lunes, julio 22, 2024
EntrevistasPrincipales

Feminismo en plazas y tribunales

Asambleas Feministas en Plazas y Tribunales se realizaron este miércoles 28 de septiembre de todo el país con el propósito de impulsar la Reforma Judicial Feminista como parte de la defensa de la democracia. Además, «vamos por una intersindical feminista», apuntó Florencia Sotelo, directora Nacional de Fortalecimiento del Acceso a la Justicia en Casos de Violencia de Género, del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de la Nación.

Florencia Sotelo en La 99.3 el 28 de septiembre de 2022
Florencia Sotelo

En Posadas la convocatoria, que incluyó como en todo el país el repudio al intento de magnicidio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y la persecución política y judicial que pesa sobre ella, fue en la plaza 9 de Julio pero por las condiciones climáticas se realizó en la sede de la asociación de Trabajadores del Estado convocada por el Movimiento de Trabajadores Excluidos, La Azurduy, Nuestramérica, Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Economía Popular, Corriente Pueblo Unido, Corriente Nuestra Patria, Frente Social Patria Nueva, Espacio Chacabuco, CTA Autónoma, ATE y la Unión de Trabajadores de la Educación de Misiones.

“Reforma judicial feminista quiere decir muchísimas cosas, básicamente expresa un rechazo muy grande al funcionamiento actual del sistema de justicia y las respuestas que brinda el Poder Judicial aquí en contextos de violencia de género en general”, explicó Florencia Sotelo y añadió que “lo que se percibe es que las respuestas tardan mucho en llegar y cuando llegan no son reparadoras, muchas veces el tránsito por es sumamente violento”.

Entrevistada desde el programa Contala como quieras, en La 99.3, Sotelo indicó que “cada vez que se transita un tribunal de justicia se expresa el reclamo de que debe haber una reforma judicial realmente seria y que de respuestas más efectivas”.

La funcionaria feminista mencionó los casos de las misioneras Cristina Vázquez y María Ovando. La primera encarcelada durante 11 años acusada de un crimen que no se probó y del que al cabo de esos años fue absuelta por la Corte Suprema de Justicia, a poco de ser liberada se quitó la vida. Ovando, acusada de mala madre y de no haber impedido el abuso sexual de su hija y nietas. «Esos casos son realmente emblemáticos en términos de lo que no funciona en el sistema de justicia. En el caso de María Ovando es realmente impresionante la saña, la obsesión en perseguir a una persona cuya historia de vida da cuenta de una vulnerabilidad social, una discriminación y una violencia, que es realmente conmovedora. La justicia no está leyendo los contextos, no está pensando en cómo desescalar conflictos y que solamente sabe aplicar violencia sobre una historia de violencia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *