domingo, julio 21, 2024
Cuentas clarasOpinión

Un hábil negociante con mucha fe

Mirta Botzman.

Ambición, vocación y trabajo permanente y febril para construir poder, creo que sería esa una buena descripción de Sergio Massa y su arribo al gabinete nacional. Después de hacer durante mucho tiempo antikirchnerismo y contando en las últimas elecciones a las que se presentó individualmente, con el 7% de los votos, fue sumado al Frente de Todos (FDT) en las elecciones de 2019 para evitar fuga de votos que impidieran derrotar al macrismo. No vamos a hacer un recuento de sus antecedentes para no desanimarnos, claramente es un muy hábil negociante pues no sólo consiguió la presidencia de la Cámara de Diputados, sino que también consiguió para su fuerza cargos de distintos niveles en el gabinete, incluido el ministerio de transporte. Claramente Sergio Massa se tiene mucha fe pues no solo está renunciando a su rol de presidente de la Cámara de Diputados, sino que también está renunciando a su banca, es decir que si no lo hace bien se vuelve a su casa. Pero aún más,es evidente que visualiza su nuevo cargo como el trampolín para saltar a la candidatura a la presidencia del FDT para el 2023. Para nosotros, el conjunto del pueblo es una expectativa de que no se va a extralimitar con el ajuste. El acuerdo alcanzado con Cristina Fernández por el cuál Massa podrá poner en marcha la concreción de sus ambiciones habla además y fundamentalmente del pragmatismo y flexibilidad de la vicepresidenta, contradiciendo la caricatura construida por la derecha y el poder concentrado de nuestro país.

El dólar ilegal bajó mágicamente, aunque después volvió a subir, lo que demuestra cabalmente es como su cotización es manejada con intencionalidad política y no tiene nada que ver con las condiciones de la economía del país. Lo que ocurre es que de paso provocaron una nueva estampida de precios que no se retrotraen cuando el dólar baja y en esa sola maniobra, en una semana o quince días provocaron una brutal transferencia de ingresos desde los asalariados hacia los fijadores de precios, o sea los monopolistas especuladores de siempre.

Massa trabajó para tener el apoyo de todos los actores relevantes del Frente para poder asumir y desplegar su política sin ningún tipo de interferencia política ni, en principio, de los factores de poder nacionales y norteamericanos con quienes y no importa a qué partido pertenezcan tiene muy buenas relaciones. Silvina Batakis que puso el cuerpo y su espalda para bancar ese momento crítico que dejó el irresponsable de Guzmán, tuvo por lo menos una actitud resarcitoria por parte del presidente dándole el cargo de conducción del principal banco del país. Creo que era lo menos que podía hacer después de tanta desprolijidad y malas formas.

Después que se conociera oficialmente que Massa pasaría a comandar lo principal del área económica del gobierno, escuche a Gustavo Marangoni, quien fuera presidente del banco Provincia de Buenos Aires durante la gobernación de Scioli describir la situación actual en el FdeT de una manera que me pareció muy gráfica: tenemos un mini presidente, una maxi vicepresidenta y un superministro. La caracterización del presidente fue puntillosamente construida por el propio Alberto Fernández, que hizo de minimizarse para no pelear con los factores de poder, la constante de su gobierno.

Creo que la conformación inicial del gabinete pecó de varios problemas serios, un primer pecado fue cometido por Cristina Kirchner quien lo dejó en libertad de acción para que Alberto Fernández diseñara a su criterio el gabinete y el manejo de la política económica y renegociación de la deuda. A la luz de cómo llegamos a este punto, claramente Alberto Fernández no eligió adecuadamente sus principales colaboradores y los sostuvo a capa y espada no sólo debilitando su gobierno y su figura sino empeorando todas las variables económicas.

Le semana en que se designó a Massa, la situación tal como estaba ya no daba para más, la incapacidad para tomar decisiones fue aprovechada por los especuladores para llevar al país al borde del abismo. Los gobernadores nucleados en la liga de gobernadores se pusieron muy firmes porque la situación de inflación y corrida cambiaria los estaba afectando seriamente en sus respectivas provincias, hasta la CGT conducida por amigos del presidente dijeron que la situación no daba para más presionados por sus bases y obviamente Cristina y Massa se pusieron firmes para dar una vuelta de timón en el gobierno y así llegamos a un Massa que consiguió casi todo lo que pidió y que antes Alberto Fernández se lo negaba.

El presidente conservó para sí la presidencia del Banco Central a cargo de su amigo personal Miguel Pesce quien con tal de conservar el cargo es probable que ahora comience a cuidar más en serio las reservas del Central y se alinee con la política que quiere llevar adelante Massa. Hasta que no haya resultados concretos y tangibles para la inmensa mayoría de nuestro país, los nombres que van y vienen por ahora solo son intercambio de figuritas.Por cierto, la figurita más difícil de digerir es la de Daniel Marx, quien formará parte de un “comité para desarrollo del mercado de capitales y el seguimiento de la deuda”. Lo mencionan como un hombre del mercado y yo lo llamaría el hombre de la deuda externa. Es una persona que estuvo vinculado a todas las reestructuraciones de deuda del país y que cumplió un papel clave en la decisión de no investigar el endeudamiento externo de la dictadura. Se desempeñó como jefe de negociación de la deuda soberana y fue un factor central en el diseño del plan Brady donde se incrementó nuestro endeudamiento, al tiempo que se aceptaron cláusulas absolutamente lesivas para el interés nacional y se habilitó prácticamente el desguace estatal vía la utilización de los bonos de deuda pública para garantizar la compra a precio vil, de las empresas del Estado argentino.Como si esto fuese poco, participó también en el ‘Blindaje’ y el ‘Megacanje’, acompañando a Domingo Cavallo en el marco de la crisis del año 2001. El Megacanje fue un mecanismo de canje de bonos de deuda pública para aplazar el pago de más de 20 mil millones de dólares en vencimientos de capital e intereses para tratar de aliviar el déficit durante esos años. Eso fue cuando De La Rua nos dijo “qué bueno que es dar buenas noticias” y al poco tiempo los bancos se quedaban con el dinero ahorrado por los argentinos, la convertibilidad volaba por los aires y se declaró el corralito y corralón….o sea, nadie pudo sacar dinero de sus cuentas bancarias. El megacanjeideado por Domingo Cavallo y Daniel Marx  y el ex secretario del Tesoro de los Estados Unidos -titular del Banco Credit Suisse-First Boston en Buenos Aires en ese momento-, David Mulford, consistió en canjear 46 bonos por otros 5, que aplazarían pagos hasta 2031. Entre onerosos intereses, comisiones y demás, la pericia realizada y las posteriores denuncias establecieron un incremento de la deuda en al menos 55.000 millones de dólares.

Se trabajó con siete bancos que recibieron comisiones por 150 millones de dólares (a la vez que Mulford obtuvo unos 20 millones para sí). Fueron el Banco Francés, el Santander Central Hispano, el Galicia, Citigroup, HSBC, JP Morgan y CreditSuisseFirst Boston.Las comisiones cobradas por los bancos respondían al canje de bonos por 27 mil millones de dólares: pero 20 de esos 27 mil millones ya estaban en manos de esos bancos que, de ese modo, cobraron por un autocanje. Según Fabiana León -la fiscal de la causa- fue un salvataje «doloso» a las carteras de los bancos. Tanto Cavallo como Marx fueron denunciados y estuvieron imputados, pero como sabemos, tenemos un poder judicial muy benévolo con determinados sectores y posteriormente fueron absueltos. Hoy Daniel Marx tiene una Consultora denominada Qantum, con vínculos societales con el cofundador y presidente durante 20 años del Fondo de Inversión Blackrock, el conocido acreedor y propietario de parte de muchas empresas de nuestro país.

La verdad es que no les cuento estas cosas para amargarles la vida, pero estoy convencida que el conocimiento de la historia nos permitirá ser más libres para pensar y militar.

Sintéticamente, el núcleo de las medidas anunciadas por Massa tienen mucha continuidad a las anunciadas por Batakis y con el FMI mirando de cerca se propone alcanzar el déficit fiscal pactado con el organismo para lo cual se profundizará el “ahorro” de todas las cuentas del Estado incluidas las transferencias a provincias. Por otro lado, se propuso y parece razonable que lo primero que va a tratar de hacer es robustecer las reservas para tratar de desestimular las corridas cambiarias que son tan desestabilizantes y evitar que el “mercado” lo obligue a una devaluación desmedida. Una primera medida de la que se habla es la de establecer un dólar comercial para los exportadores que generan divisas.Es decir, una especie de devaluación para los exportadores no sólo agropecuarios con quienes ya se establecieron negociaciones, sino también mineros e industriales. Se espera que este incentivo sea suficiente para estimularlos a liquidar. También ha circulado que Massa ya está negociando con tres bancos internacionales, uno de los cuales sería el JPMorgan que tan buenos negocios ha hecho con la deuda de nuestro país,espero no tener sorpresas muy grandes con las comisiones y tasas de interés que se acuerden con esos bancos y que incluiría en su viaje de fin de mes a Qatar, donde se reunirá con los funcionarios del fondo soberano del príncipe qatarí que es uno de los más grandes inversores del mundo para el financiamiento de proyectos en sectores de energía y seguridad alimentaria. Estos préstamos requieren de avales o garantías y me surge la preocupación de si no vamos a rematar las nuevas joyas del país como es el litio, el petróleo y el gas de vaca muerta y el petróleo de la cuenca petrolera del mar, todavía en exploración pero con muy buenos pronósticos. Estas joyas son el reaseguro del país en el futuro para no depender exclusivamente de los agrodólares, francamente espero que no queden hipotecados en el futuro. En su viaje hará escalas en Washington para una nueva reunión con el FMI, el Banco Mundial y el BID, que una vez removido Beliz y nombrado Massa, Claver Carone actual presidente del organismo declaró que le desembolsaría lo comprometido antes de setiembre, unos 800 millones de dólares. Recordemos que Claver Carone es el que declaró que el préstamo del FMI fue otorgado para que gane Macri.Estiman que con ese raid podría recolectar 5.000 millones de dólares para fortalecer las reservas. Una vez conseguido esto se avanzaría sobre un plan de estabilización más integral que incluiría una devaluación controlada.

Apagadas las luces y los flashes de la asunción de Massa en modo rockstar, que tanto le gusta y sabe hacer y que se pareció mucho a una asunción presidencial con hinchada de su partido el renovador olvidando que llegaba a un ministerio por el FDT y avalado por los otros dos líderes relevantes, quiero para terminar hacer una muy breve reflexión sobre Cristina que imagino no será sorpresa para nadie.Ella ha demostrado y nos ha dado cátedra de falta de dogmatismo, de ecuanimidad y flexibilidad no sólo cuando eligió a Alberto Fernández como cabeza de lista del ejecutivo sino también por su disposición a generar los acuerdos y conformidad para la designación de Massa y supongo a juzgar por la foto del lunes anterior a la asunción, con al menos parte de las medidas que este implementará desde la cartera de economía. Creo que no se trata de generosidad, sino que reafirma su carácter de lídereza política que con grandeza piensa y actúa por el bien del país y del pueblo argentino. Ya querríamos tener más dirigentes de esta talla que puedan pasar por alto la cantidad de cosas que estas dos personas dijeron sobre ella y sus hijos y aun así elegirlos por pensar que es lo mejor para el país. Podrán decir que se equivocó en algunas ocasiones y probablemente sea cierto, pero también hay que ver cuantas opciones tenía a la mano. Equivocar nos equivocamos todos, aquí solo quiero resaltar su grandeza y entrega.

Mirta Botzman

La economista Mirta Botzman nos propone una mirada nacional, popular y democrática de la economía nacional e internacional, todos los jueves, a las 7,30, en su columna Cuentas Claras en el programa Contala como quieras, en La 99.3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *