La pequeña mbya guaraní nació cincomesina

Rita ya tiene su casa en Guapo’y

Rita, la niña de la aldea mbya guaraní Guapo’y, en Puerto Libertad, y sus padres Elías Sayas y Renata, ya cuentan con una vivienda digna después de mucho deambular con la débil salud de la niña que nació a los cinco meses de gestación, fue operada del corazón y se recupera lentamente.

La solución llegó tras las gestiones que realizó el diputado provincial Martín Sereno ante el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) que donó parte de los materiales para levantar la vivienda mientras que el Partido Agrario y Social (PAyS) agregó lo que faltaba y los militantes del mismo PAyS y del Movimiento Evita y la CTEP pusieron la mano de obra.

Ante la ausencia de respuestas de parte del Estado municipal y provincial, Elías y Renata acudieron en diciembre de 2017 al diputado Sereno (PAyS), para manifestarles la urgente necesidad de contar con una vivienda donde vivir y cuidar a la beba de un año y seis meses con sensibles problema de salud.

“Estamos muy contentos al ver la alegría de Renata, Elías y su hija Rita”, dijo el diputado y relató que “hace unos meses estuvimos nuevamente con ellos en la aldea Guapo’y y escuchamos la preocupación de los padres de esta niña que nació cincomesina y con problemas cardíacos y necesitaba una vivienda de manera urgente”.

Sereno destacó que “el grupo de trabajo de Puerto Libertad, con Juan Pablo Britez a la cabeza, le puso garra y manos a la obra durante un mes para lograr este resultado”.

“Seguimos trabajando por la dignidad de nuestro pueblo, no nos detenemos y menos ahora en estos tiempos de crisis, desempleo y necesidades, sobre todo para los sectores más vulnerables en Misiones”, remarcó el legislador.

Agradecimiento
Elías Sayas también ayudó en la construcción de su casa y agradeció a todos los que posibilitaron que cuente con una vivienda en su comunidad. “Estábamos muy preocupados porque el consejo de los médicos era que nuestra hija viva en una casa en condiciones habitables, con un piso que no sea de tierra, con un techo que no llueva, un buen baño, electricidad para conservar los remedios y la leche en la heladera”, contó.

Hasta tener su casa propia, el matrimonio vivía unos meses en la casa de sus suegros o a veces alquilaba una habitación en la zona urbana, “pero siempre padeciendo y reclamando los traslados para mi hija, y como no los resuelven nos movilizamos en colectivo”, dijo Elías.
“Sentimos una gran desatención del municipio como de la provincia. Por eso es tan importante que haya políticos que se ocupen de nuestras necesidades. Le planteamos al diputado del PAyS y unas semanas después nos avisó que consiguió los materiales para construir lo que ahora ya es una realidad “, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *