamos tal tragedia?

Cuando transitamos por calles y avenidas de Posadas se hacen patentes los distintos factores que inciden negativamente en la cantidad de evento de tránsito. Peatones cruzando por la mitad de la cuadra mirando sus celulares, deficiente señalización vial fuera de las cuatro avenidas, motociclistas sin casco, sin luces y con nulo respeto por las normas, automovilistas de manejo audaz y despreciando normas, bicisendas ocupadas por autos estacionados, sobrepoblación de vehículos en zonas comerciales, grupos de whatsapp que indican los puntos de control de alcoholemia, un servicio de transporte público deficiente y una escasa presencia de mecanismos de control para hacer cumplir las normas eficazmente. Solo mecanismos recaudatorios. No debería, entonces, extrañarnos las muertes y los mutilados.

No nos resignemos. Hay ejemplos sobrados de experiencias positivas en el sentido de la disminución de incidentes en el tránsito vehicular. Todas estas tienen en común la decisión política de quienes asumen la responsabilidad de gobierno de sus ciudades. Tanto en el caso de Bogotá como en el de Curitiba, por ejemplo, los procesos para disminuir las muertes ocasionadas por el tránsito convocaron a la población y se completaron con un abordaje multidiciplinario que permitió atacar todas las causas a la vez asignando los respectivos presupuestos y recursos, quedó demostrado que no hay oportunidad de una transformación sin la participación ciudadana que se apropie del problema y el compromiso político que mantenga el proyecto en el tiempo.

En nuestro medio, la normalidad es el espasmo y muchas de las acciones llevadas a cabo, al no hacerse en combinación con otra, terminan fracasando y convirtiéndose en un dispendio y frustración imposible de sostener en el tiempo.

En este y otro temas, queda claro que la improvisación, la demagogia y la baja participación popular y la escasa convicción política atentan contra las buenas intenciones. No será con palabras de moda e inentendibles ni con autos eléctricos que disminuirán las muertes en la calle sino con la técnica, la educación, el compromiso ciudadano y la convicción política.

En Posadas es indispensable resolver la densidad del tráfico particular que como un embudo desemboca en su zona comercial. Esto acompañado con educación desde la primera infancia y control efectivo al cumplimiento de las normas acordadas. También con un buen servicio de transporte público que no haga distingo e clases al momento de otorgar su beneficio y a partir de cual se puedan aplicar políticas que desalienten el uso del automóvil en la ciudad adecuando el espacio físico para incentivar el disfrute peatonal y el uso de la bicicleta. Esto último es sumar espacio verde en la zona a descongestionar, carriles exclusivos y zonas restringidas para el tránsito vehicular. Seguramente habrá dificultades en la búsqueda de consensos pero como ya dije y en virtud de experiencias exitosas tenemos una oportunidad. Resignarnos a salir de nuestras casas y no tener la certeza de que volveremos no debería ser una opción con la que nos acostumbremos a vivir, no es aceptable.

Carlos Resio

Para analizar, reflexionar y debatir el ideario del Manifiesto Argentino, Carlos Resio, integrante de la Mesa Ejecutiva de la organización que conduce Mempo Giardinelli, comparte propuestas de la agenda pública en su columna semanal de cada miércoles, a las 7,30 en el programa Contala como quieras, en La 99.3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *