lunes, julio 22, 2024
Manifiesto ArgentinoPrincipales

El indignómetro, el perro y el gorila invisible

(Por Carlos Resio) El episodio relacionado a la vacunación indebida de ciertos personajes privilegiados, que tuvo como consecuencia inmediata el pedido de renuncia de Ginés Gonzalez García, me sirve como disparador de una reflexión acerca de la capacidad de percepción y discernimiento de nuestra sociedad para separar lo importante de lo baladí y aquello que la beneficia de lo que la perjudica dándole a cada hecho su real dimensión o una que se le aproxime. Hay que ver con que profundidad trabaja la derecha, en este caso, para lograr que hechos y acciones profundamente antidemocráticos, violentos y delictivos pasen desapercibidos para buena parte de la sociedad mientras que un caso como el sucedido aparezca como un escándalo monumental. Me pareció ver una pista en el experimento del gorila invisible llevado a cabo en la Universidad de Harvard en 1999 por los sicólogos Chabris y Simons (www.theinvisiblegorilla.com)

Carlos Resio en La 99.3 el 24 de febrero de 2021

Para el experimento se consiguieron voluntarios que observaran un video de un minuto en el que participaron 6 jugadores distribuidos en dos equipos con camisetas blancas y negras respectivamenteque se pasan una pelota entre miembros del propio equipo mientras se trasladan aleatoriamente en la escena. Los observadores debían contar la cantidad de pases que se realizaran entre los integrantes del equipo blanco. Promediando el video, otro participante vestido de gorila se introduceen la escena entre los jugadores, mira a cámara y se golpea e pecho y eretira. Al finalizar el video se preguntó individualmente a los observadores cuantos pases se realizaron entre los jugadores a lo que acertaron en todos los casos. Pero cuando fueron preguntados acerca de si vieron algo raro o distinto en la escena, alrededor de la mitad no manifestó haber visto al gorila. Este experimento fue repetido en distintos contextos y condiciones arrojando siempre el mismo resultado. El fenómeno fue denominado “ceguera por falta de atención”.

 Se comprobó que las personas, cuando dedican su atención a un área o aspecto particular, tienden a no advertir objetos no esperados, aun cuando éstos sean prominentes, potencialmente importantes y aparezcan justo allí adonde están mirando.Luego de este experimento, hicieron una encuesta masiva por fuera de los participantes y encontraron que solo el 25% de las personas aceptan que podrían no percibir un objeto inesperado en una escena. Asimismo, otros trabajos posteriores, demostraron que la“ceguera por falta de atención” disminuye sensiblemente cuando el objeto o evento que irrumpe está dentro de nuestras expectativas, es algo que buscamos o está dentro de las posibilidades de ocurrencia. Estamos ante dos fenómenos, algunas irrupciones pasan desapercibidas y otras, por esperadas, son fácilmente detectadas.

Volviendo al tema que me trajo hasta aquí, uno de los periodistas más prestigiosos y reconocidos por propios y extraños, hablo de Horacio Verbitsky, el perro, de forma extraña por oportunidad de tiempo y espacio confesó haber hecho uso de su influencia para recibir la vacuna contra el COVID 19 por ser amigo del ministro de Salud a pesar de que podría haberlo hecho a través del sistema de turnos correspondiente siendo que está dentro del grupo objetivo por tener 79 años.

Este hecho reprobable, tanto para el perro como para Gines, no solo lo es por el privilegio otorgado y tomado sino por el contexto de falta de vacunas, las muertes, la zozobra económica, la situación de angustia de miles de argentinos que la necesitan para continuar con sus vidas y aquellos que se ponen en riesgo voluntario aún sin recibirla sino también por la fragilidad de un sistema que permite este tipo de acciones que ya venía siendo denunciado de distintas formas y presentaba ejemplos similares en países vecinos y de otras latitudes sin importar su grado de desarrollo por lo cual podría haberse evitado ahorrando el daño producido por la pérdida de uno de los mejores ministros de salud que dio la democracia en toda su historia y la pérdida de credibilidad en el gobierno

Otra consecuencia es que la oposición al fin tuvo su tema concreto, se lo dio el gobierno y lo está usando. Hasta ahora, sus denuncias de envenenamiento e infectadura rozaban lo ridículo. La construcción obstinada y con infinitos recursos, capa sobre capa durante décadas, en la mente de una buena parte de nuestra sociedad, para construiruna imagen del espacio nacional y popular como la de un hato de inescrupulosos y ladrones facilita que cada denuncia, por estúpida que sea, sea percibida de forma sobreiluminada frente a quienes la esperaban como posible y desalienten y pongan a la defensiva a quienes habíamos pretendido volver mejores.

Con este efecto también convirtieron sus fechorías en el gorila invisible del experimento mientras que en la escena, ayudados por los medios, las desinteligencias propias y sus millones de pesos en las redes, ponen la imagen distorsionada y falsificada del espacio nacional y popular que es lo que sus votantes perciben. De esta forma logran, por ejemplo, que un hecho que no produce un daño material y concreto sino mas bien simbólico, y quizá por eso más  inaceptable, sea percibido como un escándalo.

Al mismo tiempo cuentas escondidas en Panamá, negocios entregados a amigos y parientes, gigantescas deudas con el estado nacional impagas a fuerza de tretas judiciales o perdón presidencial, ni hablar del autoperdón de la deuda del Correo Argentino, vacunas vencidas, regreso del sarampión, regreso del FMI con un endeudamiento escandaloso y una deuda por 100 años, el hundimiento de un submarino con sus 44 tripulantes, sus familiares humillados y espiados, jueces de la suprema corte ingresados por decreto presidencial y una lista interminable, entre tantos hechos,son el gorila invisible porquepresentan su acto y reciben el aplauso de quienes sufren de la ceguera por falta de atención sin que se perciba tanto daño.

Por favor aprendamos de esto que sucedió en estos días. La derecha es feroz, no tiene escrúpulos. Son enemigos del planeta y nuestras herramientas para enfrentarlos son todavía de la edad de piedra. En nuestra provincia también pasa lo mismo. Con un hospital que les cayó del cielo esconden la precariedad de un sistema sanitario que no puede atender a sus parturientas a menos de 100 km de donde viven. Con 100 cuadras de pavimento e iluminación led en Posadas tapan 20 años sin inversión en distribución eléctrica en el resto de la provincia. Conceptos marquetineros y rebuscados maquillan la precarización educativa.

Misiones se mantiene en una mediocridad proverbial sin capacidad de desarrollo siendo una de las cinco provincias más pobres del país. Los principales dirigentes del oficialismo se enriquecen con acciones inmorales en la cara de todos poniendo un poder judicial a su servicio sin importar que como consecuencia, este poder del estado, sea el hazmerreír nacional y el azote de los misioneros. Todo esto en una inexplicable calma social que nos deja perplejos.

Este mecanismo de distorsión de la realidad debe ser abordado urgentemente con el desarrollo de un sistema de comunicación e información inteligente, democrático, popular y participativo. Para esto, es perentorio la recuperación de la ley de medios, un sistema educativo que descolonice, una reforma judicial profunda y democrática y  el fuerte compromiso ciudadano de quienes tenemos la convicción de que un país mejor es con las mayorías incluidas. Pero también el gobierno deberá acertar su rumbo.

Cristina Fernández expresó que se ganó en 2019 gracias a la unidad, pero hubiera sido imposible sin el recuerdo de mejores tiempos. ¡Quiero que me digan dónde están los dólares pedidos al FMI! ¡Quienes son los responsables por el caso de los aportantes truchos! Y así hasta que se ponga el sol. Pero más, quiero que la comida llegue a la mesa de las familias y que no queden argentinos sin poder disfrutar de todos sus derechos.

La derecha está furiosa porque no se le permitió continuar su nuevo ciclo reiniciado en 2015. No perdamos esta oportunidad, tomemos este desafío como si fuera el último y no dejemos que vuelvan, sumemos a quienes dudan o aún no pueden ver quien los perjudica, caso contrario quizá por mucho tiempo no haya otra ocasión.

Carlos Resio

Para analizar, reflexionar y debatir el ideario del Manifiesto Argentino, Carlos Resio, integrante de la Mesa Ejecutiva de la organización que conduce Mempo Giardinelli, comparte propuestas de la agenda pública en su columna semanal de cada miércoles, a las 7,30 en el programa Contala como quieras, en La 99.3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *