En crisis "desde hace tres años"

Temen centenares de despidos en la cadena francesa Carrefour

(IP) Carrefour, la cadena de supermercados de capitales franceses que es una de las principales de nuestro país, presentó el jueves último ante el Ministerio de Trabajo de la Nación un procedimiento preventivo de crisis (PPCE), instancia prevista por la ley nacional de Contrato de Trabajo como previa a la comunicación de despidos o suspensiones de personal. En el comunicado de prensa en el que se confirmó la situación, la empresa sostuvo que está atravesando una situación económica compleja “tras tres años de pérdidas”.

Frente a las versiones de achicamiento de la cadena, confirmadas también por el desplazamiento del CEO Daniel Fernández después de 12 años al frente de la empresa, trabajadores tomaron la sucursal Paternal de Carrefour (de Warnes 2707) como protesta preventiva contra los despidos y el cierre de sucursales.

El PPCE se prevé para situaciones en las que la empresa prevea despidos que afecten a más del 15% de los trabajadores en planteles de hasta 400 empleados, a más del 10% en dotaciones de entre 400 y mil trabajadores y a más del 5% del personal en compañías de más de mil empleados. Según los más recientes informes oficiales, Carrefour emplea a más de 20 mil empleados nivel nacional (con 500 sucursales, 300 de las cuales pertenecían a Eki, cadena absorbida en 2014), por lo que el recorte de cargos previsto sería de más de mil trabajadores y algunas fuentes elevan ese número hasta tres mil.

Luego de la presentación del recurso empresarial, el Ministerio de Trabajo deberá convocar al gremio, la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), para abrir un período de negociaciones de hasta 15 días de duración durante los que la empresa no podrá despedir ni suspender y el sindicato deberá abstenerse de medidas de fuerza. Durante la negociación, la empresa debe justificar los motivos de su crisis y detallar cuáles son las medidas concretas que propone para superarla, que pueden además de despidos pueden incluir suspensiones, retiros voluntarios u otro tipo de propuestas de flexibilización. Desde Carrefour sostuvieron que esperan que “la apertura de este diálogo, junto al Sindicato de Empleados de Comercio y el Gobierno, le permitirá plantear un plan para reimpulsar su crecimiento”.

En los últimos años la cadena de supermercados, signados por una caída generalizada del consumo y la rentabilidad, fue perdiendo sectores de mercado frente a otros grupos en el país. En enero de este año, la caída en las ventas de los supermercados cayeron 3,7% respecto de igual mes de 2017. Ya a principios de año la empresa había presentado ante la Federación Argentina de Empleados de Comercio un plan de ajuste que preveía una reducción de hasta 2700 puestos de trabajo, entre despidos y retiros voluntarios.

Mario Amado, trabajador de la sucursal Warnes, confirmó a Página 12: “Esperábamos esto porque estábamos al tanto del plan de reducción de Carrefour. Ellos tienen un plan de achique en la cabeza al que no piensan renunciar. Y mandan a los directivos a decirle a la gente que no va a haber despidos. Carrefour no está actuando de buena fe”. Los trabajadores denuncian que en realidad, el ajuste en la empresa ya viene aplicándose hace tiempo: “Carrefour tenía 21 mil trabajadores y luego de comprar los 129 locales de Eki y abrió 300 pequeños locales tiene 19 mil trabajadores”. Según datos del propio Indec, el supermercadismo argentino empleaba en enero pasado a 93.030 asalariados (cajeros, administrativos, repositores y personal jerárquico),lo que representa un retroceso de 3,9% respecto del mismo mes de 2017.

(Informe Político)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *