Wilson Saliwonczyk

Están lloviendo mujeres

Están lloviendo mujeres,

Un vendaval de polleras,

Risas, lágrimas, banderas,

Desafiando a los poderes.

Están lloviendo mujeres

Se asustan las tradiciones.

Las viejas en los balcones

No se mojan de mujer;

No se animan a coger

Sus nuevas obligaciones.

Llueven sin parar mujeres

mojan las plazas repletas.

A cántaros llueven tetas

Que no hicieron los deberes.

Llueven sin parar mujeres

Y enfrentan la guerra santa.

La lluvia de nenas canta

Reclama torrencialmente

Con un pañuelo valiente

Desatado en la garganta.

Las columnas torrenciales

Empiezan a caer de a gotas.

Pisan las baldosas rotas

Y saltan las catedrales.

Las columnas torrenciales

Avanzan regando el suelo.

La lluvia se suelta el pelo

Frente al altar sacrosanto

Y parece mientras tanto

Que se está cayendo el cielo.

Están matando las lluvias,

Por más que se quieran vivas,

Porque son provocativas,

Porque se tiñen de rubias.

Están matando las lluvias

Y por eso están reunidas.

Para salvarse las vidas

Hacen lo que se les cantan.

Y por eso se levantan,

Por otras lluvias caídas.

Por eso están desbordadas

Se vienen fuertes crecientes

Mojando los expedientes

como un mar de sudestadas.

Por eso están desbordadas

Son un río de estandartes.

Anuncian lluvia hasta el martes,

Hasta el culo de los jueces.

Nunca llovió tantas veces

Libertad por todas partes.

Está lloviendo mujer.

Nos están mojando a todos.

Felices codos con codos

Son el amor con poder.

Está lloviendo mujer,

Dicen que no va a parar

El tiempo va a mejorar.

Están lloviendo gurisas.

Están lloviendo las risas

Que ya no van a matar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *