jueves, junio 20, 2024
Cuentas clarasOpinión

Parecen tres siglos…

Por Mirta Botzman.

Pasaron 3 meses desde la asunción de Milei al gobierno, parecen tres siglos por la cantidad de cosas que vivimos, padecimos, vimos y oímos y la cantidad de veces que nos preguntamos individual y colectivamente como puede ser que nuestro país, nuestro pueblo haya caído en esta pesadilla tan horrible. Desde el inicio de la dictadura cívico militar en 1976 hasta ahora no vivimos un gobierno que tenga como objetivo la refundación del Estado sobre bases inconstitucionales y antidemocráticas, a pesar de que este ganó democráticamente. Diría es un gobierno decidido a arrasar con la historia de conquistas democráticas y culturales que hemos  conseguido a lo largo de nuestra historia. En realidad Javier Milei no es un refundador como se quiere mostrar, sino un destructor. No es un mesías, sino un agresor. Encabeza una facción en una puja histórica. Milei es la cara, en 2024, de sectores socioeconómicos que desde mediados de la década de 1970 quieren torcer las conquistas de las mayorías populares, convertidas en derechos a costa de años de lucha. Milei no sirve a Dios, como cree y proclama, sino a intereses concretos que históricamente han bloqueado la ampliación de derechos y la justicia social.

Mirta Botzman en La 99.3 el 14 de marzo de 2024

Los analistas de distintas disciplinas realizan diagnósticos y análisis que explican esto que nos pasa con argumentos que van desde los triunfos de las derechas o ultraderechas a nivel global, a las explicaciones sobre el hartazgo de la población por las peleas e internas durante el gobierno de Alberto Fernández y seguramente debemos agregar la incapacidad del gobierno anterior de resolver cuestiones básicas a una enorme mayoría de nuestro pueblo, tampoco es para minimizar el retumbar permanente de los medios de comunicación dominantes replicados y amplificados hasta la saturación por las redes sociales que hasta convencieron a gran parte de la sociedad de que era imprescindible un ajuste de la economía argentina y por lo tanto era inevitable una abrupta caída del salario.Hace algunos días el escritor y docente  Martín Kohan hizo un comentario radial que despertó mucha adhesión entre analistas que acordaron que era muy descriptiva de lo que sucedía. Kohan sostuvo que Milei se regodea con la crueldad y abrió el debate sobre la deshumanización que alientan Milei y su entorno. , El sociólogodijo»la crueldad está de moda en la Argentina. Luce bien, cae bien», «En un contexto donde la empatía y la solidaridad deberían prevalecer, se observa una preocupante tendencia hacia la humillación y la exposición de otros al ridículo». Creo que está claro qué sólo los colectivos sociales, políticos y gremiales articulados entre sí pueden ponerles freno a esta situación.

Así llegamos a esta especie de aceptación resignada en todas las personas entrevistadas por los cronistas de televisión y que cada día trabajan casi para pagar el transporte que necesitan usar para llegar a sus trabajos, para los que todavía tienen un trabajo al que ir todos los días. Los trabajadores que pertenecen a los gremios más poderosos conservan su capacidad de presionar por paritarias que al menos les permita no perder demasiado en relación a la inflación pero el gobierno entrando en contradicción con una máxima que sostiene todo el tiempo que es la no intervención del Estado en ningún aspecto de la economía, al tratarse de salarios interviene imponiendo un tope máximo de 15% de aumento por paritarias, cuando las paritarias consisten en una negociación entre trabajadores y empresarios y el Estado solo debería actuar como árbitro y testigo y por cierto para defender al eslabón más débil de la negociación que son los trabajadores y no los dueños del capital. Es lo que sucedió con el gremio de camioneros que habían negociado un 25% de aumento y el gobierno sólo convalidó un 15%.

En estos tres meses demolió los salarios y la economía del país, que aunque no brillara por su potencia era una economía que crecía y generaba puestos de trabajo de muy baja calidad en términos de poder adquisitivo pero al menos no destruía puestos de trabajo ni empresas.Primero con una devaluación del 120% y amparado en el paraguas del todavía vigente DNU redactado por los grandes estudios de abogados de las corporaciones dominantes en la economía argentina, desreguló todo, vuelvo a insistir todo menos la pauta salarial, que arrasó con el poder adquisitivo de la población y produjo un inusitado incremento en la cantidad de población que cayó en la pobreza, estamos hablando de casi un 70% de la población que hoy no logra superar con sus ingresos la línea de pobreza.En febrero, el mesadinerista que ejerce de ministro de economía Luis Toto Caputo y el propio Milei se jactaron de haber logrado durante el primer bimestre, la reducción del déficit fiscal no sólo el primario que hace referencia a la relación entre ingresos y gastos del Estado sino también al financiero que incluye el pago de la deuda externa, que por cierto es el rubro que más aumentó desde que se hicieron cargo del gobierno. Lo primero que debemos decir es que no pagaron absolutamente nada, así cualquiera obtiene el equilibrio fiscal. No hubo transferencias a las provincias, no se invirtió un solo peso en obra pública, disminuyeron a lo insoportable el gasto en salud, en educación, en vivienda, en alimentación, etc. Una vez más, los jubilados y pensionados fue el grupo más afectado por la reducción del gasto, contribuyendo con el 43% del total,le seguirían en orden a la magnitud la caída en las transferencias totales a provincias y el gasto salarial.Del brutal recorte que en algunos casos llegó al 100% tampoco se salvaron las partidas alimenticias y de medicamentos los que durante el año pasado incrementaron sus precios un 319,1%. Desde el 1º de noviembre de 2023 hasta fines de enero, los medicamentos recetados más usados incrementaron sus precios un 111,9%. En el mismo período, la inflación fue del 70,8%. Es decir que no hay lugar para extrañarse que la población dejó de tomar toda la medicación que necesita para mantener en buen estado su salud. Efectivamente, de acuerdo al Centro de Profesionales Farmacéuticos (Ceprofar), se dejaron de comprar más de 10 millones de unidades mensuales de medicamentos. Otros recortes que sostuvieron el equilibrio son ilegales, como suspender el Fondo de Incentivo Docente y que provocó que los docentes de muchas provincias ganaran nominalmente menos que el año pasado. Otros son insostenibles, como la deuda con Cammesa que es la empresa mayorista de energía y que amenaza dejar sin luz a todo el país.Es decir que el equilibrio fiscal es una ficción como casi todo de lo que se jacta este gobierno.Por eso el FMI le exigió al ministro de Economía Luis Caputo un ajuste “real y legal”.Con esa presión, el gobierno le propuso a los gobernadores un cambio de fórmula jubilatoria que actualice jubilaciones con la inflación a partir de abril y por el primer trimestre reconocer apenas el 10%. Como la inflación de enero fue del 20%, la de febrero del 12.3% y en marzo se espera que como mínimo se repita ese guarismo o aún sea mayor dado que se comenzarán a pagar las nuevas tarifas sin subsidios y otros gastos como el inicio de las clases que provocan que el mes de marzo por lo general registre un aumento mayor de precios, el total de la inflación trimestral será de alrededor de un 58% o 60%. Así, de aprobarse el proyecto del Fondo, los jubilados perderán más del 30% de sus ingresos. Ya en el mes de febrero la jubilación mínima retrocedió a niveles de la crisis del 2002, es decir parecería que no da para seguir ajustando a este sector de la población y hay analistas que dicen que esto así no es sustentable. Desde la época de las negociaciones llevadas por Guzmán, el FMI mira con dientes afilados al sistema previsional de nuestro país también el organismo insiste en la modificación de la legislación del trabajo y la percepción de impuestos. Ellos hablan técnicamente de reformas estructurales. Se trata de aniquilar el poder sindical y el potente sistema previsional construido a partir de la estatización de las AFJP durante el gobierno de Cristina Fernández. En realidad el FMI está feliz con el ajuste que está aplicando el gobierno, pero al igual que Cavallo, el mentor ideológico del plan de Milei, están preocupados por la sustentabilidad de este plan de ajuste. Hay que parar de tirar tanto de la cuerda piensan. El Fondo aclara que debe cuidarse que el ajuste no recaiga desproporcionadamente sobre los sectores más pobres de la sociedad. Es decir no es que no están de acuerdo en que el ajuste lo paguen también los pobres sino que sólo hay que cuidar la proporcionalidad. Junto con el aumento a partir de abril para los jubilados, la otra propuesta con la que el gobierno nacional está presionando a los gobiernos provinciales es con la vuelta al cobro del impuesto a la cuarta categoría de ganancias a los trabajadores que fueron exceptuados durante el gobierno anterior y que alcanzaría a 800.000 trabajadores.  El Ministro Francos, siempre con mucha amabilidad no se privó de formular una dura amenaza: si no se aprueba la nueva ley, la ANSES debería descontarles a cerca de un millón de trabajadores el impuesto que no pagaron en el último trimestre de 2023, ya que no se cobró por una orden del ministerio de Economía a la AFIP. El descuento superaría el medio millón de pesos por trabajador. Si cumpliera su amenaza muchos trabajadores cobrarían la mitad o menos de su salario.

La nueva jactancia del ministro de economía y el presidente es que bajó el dólar ilegal y los financieros redujeron la brecha con el dólar oficial. Pero esta baja también tiene patas cortas. Por un lado desde que asumieron impusieron un cerrojo a todas las ventanillas por donde salen los dólares. No se pagan las importaciones, las empresas y clase media que tenía ahorro en dólares los están vendiendo por necesidad para pagar gastos corrientes o la cuota de la prepaga, el colegio de los chicos, etc. Además al mantener relativamente bajo el valor del dólar se genera la bicicleta en la que Caputo es especialista y es que entran capitales a timbear con una tasa de interés real en dólares del 8% mensual asegurada, para luego volver a comprar dólares baratos y poder sacarlos nuevamente del país. Es decir, que no entran dólares para inversión real ni por confianza en el modelo argentino. Pero, además, esa caída del tipo de cambio pondrá al gobierno en problemas con el sector agropecuario que se encuentra con una cosecha menor a la esperada y precios internacionales en caída libre. En la Bolsa de Cereales de Rosario ya se habla de pedir una baja de retenciones. Rebaja que haría otro aporte a la caída de la recaudación y será necesaria una nueva vuelta de ajuste. 

Finalmente, el índice de inflación del mes de febrero, menor al de enero pero muy alto en sí mismo y de ninguna manera significa una baja de la inflación, por ahora sólo significa que el nivel de aumento se desaceleró respecto del mes anterior. Recordemos que el más alto en el período anterior fue de 8 y pico y sirvió para que todos acusaran el ministro candidato Massa de inútil e incapaz. En tres meses se les hizo añicos la teoría del libre mercado y de que la inflación es puramente un problema monetario. El enemigo que los derrotó no fue la lucha popular sino las empresas productoras de alimentos y bebidas. El aumento enloquecido de precios producto de la liberación y desregulación total, muy lejos de la competencia que los bajaría, los obligó a ir a rogar a los grandes supermercados y las empresas fabricantes dejar de subir los precios y el presidente dijo que se abriría la importación de alimentos y medicamentos para intentar bajar los precios. Claramente el rostro de la inflación de marzo que algunos estiman como mínimo del 20% los puso nerviosos.

Como dicen propios y ajenos, la magnitud y duración del ajuste dependerá de la resistencia popular y del surgimiento de un liderazgo que conduzca los múltiples conflictos y movilizaciones que se registran a lo largo y ancho del país.

Mirta Botzman

La economista Mirta Botzman nos propone una mirada nacional, popular y democrática de la economía nacional e internacional, todos los jueves, a las 10, en su columna Cuentas Claras en el programa Contala como quieras, en La 99.3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *