Posadas ya no duerme la siesta

Los comerciantes de Posadas decidieron continuar con el horario corrido de atención al público después de analizar las variables en juego, como la respuesta del público y el rendimiento económico, y a juzgar por las respuestas de las personas consultadas por Contala como quieras en el centro de la ciudad el cambio de hábitos llegó para quedarse.

Las restricciones impuestas como parte de las normas de prevención ante la pandemia de Covid-19, que desde un cierre total de los comercios al comienzo del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) se fue flexibilizando con una progresiva ampliación del horario de atención de los comercios, parecen haber traído la respuesta a un viejo dilema: ¿horario cortado o corrido?

Posadeñas y posadeños consultados por Contala en la calle coincidieron en la aprobación a la continuidad de la atención en los locales céntricos de la ciudad, lo que ratifica lo evaluado el viernes último por socios y autoridades de la Cámara de Comercio e Industria de Posadas (CCIP) para decidir que, al menos durante los próximos meses, las actividades comerciales abiertas al público seguirán sin la interrupción de la siesta.

Contala en la calle, el 16 de noviembre de 2020

El presidente de CCIP, Sergio Bresiski, comentó después de esa reunión que las respuestas de compradores y empleados coinciden al encontrarle ventajas al «corrido»: «El horario es un servicio más que damos como comunidad comercial al consumidor, y cuanto más homogénea es nuestra decisión respecto a los horarios de apertura y cierre nuestro servicio es mucho mejor”, evaluó. 

Para muchos trabajadores del rubro la atención sin la histórica pausa del mediodía y las primeras horas de la tarde trae la ventaja de evitar el doble traslado a casa, ida y vuelta. Eso sí, algunos advirtieron que todavía es necesario convenir normas claras con la patronal: que esto no implique una extensión de los horarios de trabajo y convenios claros en relación con el costo de los almuerzos.

Las nuevas disposiciones del municipio capitalino para las actividades comerciales establecieron, mediante el Decreto 2263/20, que los bares, restaurantes y heladerías podrán tener sus puertas abiertas los viernes, sábados, domingos y feriados entre las 8.30 y las 2 de la madrugada del día siguiente. Durante la semana la atención será 08.30 hasta la medianoche, aunque bares y cafeterías podrán abrir al público desde la siete de la mañana.

Por el decreto 2264/20 se autorizó también la ampliación del horario de atención comercial de autoservicios, minimercados, súper e hipermercados y mayoristas, que ahora podrán abrir sus puertas entre las 8 y las 19. Quioscos, maxiquioscos y despensas barriales podrán atender al público desde las 8 hasta las diez de la noche.

El horario para otros varios rubros se extendió desde las 9 nd ela mañana hasta las ocho de la noche. Los locales comerciales deberán contar con elementos de higiene y seguridad tanto para la clientela como para el personal. Deberán respetar un máximo de cuatro personas por cada 10 metros cuadrados y disponer una franja horaria para atención a personas de grupos de riesgo. Los menores de 14 años tienen prohibida la entrada a los locales, incluso cuando estuvieran acompañados por sus padres o mayores responsables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *