Al fondo, lo que se viene

(Por Mirta Botzman). Después del acuerdo con los acreedores privados en dólares bajo jurisdicción extranjera, ese mismo día el Congreso Nacional autorizó al gobierno a firmar un acuerdo en los mismos términos a los acreedores en dólares, pero bajo jurisdicción nacional. Esto es importante porque podría abrir las perspectivas de que en futuras negociaciones se deje de lado esta práctica que marca claramente nuestro nivel de subdesarrollo y dependencia, además de fomentar un mercado de capitales en moneda nacional del que hoy carecemos.

Mirta Botzman

Hay distintas maneras de endeudarse y la distinción más obvia reside entre hacerlo en la moneda de circulación local (pesos) o en moneda extranjera. La segunda distinción es el tipo de legislación sobre la que se escriben los contratos y que determina qué Poder Judicial es interviniente ante eventuales litigios.

Mirta Botzman en La 99.3

Una tercera característica son los plazos de repago, donde la concentración de vencimientos en poco tiempo es una estrangulación económica muy poco recomendable. Cuarta variable, la aparición o no de organismos multilaterales, más aún en países emergentes como el nuestro, cambia la lógica de la negociación: ya no sólo se discute plata, sino también política.

Mauricio Macri pegó un pleno de la ruleta y cumplió con estas cuatro características: entregó un país no sólo endeudado en gran cantidad (US$ 323.000 millones de stock), sino además con mayoría en dólares (78%), con protagonismo de ley extranjera (56%), con concentración de vencimientos entre 2020 y 2027 y además con el FMI.

Por eso hoy quiero hablar del FMI que es la negociación que se viene y que será seguramente muy dura. De ahora en adelante ya no se van a discutir ni plazos ni tasas sino condicionalidades de política económica.

¿Cuáles son los puntos clave de la negociación que viene?

En primer lugar, es importante seguir reiterando la lectura política referida al rol del FMI con el préstamo a Cambiemos que lo convirtió en co-responsable de la debacle económica, otorgando el crédito más grande de su historia a un país que no tenía las condiciones para repagarlo e imponiendo un plan económico que no cumplió con sus metas (crecer y volver a los mercados) y que empeoró la crítica situación previa, dejando más pobres y más inflación que la existente tan sólo un año antes.

Hace unos días, el asesor de Trump Mauricio Claver confirmó que el gobierno de Estados Unidos tuvo directa injerencia en la decisión del FMI de prestar al gobierno de Cambiemos por razones políticas. Muchos tal vez no lo recuerdan, pero Mauricio Macri ya se había jactado de la preferencia por su gobierno ante Marcelo Longobardi para una emisión de la CNN local: “Nunca el Fondo en tan poco tiempo puso tanto dinero (…) Argentina tiene hoy la mayor parte de la cartera, eso ha sido algo inédito, producto de un apoyo político. Por eso yo le explicaba a la gente, que el mercado es algo distinto, el Fondo es una decisión política (…) Decidieron apoyarme en este camino de marcar un rumbo distinto para la región”.

Justamente en esta última frase de Macri está la explicación de la actitud de Trump, es precisamente la injerencia o interés de EEUU sobre la región y por eso querían garantizarse la continuidad de un gobierno de derecha que estuviera totalmente alineado con EEUU.

Ya tenían a Bolsonaro en Brasil, a Piñera en Chile, tenían Perú, Colombia, Paraguay, Ecuador. No se trataba de un tema de simpatías personales, ni siquiera de Trump mismo, también Obama tuvo una política de injerencia directa en América Latina, basta con mirar todas las acciones tomadas contra Venezuela, desde el bloqueo económico, avalar un “presidente” autopercibido como tal en una plaza, etc.etc.etc.

Sin ser experta en la materia, creo que el golpe a Evo Morales en Bolivia se precipita o acelera a partir del indescontable triunfo de Alberto Fernández en las PASO, les resultaba insoportable la cuña Fernández, Morales y López Obrador en México. En particular, nuestra región constituye un territorio en disputa en esta nueva guerra fría entablada entre EEUU y China, en reemplazo de la Unión Soviética, aunque ahora con el anuncio de Putin de tener la vacuna se puede reflotar una especie de guerra de 3.

Haciendo un poco de memoria pensemos que lo que para nosotros fue la década ganada durante los liderazgos de los Kirchner, Lula, Chavez, Correa coincidió con que estados Unidos estaba muy ocupada en medio oriente. El fracaso en esa zona volvió nuevamente a concentrar los ojos del imperio hacia nuestra región. Es la vigencia de la teoría de la región como el patio trasero que viene desde el gobierno delpresidente James Monroe que estableció la conocida Doctrina Monroe a principios siglo xix para significar que América Latina le corresponde casi en propiedad a EUA, cuando la región peleaba por independizarse de España.

En el informe de CEPA (Centro de Economía Política Argentina), sobre ese manejo del organismo financiero durante la campaña, y en relación a el cumplimiento de los criterios técnicos del organismo para el caso argentino, el informe dice: “advertimos que tres meses después de otorgado el crédito e incumplidas en la primera revisión todas las metas, el FMI premió a Mauricio Macri con la ampliación del acuerdo en 7.000 millones de dólares más y con el adelantamiento de los desembolsos, concentrándose casi un 90% antes de las generales de 2019 y en un 78% antes de las PASO de ese año”

El FMI comenzó a reflejar lo que era evidente: la insostenibilidad de la deuda, reconociéndolo en febrero de 2020. El miércoles 19 de febrero concluyó la misión técnica en la que el FMI dijo que “se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda”.

Las presiones a los bonistas privados para arreglar eran obviamente interesadas porque un eventual default dejaba pegado al FMI en su fracaso. A la inversa, ayudando al país tenía la posibilidad de “hacer borrón y cuenta nueva” sobre su accionar. Cabe señalar que actualmente ni la titular del organismo que concedió el préstamo Christine Lagarde, ni el jefe de la misión argentina, Roberto Cardarelli, ni el subdirector gerente, el norteamericano David Lipton, que ejerció una importante presión sobre los directores europeos algo más renuentes a embarcarse en esa aventura, están hoy en sus cargos del FMI.

Debería llamarnos la atención el sentido selectivo de las declaraciones de febrero de los responsables sobre la falta de sustentabilidad de la deuda: ¿para el Fondo las acreencias de la Argentina con los bonistas no eran sostenibles, pero sí lo serían las deudas con el Fondo? Es difícil la separación, ya que el calendario de vencimientos estaba tan concentrado con los privados como con el organismo y no hay mucha diferencia de magnitudes entre los 67.000 millones de la reestructuración en ley extranjera y los 44.000 millones adeudados al FMI.

No es menor recordar que los organismos multilaterales como el Fondo no hacen reestructuración, sino que ofrecen el ingreso a nuevos programas de financiamiento con supervisión macroeconómica incluida. La controversia entre el gobierno y el FMI en febrero es un antecedente importante: Georgieva aclaró que ellos no otorgaban quitas.

Es difícil imaginar hoy un viraje expansivo en el orden fiscal de parte de un organismo que siempre dijo lo mismo, y desde 1958 que la Argentina se integró como miembro, siempre nos dijo lo mismo. ¿Será la pandemia una excepción? No está mal dejar la puerta abierta para que esta situación inédita permita revisar tradicionales recetas fallidas. no  se oye al FMI decir a menudo: gasten”. ¿Seguirá en pie?

Un tema sobre el que debemos estar atentos es que los dos caballitos de batalla más usados por el FMI (que hay que decirlo no fue concebido como un organismo de desarrollo) es el ajuste sobre el tema previsional o jubilaciones y el otro es lo que llaman la reforma del mercado de trabajo.

En el primer caso porque es profundamente regresiva, discriminatoria para un sector etario de la sociedad, y opuesto a la vigencia de los derechos humanos. La segunda tiende a abaratar la capacidad de negociación de la fuerza laboral y favorece la concentración del ingreso, porque beneficia al capital frente al trabajo.

Cuando se habla de la importancia de la creación de fuentes de trabajo al salir de la pandemia debe quedar claro que todas las evidencias empíricas muestran que no se generan mayor número de puestos de trabajo avanzando sobre los derechos a los trabajadores, sin ir más lejos basta comparar la cantidad de puestos de trabajo generados durante el período kirchnerista y los puestos de trabajo destruidos durante el macrismo cuando se limitaban los derechos de los trabajadores.

La verdad es que sea como sea, los 44 mil millones de dólares reventados para la campaña electoral no los va a pagar ni Macri, ni Trump, ni Christine Lagarde ni Cristalina Georgieva la vamos a tener que pagar todos los ciudadanos. En ese sentido es fundamental que el ciclo de endeudamiento que estamos viviendo sea el último de nuestra historia. Tal vez la lección central y definitiva del último endeudamiento sea que esta debe ser la última refinanciación sobre una deuda de un carácter y un nivel que no debe repetirse en el futuro.

Al respecto, la Coordinadora de Abogadxs de Interés Público (CAIP), que es un espacio jurídico/político que fue tomando forma a partir de distintas experiencias profesionales enfocadas principalmente en conflictos de interés público que involucran a la sociedad en general o a ciertos sectores específicos que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Está realizando desde mediados de 2018 una investigación sobre la toma del crédito más importante que concedió el FMI en toda su historia con algunas preguntas simples. ¿Cuáles son los fundamentos, si es que existen, que justificaron tomar semejante nivel de deuda? En caso de que existieran razones valederas, ¿cuál sería el destino de ese dinero? Y aún concediendo que la deuda pudiera contraerse por el Poder Ejecutivo sin intervención del Congreso, ¿qué procedimientos se siguieron para tomar semejante decisión?.

El resultado de la investigación confirmó lo que se sospechaba: el gobierno de Cambiemos hipotecó el futuro de nuestro país violando nuestras leyes y sin dejar constancia de la hoja de ruta que siguieron al efecto. La coordinadora de abogados dijo en sus conclusiones“hay algo muy importante que la actual gestión no debiera pasar por alto: el crédito anterior tiene menos respaldo documental que un crédito a sola firma en una financiera de mala muerte”. Es decir no hay un solo papel firmado por nadie explicando la necesidad de semejante endeudamieno.

Esto no debería volver a suceder. Es fundamental lograr que NUNCA MAS el Poder Ejecutivo pueda tomar deuda soberana de la misma forma en que lo hizo la gestión anterior. Segundo, avanzar hacia la efectivización de la responsabilidad personal de las funcionarias y funcionarios que participaron, por acción u omisión, en la toma de deuda con el FMI y de paso investigar efectivamente quiénes y cómo fugaron esa cantidad de dólares.Sería muy importante un nuevo juicio y castigo a los responsables de hipotecar el futuro de todos los argentinos.

Para terminar un solo comentario, toda esta intervención de hoy no tiene un sentido de denuncia simplemente, sino que todos tenemos que saber que esto no influye diariamente en la vida de todos nosotros, es la posibilidad de tener mejores servicios de salud y educación, dedicar más recursos a mejorar la conectividad para por ejemplo achicar la brecha educativa entre todos los estudiantes de nuestro país. Situación muy grave que dejó en evidencia la pandemia.

La economista Mirta Botzman analiza, propone y debate sobre la coyuntura y las políticas económicas en la Argentina actual, cada jueves, a las 7.30, en el programa Contala como quieras de La 99.3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *