lunes, julio 22, 2024
Cuentas clarasOpinión

Un apetitoso pedazo de carne para el FMI

Por Mirta Botzman.

Francamente creo que este es un momento para profesionales experimentados de las carreras de sociología o antropología y no para economistas. Como economista puedo contarles lo de siempre, que el FMI está extorsionando como de costumbre al candidato a presidente Sergio Massa como ministro de economía de un débil gobierno. Habiendo salido tercero como fuerza política y segundo como candidato en cuanto a cantidad de votos obtenidos, se parece a un apetitoso pedazo de carne para las fauces sangrientas del FMI, cuál león hambriento cebado por el olor a sangre. La exigencia de devaluación del 22% al día siguiente de las PASO entiendo que es una demostración más de lo exitosa de la operación entre Macri y Estados Unidos mediante el préstamo del FMI, tienen atado de pies y manos al país y esto es independiente de quien gobierne, seguramente la dureza del apriete es mayor tratándose de un gobierno que se dice nacional y popular. Demás está decir que a cualquiera de las versiones de la derecha les cuesta menos aplicar ajustes y devaluaciones pues han demostrado carecer de sensibilidad social. También se elevó la tasa de interés para evitar la fuga desde el peso al dólar y tomo otras medidas todas vinculadas a la cotización del dólar.

Mirta Botzman en La 99.3 el 17 de agosto de 2023

Ahora faltan las medidas tendientes a compensar la pérdida del poder adquisitivo de las personas que viven de changas, los monotributistas, los asalariados, los jubilados, tal como hicieron Kicillof y Cristina cuando se vieron obligados a devaluar en 2014. Se supone que para poner en marcha medidas paliativas a la desesperante situación de ingresos de la inmensa mayoría de la población se está esperando el desembolso del FMI prometido y retenido desde antes de las PASO y esperamos que el Fondo no esté decidiendo voltear el gobierno de manera anticipada. Por cierto en entrevistas televisivas Milei ya anticipó que está preparado para asumir ya, recordando como Alfonsín se tuvo que ir antes, por la hiperinflación desatada en un movimiento de pinzas entre el FMI, Cavallo que viajaba a Estados Unidos a pedir que no le desembolsaran un solo dólar al país y los grupos económicos concentrados que acumulan en el país y fugan su acumulación al exterior.

Milei se abstuvo de mencionar que el gobierno de De la Rua y Cavallo tuvieron que huir en helicóptero anticipadamente también por la misma actitud del FMI. El triunfante candidato de las PASO se declara ferviente admirador de Menem y Cavallo y aunque este le aconseja que no siga insistiendo con la dolarización por su imposibilidad de aplicación en las actuales condiciones del país, Milei insiste pero ahora aclara que no será antes de los nueve meses del gobierno. Claro que no explica porque en nueve meses si será factible, pero aparentemente eso no tiene ninguna importancia porque nadie le repregunta nada.

Los resultados de las PASO demostraron, como lo dicen todos ahora, la lucidez y visión de futuro de Cristina Fernández quien a mediados de mayo, es decir antes de que se anunciara el nombre de Massacomo precandidato, sostuvo que se terminó el bipartidismo tal como lo conocimos hasta ahora y que estamos en presencia de un electorado dividido en tercios que consagró a Javier Milei como el más votado en las primarias. La vicepresidenta sostuvo entonces que, como otros países de la región, Argentina también definiría a su nuevo presidente en un ballotage. Es decir que estamos en presencia de una reconfiguración del mapa político del país que es necesario tratar de comprender más cabalmente para poder intervenir más apropiadamente en esta nueva realidad. Sin embargo, no es correcto desconocer la cantidad de habitantes que no fue a votar directamente y también los que votaron en blanco o impugnaron el voto. Ese número de no votos supera a los obtenidos por Schiaretti mas la izquierda, es decir es un número nada despreciable y que debe ser tenido en cuenta para remontar el resultado de las PASO. Ahora hay que dar vuelta una derrota histórica, el peronismo quedó en un tercer lugar y perforó un piso nunca antes conocido. No es imposible claramente pero también es claro que hay que modificar políticas y modos de contarlas, es obvio que si se sigue haciendo lo mismo no se entendió nada del mensaje de las PASO y no se podrán modificar los resultados.

El crecimiento de la derecha y de la ultraderecha es un fenómeno global que comenzó a manifestarse con los triunfos de Trump y de Bolsonaro para hablar de los más cercanos pero se propaga en muchos otros países del planeta. Seguramente con un trabajo de investigación histórica analítica que excede largamente este espacio tenemos que remontarnos al surgimiento de la globalización y financiarización de la economía mundial para ver el origen de la exclusión de grandes mayorías del mercado de trabajo y de consumo donde las derechas pudieron sembrarla semilla de la derecha fascistoide.

Este crecimiento global de las derechas a nivel mundial se produjo después de la crisis económica de Leman Brothers, con las frustraciones en muchos países para que los partidos tradicionales mantuvieran las certidumbres del estado de bienestar, con la crisis de la pandemia y la inflación de los años posteriores. Un crecimiento exponencial de la desigualdad.Es probable que en Argentina el fenómeno llegó más tarde por la fuerza histórica que tuvo el Pacto del Nunca Más y el rechazo a la violencia política. Pero al mismo tiempo la crisis estructural, producto de la deuda y ahora de la sequía, es más grave que en otros países. Por otra parte no podemos olvidar el hecho de que Argentina es un territorio de disputa geopolítica, una pieza decisiva en el Atlántico Sur, un país proveedor de recursos que el mundo necesita, un país debilitado por sus contradicciones internas y por el peso de la principal potencia mundial en la política interna.

Creo que hablando del FMI y del contexto internacional no alcanza para poder entender cabalmente que se expresó el pasado 13 de agosto.El ex juez Zaffaroni señaló que no se lo votó (a Milei) por lo que piensa y propone. Porque de otro modo no se explicaría que un estudiante vote a quien quiere acabar con la enseñanza gratuita. Que un jubilado vote a quien dice que le va a sacar los remedios. O que en la Antártida voten a un tipo que niega el calentamiento global cuando ven cómo se desprende un hielo del tamaño de nuestro país».Pero se votó la actitud, el talante de ruptura. Y además de ideas, ese talante de ruptura había sido siempre el del movimiento popular nacional. .. «Pero lo fue hasta que ahora dejó de serlo. Allí el movimiento nacional pareció quedarse sin ideas. Y también perdió el talante de ruptura. Se fue desdibujando».

El dirigente Larroque dijo «No se logró calibrar correctamente y a tiempo el voto a Milei, que expresa descontento y angustia. Hay que saber interpretar ese voto, no creo que sea una adhesión al programa de Milei, sino una expresión de disconformidad frente al sistema político», explicó y añadió «Puede haber un discurso en Milei que prescinde del Estado, pero evidentemente ese votante desilusionado está esperando una solución, y no va a llegar desde un ente abstracto, sino que la tiene que construir el Estado». La mayoría de los estudios que indagaron más profundamente sobre las motivaciones de los votantes a Milei indican que la mayoría no está de acuerdo con propuestas puntuales como la privatización de la educación y la salud, que no quieren un Estado más debilitado y tampoco son muchos los que no acuerdan con la portación libre de armas. La supuesta rebeldía de Milei, con sus gritos, peinado alocado y carajeando a la casta fue lo más atractivo para sus votantes que ya sobrepasó la franja de jóvenes masculinos blancos heterosexuales que no superan en mucho los 30 años, ahora incluye también mujeres e inclusive no pocos jubilados y jubiladas. Es decir que es un fenómeno político y social mucho más extendido y que las PASO demostró que no es para minimizar. La desilusión, frustración y enojo no se convirtió en una pueblada al estilo del 2001 seguramente gracias a la existencia de las organizaciones sociales que cumplen un rol de contención eficaz apoyadas por políticas asistenciales, herramientas de las que se carecía en el 2001.  Hubo una señal de alarma emitida por la sociedad en la derrota y ausentismo de 2021, pero evidentemente el gobierno no fue capaz de entender cabalmente y cambiar el rumbo en consecuencia, diría peor que ni se propuso cambiar el rumbo. Hoy ya no parece alcanzar con aumentar las jubilaciones o levantar el piso para pagar impuesto a las ganancias.

Tanto Massa como muchos de los dirigentes y militantes de Unión por la Patria seguimos hablando del peligro de perder derechos como la estabilidad laboral, la indemnización, el aguinaldo, las vacaciones pagas, la jubilación, peligros que son absolutamente reales y que si llegan al gobierno Milei o Bullrich se van a concretar, pero hoy menos de la mitad de la población disfruta de esos derechos y muchos de los jóvenes nunca gozaron de esos beneficios, entonces no se sienteninterpelados por ese discurso, no se sienten tomados en cuenta. Claramente la seguridad que antes daba entrar a trabajar a una fábrica o a un ámbito donde primaba lo colectivo y que en ese lugar se podría construir una forma de futuro ya no existe más, ahora la realidad al decir del sociólogo Zygmunt Bauman, una especie de rockstar de la sociología, fallecido a los 91 años de edad,que había acuñado los conceptos de modernidad líquida, sociedad líquida o amor líquido para definir el actual momento de la historia en el que las realidades sólidas de nuestros abuelos, como el trabajo y el matrimonio para toda la vida, se han desvanecido. Y han dado paso a un mundo más precario, provisional, ansioso de novedades y, con frecuencia, agotador.

Estamos acostumbrados a un tiempo veloz, seguros de que las cosas no van a durar mucho, de que van a aparecer nuevas oportunidades que van a devaluar las existentes. Y sucede en todos los aspectos de la vida. Con los objetos materiales y con las relaciones con la gente. Y con la propia relación que tenemos con nosotros mismos, decía. En las elecciones del domingo 13, Unión por la Patria sacó 20 puntos menos respecto de lo que sacó el Frente de Todos en 2019; y Juntos por el Cambio sacó casi 4 puntos menos respecto de Macri. Esto habla de una inestabilidad política y existencial. De esa inestabilidad también se alimenta el fascismo de Milei.

Ahora los jóvenes viven un mundo en el que se multiplican los “trabajos” en servicios de reparto y apps de transporte, los empleos a comisión (por ejemplo, en telemarketing), y las oportunidades que ofrece la economía de plataforma para la creación de pequeños emprendimientos comerciales. Los referentes de éxito ahora son individuos, no organizaciones o grupos colectivos.

Las redes sociales les muestra ídolos individuales que se hacen millonarios gracias a la especulación con las criptomonedas oinfluencers que facturan vía YouTube y consiguen más o menos rápidamente millones de seguidores. Se trata, en todos los casos, de iniciativas individuales –a lo sumo familiares o de grupos muy pequeños– sostenidas en las ideas de libertad, pequeña propiedad, flexibilidad horaria, creatividad y emprendedurismo. Es decir todos los valores individualistas inoculados por el neoliberalismo y que le canta loas a la libertad

Cumpliendo con el teorema Baglini, el diputado radical con actuación relevante en la década del 80,que dice que el grado de responsabilidad de las propuestas de un partido o dirigente político es directamente proporcional a sus posibilidades de acceder al poder, Milei al momento de festejar su triunfo ya apareció peinado, se puso anteojos y leyó el discurso y apaciguó su discurso en todas las entrevistas que le hicieron durante toda la semana y fueron muchas. Por lo pronto desde hace unos meses dejó de hablar de la compra venta de órganos o de privatizar las veredas para concentrarse en sus dos o tres hits (dolarización, crítica del Estado, impugnación de la política). A pesar de su nueva moderación no se privó de las siguientes perlitas: En su discurso dijo literalmente “Hemos logrado construir esta alternativa que dará fin al kirchnerismo. Estamos frente al fin de la casta, basada en esa atrocidad que dice que donde hay una necesidad hay un derecho y cuya máxima expresión es la justicia social”.

Evidentemente Milei supo aprovechar la prolongada situación de incertidumbre y desestructuración de los paradigmas a los que estaba acostumbrada la población. Esta situación global y extendida en el tiempo termina produciendo miedo en las personas las que se vuelven a sentir fuertes y seguras, si entran a formar parte de un ámbito que promete fortaleza y salvación. Se trata de la seducción fascinante de la fuerza y de la promesa de orden y cambio. El caos favorece al fascismo y a la derecha ultra cuando logran convertirlo en orden. Cuando se expande la idea, el discurso y el sentido común del fascismo, la democracia se encoge.

Para finalizar vale la pena sintetizar la idea de que la  victoria de Javier Milei se explica por el fracaso del neoliberalismo de Macri y del estatalismo blando e ineficiente del Frente de Todoscarente de la capacidad para satisfacer las promesas de su propia narrativa. Sin embargo, Mileiseguramente no escapará a la maldición de la encrucijada argentina, aquella que sentencia que un triunfo electoral no es sinónimo de la capacidad de imponer un proyecto político.Depende del gobierno, el ministro candidato y la militancia que esta sentencia se cumpla. Es imperativo agudizar la imaginación y formular propuestas creíbles y que conmuevan.

Mirta Botzman


La economista Mirta Botzman nos propone una mirada nacional, popular y democrática de la economía nacional e internacional, todos los jueves, a las 7,30, en su columna Cuentas Claras en el programa Contala como quieras, en La 99.3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *