domingo, julio 21, 2024
Cuentas clarasOpinión

Con las mismas mañas

Por Mirta Botzman.

Después de tanto tiempo parece inevitable seguir con los mismos temas que el año pasado. En el nivel político y judicial se movieron algunas piezas de este tablero que es el país. Por ahora sigue la proscripción a Cristina y por tanto están cercenados los derechos de todos los ciudadanos que queremos votarla. Es decir no están solamente conculcados los derechos democráticos de Cristina a ser elegida sino que tenemos restringidos nuestros derechos a votar a quien consideramos mejor para conducir los destinos del país.

Mirtz Botzman en La 99.3 el 2 de marzo de 2023

Es necesario que recordemos que el último líder político proscripto fue Perón durante 18 años. Todo ese período en que no podía figurar el nombre de Perón en ninguna boleta fue de una inestabilidad política extrema en el país.

Entre 1955 y 1973 se sucedieron 8 presidentes, 6 militares surgidos por dictaduras militares y 2 civiles elegidos sin la participación del peronismo y que fueron derrocados por golpes militares antes de terminar su mandato: Lonardi, Aramburu, Frondizi, Guido, Illia, Onganía, Levingston y Lanusse. Guido que fuenombrado por la Corte Suprema de Justicia, que consideró el derrocamiento de Frondizi como un caso de acefalía, correspondiéndole asumir por encontrarse en primer lugar de la línea sucesoria, ya que ejercía la Presidencia del Senado. De este modo, queda a cargo de los poderes Ejecutivo y Legislativo. Se comprometió, mediante un acta, a ejecutar las medidas políticas indicadas por las Fuerzas Armadas, las que se reservan la posibilidad de removerlo.

Cambian las formas pero las mañas siguen siendo las mismas. Se ve que la derecha, el poder económico y la embajada de EEUU no aprenden nada de la historia o directamente no les importa leer la historia porque en definitiva siempre pierde el pueblo argentino, no ellos y por lo tanto la falta de democracia e inestabilidad política no los afecta.

Si bien en el documento de la mesa política convocada por Alberto Fernández se menciona el tema de la proscripción, llama la atención que aparezcan tantos candidatos a presidentes, incluida la posibilidad de la reelección del propio Alberto Fernández sin que se hagan acciones concretas de movilización popular, diría casi diariamente  para evitar que el poder judicial o más bien el partido judicial logre el cometido de sacar del medio a la única, en la actualidad, lidereza con capacidad de poner un freno al avance del poder económico, la derecha política y la embajada de Estados Unidos que se está afilando los dientes para avanzar sobre nuestros recursos de gas, litio, el río Paraná y el agua dulce.

La responsable (o diría mejor irresponsable) Jueza Federal María Eugenia Capuchetti que tiene a su cargo la investigación del intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner se niega a mover un ápice la investigación con lo que corremos el serio riesgo que este hecho que es el más grave atentado contra la democracia desde la caída de la última dictadura cívica militar hace 40 años, quede impune. Instigadores y financiadores de ese grupo terrorista de ultraderecha quedan ocultos por la falta de investigación.Se le atribuye cercanía a Daniel Angelici, ex presidente de Boca y operador judicial del macrismo. La elección de Capuchetti fue aprobada en el Senado con el voto de Cambiemos y el peronismo federal, mientras que el kirchnerismo votó en contra.

Desde su nombramiento tiene bajo su responsabilidad causas de gran impacto político que llegaron a Comodoro Py, desde las denuncias por el espionaje ilegal del macrismo, la corrupción de Macri y los peajes, pasando por la grave criminalización a la protesta social contra el acuerdo con el FMI. También tiene guardada en sus cajones la investigación sobre la deuda contraída por Macri en sus dos últimos años de gobierno y que nos puso en la situación de precariedad en la que estamos ahora.

Precisamente cuando el macrismo hace burla con el “ahhh pero Macri”, desde el espacio del Frente de Todos se hace bien en denunciar la catastrófica decisión de Macri y su equipo de economistas de endeudar al país de forma tal de poner de rodillas a la gran mayoría del pueblo de nuestro país y atar de manos y capacidad decisoria de los futuros gobiernos. En realidad creo que, en particular desde el gobierno no denunciaron lo suficiente la nefasta herencia macrista que nos va a condicionar el futuro por varias generaciones y que determinó también, al menos en gran parte, el curso económico adoptado por Alberto Fernández.

Al respecto, Agustín Rossi flamante jefe de gabinete, en sus primeras declaraciones después de asumir dijo que las elecciones presidenciales de octubre no enfrentarán al oficialismo con la oposición, sino a dos oficialismos, el que gobernó desde 2015 hasta 2019 y el que lo sucedió. Puso así en debate la presidencia de Macri con sus datos concretos de inflación, endeudamiento, destrucción del sistema productivo y de empleo, y no el discurso con el que JxC intenta presentarse como si hubiera nacido ayer. Claramente puso de manifiesto como la oposición sufre el contraste entre sus dichos y sus hechos.

A principios de febrero, impulsados por el propio Macri para quien, con su habitual y conocida falta de escrúpulos, cuanto peor mejor para ellos, JxC sacó una declaración cuyo título era: “Están dejando una situación peor que la del 2015 y una bomba armada para el pueblo argentino”. Sosteniendo luego que el endeudamiento tuvo un crecimiento récord equivalente a 83.000 millones de dólares. Utilizan ahora, nuevamente, la confusión de deuda en pesos con deuda en dólares. Usan para calcular el crecimiento de deuda del gobierno del Frente de Todos el patrón que utilizaron en la gestión de la política económica del 2015-2019. En aquel momento financiaron con dólares déficits en pesos para permitir el financiamiento de la fuga de capitales. Ahora hacen cálculos que omiten la fundamental diferencia que implica la moneda emitida por el Estado argentino respecto de las divisas para expresar endeudamiento. Un discurso para embaucar a la ciudadanía, con un título tan falso como desestabilizador. Es una fraseología para desprestigiar al gobierno actual, para des-responsabilizarse del daño que causaron en su gestión de gobierno como para encubrir el ajuste en shock y las reformas estructurales privatizadoras que programan realizar en el caso de su eventual retorno al gobierno.Sólo metiendo todo en la misma bolsa, se logra generar suficiente confusión como para esconder la vergonzosa dependencia que generó Cambiemos emitiendo deuda en dólares a acreedores extranjeros y el FMI, o la irresponsable colocación de bonos en pesos a fondos internacionales que buscaban altas ganancias a corto plazo para luego fugar la plata al exterior.La declaración opositora fue un intento de provocar una corrida cambiaria, con poco éxito debido a la composición de la deuda. Un 55 por ciento está en manos del mismo Estado y en el resto, pesan fuerte bancos y aseguradoras cuya posibilidad de comprar dólares está legalmente limitada.

Por otra parte, el gobierno nacional debe asumir con urgencia que el consensualismo no ha conducido a ningún acuerdo con el poder económico concentrado, sino que este ha resistido a las políticas que se han implementado para reducir el ritmo de crecimiento de los precios. De hecho, La inflación volvió a registrar niveles ascendentes durante el mes de enero. El 6 % para el IPC de ese mes contrastó agudamente con la expectativa de sendero que el ministro de Economía había previsto para el crecimiento de los precios. Este aumento en el índice mensual de los precios al consumidor se da pese al sobrecumplimiento de las metas de déficit fiscal del segundo semestre de 2022 y del alineamiento de la emisión monetaria al programa impuesto por el FMI.

Una  primera conclusión que se debe extraer del nivel de crecimiento de los precios es que las políticas de restricción fiscal y monetaria no provocaron el descenso de la inflación. Por el contrario, se evidencia que los aumentos de costos vía tarifas y el impacto del ritmo de devaluación del dólar, que el acuerdo con el FMI exige, llevan a una elevación de los precios de la economía. La segunda es que los formadores de precios trasladan todos los costos y sus aumentos a quienes les compran. Además, con elusiones e incumplimientos esterilizan el impacto morigerador que los acuerdos de precios deberían tener sobre su comportamiento.

La oposición neoliberal con economistas fracasados a la hora de gobernar, sin embargo, ha iniciado una ofensiva planteando la necesidad de un superajuste fiscal y monetario, porque adjudican la inflación a causalidades de ese orden.López Murphy el breve (duro sólo 15 días en el cargo de ministro de economía en el gobierno de De La Rua, por la magnitud del ajuste que intentó)repite frente a todo micrófono que pueda,que se impone una mega reduccióndel déficit ahora dice para “que baje el ritmo de deuda” y propone “una reforma de la seguridad social o baja de los subsidios a empresas públicas”. Esto en criollo significa reducción de las jubilaciones y aumentazo de las tarifas públicas. En realidad, la conducta de los formadores de precios, las imposiciones del FMI y las críticas del neoliberalismo opositor confluyen en aprovechar la suba de precios para lanzar el arsenal argumentativo para retomar las liberalizaciones de la economía, reducir aún más el poder adquisitivo de los salarios y profundizar las condiciones de precariedad de los trabajadores.

En esta semana el Ministro de Economía y el propio presidente anunciaron con mucha euforia que el FMI aprobó las metas del cuarto trimestre y se anunció que se modificarían las incumplidas e incumplibles metas de reservas externas en poder del BCRA.La aprobación del FMI de las metas implica un desembolso por u$s 5.400 millones para el país en marzo. Por los efectos de la guerra y la sequía en materia de exportaciones, el Fondo modificará las pautas actuales de reservas de dólares y así se evitará la caída del acuerdo con sus consecuencias financieras negativas para el país y en realidad para todo el sistema financiero internacional.

Como reiteramos en muchas oportunidades, la economía nacional está endeudada y sin dólares suficientes en el Banco Central. El endeudamiento en dólares provocado por el macrismono tiene precedentes ni por su magnitud ni por el breve periodo de tiempo en que fue asumido y tenemos que tener muy claro que cuando

un Estado se endeuda, lo está haciendo toda la sociedad y sobre ella recae la carga económica de devolver esa deuda más sus intereses. La decisión política de tomar deuda tiene una impronta y consecuencia económica de transferir riqueza creada por la sociedad a los acreedores con la contracara de la no disponibilidad de dichos recursos para satisfacer necesidades propias.

El Fondo Monetario Internacional, como organismo acreedor, condiciona el otorgamiento de sus préstamos a la supervisión y monitoreo de los aspectos esenciales de la política económica, con la consecuente pérdida de soberanía económica y política que esto significa. Estos seguimientos e intervenciones implican también su participación en la toma de decisiones sobre tipos y composición de los gastos e ingresos públicos, defendiendo los intereses del sistema financiero global y atentando contra la independencia y soberanía de nuestro país.

Para terminar sólo quiero hacer un comentario sobre la aprobación de la ley previsional conocida como moratoria jubilatoria que permitirá que 800 mil argentinos y argentinas logren jubilarse. Primero señalar la obvia importancia de esta ley que amplía derechos al mejor estilo de los gobiernos kirchneristas, en segundo lugar me parece importante resaltar que todo el FdT en conjunto hizo política para lograr el quorum y el número de voluntades para la aprobación por lo que quiero resaltar la importancia de hacer política como la manera de lograr cosas importantes para las mayorías populares y finalmente que todos los argentinos tengan claro que mientras el FdeT hacia muchos esfuerzos para ampliar derechos, Patricia Bullrich se subía en una ruta a un tractor no sólo para la foto sino para apoyar a uno de los sectores más ricos de nuestro país, que durante este gobierno ganaron un 200% más en dólares gracias a su capacidad de chantaje. Nada más claro para demostrar los antagónicos modelos de país que impulsan los cambiemos y el FdeT. Para que todo el mundo tenga en cuenta a la hora de poner el voto en la urna, más allá de reconocer la enorme deuda que significa la distribución del ingreso e inflación actual.

Mirta Botzman

La economista Mirta Botzman nos propone una mirada nacional, popular y democrática de la economía nacional e internacional, todos los jueves, a las 7,30, en su columna Cuentas Claras en el programa Contala como quieras, en La 99.3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *