domingo, julio 21, 2024
Entrevistas

Con la esperanza ‘embolatada’, Colombia votó futuro

 “Yo, para ser muy honesta, tenía la esperanza muy ‘embolatada’ (americanismo: persona absorta en algo o confundida)”. Así inició su relato la colombiana Gina Collazos sobre sus vivencias en el antes y el después de las elecciones a presidente y vice en Colombia que se realizaron el domingo 19 de junio y en las que resultó electa la fórmula de Gustavo Petro y Francia Márquez, del progresista Pacto Histórico que rompió con la historia política de más de 200 años de gobiernos conservadores y de elite en el país latinoamericano.

Gina Collazo y Rafael Lozina en La 99.3 el 21 de junio de 2022
Gina Collazo

Gina Collazo, reconocida bailarina y coreógrafa, y el músico argentino Rafael Lozina, quien vive en aquél país desde hace ocho años, fueron entrevistados en el programa Contala como quieras de La 99.3 para que analicen la experiencia electoral inédita y que lo hagan como ciudadanos comunes y como artistas. “Creo que desde que voto siempre he tenido como unas tusas (tristeza o despecho) políticas después de cada elección y esta vez fue una jornada electoral bastante ansiosa porque Colombia es un país que nunca le había dado chance a nada distinto de lo que nos venía gobernando y es un país en el que estamos acostumbrados al fraude, a la violencia, a que las cosas no sean como uno espera. Entonces yo no me lo creía y cuando ya dieron los resultados ni siquiera estaba viendo los boletines que estaban informando, preferí desconectarme un ratico hasta que me llamaron y me dijeron ¡ganamos! ¡ganamos!”, contó emocionada.

Para Gina, de 34 años, “este es un país donde estas cosas son casi un milagro y se siente un aire nuevo, la gente salió a celebrar a las calles y fue una celebración que yo nunca había visto en ninguna elección presidencial porque estamos acostumbrados a que estas cosas no nos pasen, entonces sí fue como un nuevo despertar, se siente mucha esperanza en el ambiente”.

Entre los votantes por el Pacto Histórico se destacaron los sectores juveniles y los periféricos de todas las grandes ciudades y esto lo confirmó Gina al tiempo que describió que su país “no se ha informado políticamente, en las familias, en las conversaciones con los amigos, inclusive la educación, hay una frase que yo ahora me la paso discutiendo porque siempre nos dijeron que de política y de religión no se habla y justamente por eso somos tan ciegos frente a tanta injusticia. Colombia es un país supremamente católico y eso tiene mucho que ver con las decisiones políticas que se toman”. Y en ese sentido mencionó las protestas sociales que se sucedieron en los últimos dos años como una manifestación no solo de protesta o reclamo sino “de una muy potente necesidad de cambio, de cambios profundos que ha venido despertando estas ganas de aprender y creo que eso es lo más valioso de lo que está pasando y lo sentimos mucho en el arte también esta necesidad de cuestionarnos cada vez más, esta necesidad de hacernos preguntas que antes no nos hacíamos”.

En ese punto mencionó a Jaime Hernando Garzón Forero un abogado, pedagogo, comediante, activista, actor, locutor, periodista, político y mediador de paz colombiano que fue asesinado en 1993 en Bogotá. “Para mi Jaime Garzón fue un referente en mi vida, recuerdo que su figura y asesinato fueron tan potentes que a partir de eso fue como se fue gestando algo que recién hoy se ve en el fruto de las votaciones, porque además Petro es el presidente más votado hasta ahora”, remarcó al tiempo que destacó que “todo este tema de educarse en la política le permitió a la juventud cambiar de actitud”, y recordó “una frase que siempre decía Garzón que ‘si la juventud no se toma su propio país en los hombros, pues nadie lo va a hacer’ y esto se está viendo ahora, renacen esas ganas de luchar por un país diferente y claramente nosotros como artistas desde el arte lo sentimos un montón”.

-Cómo está la familia colombiana en este momento político? probablemente muchas cosas pasen en adelante, pero pensando en tu propio seno familiar cómo han vivido la etapa preelectoral hacia esta segunda vuelta?.

-Yo he aprendido mucho  porque siento que la práctica es empezar a conversar y no a convencer. A mí me cuesta un montón porque soy artista y entonces me vuelvo muy pasional y soy muy llorona, entonces cuando me iba dando cuenta de más cosas dentro de mi propia familia, pues tuvimos muchas discusiones y claramente se generan rupturas que uno no espera y que no cree. Recuerdo que alguien me dijo ‘no, no pasa nada, esto esto va a pasar y ya es un presidente más’, y en este momento para mí no es un presidente más y sí pasan cosas, sí despiertan otras otras ganas de vivir y para mí la política son principios éticos que las personas tienen, entonces cuando se choca con eso es bien complicado. Es tener estas conversaciones incómodas que no se tenían antes en almuerzos donde simplemente se iba y se comía y ya, y ahora siento que es un tema que está latente en todos, no solamente en los simpatizantes de Petro sino en los que no son simpatizantes y esa estigmatización que viene también de los medios y que viene hace tanto tiempo todos los días en las noticias, que cuidado con petro, cuidado con Petro, pero qué es lo que tengo que tener cuidado, si nunca gobernó, si nunca lo han dejado gobernar y me hago la primera pregunta ya como individuo político y es cómo que le tienen tanto miedo, qué es lo que ha hecho este hombre que le hacen tenerle tanto miedo. Yo también pasé por ahí, hace unos ocho años que él seguía en carrera política Petro era impensable que llegará hasta donde llegó.

-Y cómo llegó hasta donde llegó entonces?

-Lo que siento es que toda esta campaña electoral ha suscitado unas ganas de estudiar muy profunda la política del país, conocer realmente quién está gobernando, conocer el sistema de pensiones, conocer cómo funciona la economía, conocer un montón de cosas que antes no pasaba y eso ya es un gran logro porque es obvio que el poder nos quiere ignorantes, entonces al ver tantos jóvenes y tanta ola con ganas de saber siento que ahí empieza un verdadero cambio que no es solamente el gobierno de Petro.

-Petro y Francia Márquez pusieron mucho énfasis en el llamado a la pacificación. ¿Puede ser que la violencia histórica en Colombia entre el narcotráfico, las bandas paramilitares, la guerrilla, la violencia propia de las fuerzas oficiales policías y Fuerzas Armadas y esta irrupción de Petro, que ligo  indisolublemente a las protestas que precedieron a la elección, tenga por primera vez una vinculación con la conciencia sobre la enorme desigualdad que hay en Colombia donde las estadísticas dicen que es el segundo país latinoamericano con mayor nivel de desigualdad en el nivel de ingresos?

-En el tema de la violencia no es gratuito que haya ganado toda la periferia del país. Estuve viendo muchas fotos de la gente de los territorios más afectados por la violencia, Petro ganó en toda la periferia del país y en Bogotá. La gran diferencia con estas votaciones fue que esta gran periferia por lo general no vota, la abstención del voto es altísima y en estas votaciones votaron. Hubo una cultura de decir que su voto va a ser el cambio y creo que también por ahí va la esperanza, no? Y con respecto a la violencia, claramente tienen que cambiar cosas, pero también lo que más se tiene que trabajar es el centro de la ciudad, de las ciudades más grandes, en Bogotá, en Medellín, en Cali donde está la cultura del narcotráfico. El otro señor (Rodolfo Hernández) que compitió contra Petro es eso, él representaba esa cultura del narcotráfico, de la mujer al servicio del hombre… por ahí también iba la lucha, no?. Y la verdad es que se nos vienen tiempos todavía más duros con esta victoria de Petro y Francia, porque no va a ser fácil sacar de la mente de la mitad de los colombianos, porque fueron casi la mitad, estamos en un país que está completamente polarizado, que hay que darle voz a estos nadie que menciona Francia tan behementemente que dicen no queremos seguir con esta cultura del nacotráfico. Mucha gente ni siquiera lo ve desde ahí, seguramente si tú le preguntas a una persona que haya votado por Rodolfo ni siquiera sabía cuáles eran las propuestas de Rodolfo, era simplemente ‘Petro nunca’ y es eso lo que toca seguir trabajando y seguir informando desde el amor, como lo dijo Pedro también, la política del amor es lo que va realmente a sacar ese miedo y yo por lo menos ya quiero dejar de vivir con miedo. Vivir con miedo en este país es una cosa de todos los días y creo que la educación es un arma muy fuerte para que entendamos que no somos solo Bogotá y que hay una periferia que está sufriendo esa guerra hace demasiados años y que ese miedo que tú sientes en la ciudad no se compara para nada con el miedo que sienten en ese territorio.

A pura emoción

Rafael Lozina

A su turno, Rafael Lozina, radicado hace nueve años en Colombia, relató su propia experiencia frente al proceso electoral y en una sociedad despolitizada como no lo es su país de origen, la Argentina. “También yo estoy muy emocionado, muy emocionado, porque nosotros (los argentinos) estamos acostumbrados a victorias y derrotas ideológicas que yo viví desde que nací y porque nací ya en democracia, pero acá no ocurre lo mismo. Recuerdo hace 8 años cuando llegué a Bogotá, eran las elecciones entre (Juan Manuel) Santos y (Oscar Iván) Zuluaga, el candidato de Uribe, y me acuerdo que me sombraba cuando hablaba de política con los amigos y amigas de mi misma edad la mayoría o la mitad tenían una actitud muy de nada, de ‘son todos lo mismo’, ‘no, no voy a ir a votar’, ‘he tenido una fiesta’, ‘tengo resaca’, ‘tengo un viaje’. Era un desinterés, un desgano, una aceptación de que son todos iguales y el voto no es obligatorio. Y entonces, hace ocho años, votó un total de 9 millones de colombianos y colombianas, y este domingo solo a Petro votaron 11 millones, y al otro personaje votaron 10 millones y pico, entonces es asombroso ese cambio y eso para mí es un trabajo de hormiga de Petro de llamar a la juventudes, y esto sumado a una olla de presión que tiene, como dijo Francia, 214 años».

“Es muy distinta la historia aquí al resto de los países, son una serie de familias que no pasan de seis que han manejado el país, los medios, la industria, y a eso le sumamos siete bases norteamericanas, las Farc que tenía una relación con las drogas muy cuestionable, los grupos paramilitares y un montón de miles y miles de personas desplazadas, violentadas, asesinadas, calladas, entonces esto que pasó me llena de emoción. Y aunque yo lo sentía como propio en lo personal me mantenía muy al margen desde lo político en las redes porque debo confesar que hasta me ha dado miedo mi abogada de los asuntos migratorios que me dijo ‘relájate con la política’ y yo, pero por qué? Qué pasó? ‘No, no, por las dudas que no te vean ahí como una espinita y te vengan’, entonces para mí fue un alivio de todos los puntos de vista y después que la comunidad artística nos debemos a esas tenciones y a soportar y expresar y a gritar y ser una especie de voz y de ojos de los que no tienen voz ni ojos, entonces para nosotros es muy fuerte y asumimos que ahora más que nunca hay que trabajar porque va a estar muy difícil».

“También hablamos de que el electorado que votó a Petro la gran mayoría es un electorado que piensa, que donde Petro y su equipo equipo lo empiezan a macanear, es un electorado que va a salir a las plazas, que tiene conciencia de lo que votó, que quiere el cambio, que no es el voto eterno que hubo siempre de minorías y de desinterés, ahora sí se viene un cambio, es un antes y un después en la historia del país. Y como latinoamericano lo siento como un tubo de oxígeno que nos dan al resto de los países del continente. Recordemos que este es el país que hace pocos años voto por el no a la paz y el sí a la guerra y eso fue espantoso no porque el pueblo lo decidió, lo fue por tantos años de poder, del manejo de la información, de los votos, fue escandaloso… entonces esto es su nuevo amanecer, se siente un aire distinto, hay muchas esperanzas».

“También hubo mucha gente inclusive cercana a mi que ha votado al otro candidato por miedo, porque es un candidato que nació de la noche de la mañana y que no hay una cuestión ideológica detrás, solamente lo mismo de lo mismo, que representaba el discurso del ‘no la guerrilla’, ‘no Venezuela, no al chavismo, no, no, no’. Gente que considero inteligente y que repetía “no a Petro porque fue guerrillero’, ‘no queremos ser como Cuba’, pero todo dicho desde la ignorancia y el miedo, el miedo porque ‘se van a ir los empresarios colombianos’, y bueno, mi respuesta era yo prefiero irme a dormir con la dignidad de haber querido cambiar que otra vez el muy mal gusto de decir voté a lo mismo. Es un gesto de empatía gigante de los que vivimos en la gran ciudad y vivimos bien con el resto del país que es un país con mayor desplazamiento interno por violencia, mientras que hace unos años se sentía una falta de empatía con toda esa gente como que ‘claro no sé, yo estoy acá’».

“Esperemos ver a los a los líderes latinoamericanos cuando asuma Petro y Francia, una afrodescendiente mujer con la conciencia política que tiene, porque aquí la vicepresidenta actual tiene una imagen completamente distinta»

-Petro sabe que al lado suyo no va a tener una figura decorativa.

-No, claro, y eso fue un poco lo que alivió mucho. Francia le sumó muchos votos, todos sabemos que sin Francia Petro no hubiese llegado porque está muy estigmatizado con la guerrilla en su juventud y la toma del Palacio, sabemos también que tiene una fama de ser soberbio, pero todos sabemos que -lo digo con cariño- donde la negrona esta se le pare o no esté de acuerdo con gente del equipo de él se le va toda la estructura para abajo porque se tiene que encontrar con un país que tiene una estructura de corrupción de cientos de años y tiene una estructura de narcoestado de muchísimas décadas y enfrentarse a eso… mamita!. Yo no me quiero ni imaginar…

Y lo que decía de Francia que a mi que me gusta mucho la historia, sobre todo de los afroamericanos, Petro arranca el discurso el domingo diciendo ‘desde la independencia haitiana’, ya con el primer discurso arranca mencionando al primer país latinoamericano en independizarse y de fuerte presencia de esclavos africanos, y lo hace con esta mujer al lado que tenía ahí sus cuantos afrodescendientes, eso es muy emocionante, eso es volver a otras ideas, a otro humanismo.

 Es muy importante la significación de esta mujer para los pueblos afrodescendientes, una mujer que  viene del Chocó, que es la parte del Pacífico colombiano, que es una parte que en el 2022 tiene solamente dos carreteras para acceder al Chocó completamente olvidado, de extracción en las minerías de la colonia hasta la actualidad, con los puertos donde sale y entra toda la mayor riqueza al país y alrededor están los pueblos más pobres del país, donde hay desplazamientos constantes todo el tiempo, entonces imagínate la esperanza que significó para toda esa gente que hace siglos vive en el mismo lugar.

Aquí estamos, aquí estamos abrazando al continente, sentimos que abrazamos al continente.

-Sin dudas Colombia se convierte en una gran esperanza para todo el continente donde la derecha está dando pelea…

-Nosotros teníamos cierta esperanza porque venimos empujando el carro, pero la verdad, la verdad, Gina estuvo muy convulsionada de emociones estos últimos dos meses. Entonces el domingo ella se puso a armar rompecabezas de 500.000 fichas y yo terminé de almorzar y me fui a hacer una siesta porque hacía frío y lluvia, y dije que sea lo que sea, hasta que sentí a Gina ¡ganamos! ¡ganamos!, estábamos temblando no lo podíamos creer, abrimos las ventanas y escuchamos los gritos, la alegría de la gente, fue muy fuerte, no ha pasado nunca esto, y las veces que estuvieron a un pelito de que pase los han matado, entonces aquí hay una voz y unas lágrimas y una sensación de esperanzas de generaciones.

Gina hablaba de Jaime Garzon que fue un humorista extremadamente inteligente de la década de los 90, una especie de Capussoto, muy inteligente, muy sagaz y tenía un nivel de humor y de carisma tan grande que el tipo lograba juntar en tertulias a la ultraderecha y la izquierda y los guerrilleros en una misma casa, y se dedicaba a liberar rehenes hasta que empezó a joder mucho y lo mataron y con esa muerte fue un montón de jóvenes de los 90 que se murió ahí en ese pensamiento, entonces todo esto revive un montón de cosas que emocionan, emocionan mucho.

2 comentarios en «Con la esperanza ‘embolatada’, Colombia votó futuro»

  • WIlman Reina

    Abrazando al continente Americano! Conmovido y feliz por Colombia. Definitivamente que diapasón de invitados, claridad, lucidez y amor en su análisis y radiografía tan atinada de esa Colombia relegada a los márgenes geopolíticos, dónde a pesar de la infamia en el mundo de hoy, se abre una ventana para ser creativas y libres, para sembrar aún más. Construiremos entre todas ese «vivir sabroso». Chao y en paz descanse el Uribismo. Les abrazo muy fuerte a Mariquita y a Beto; orgulloso de mi gran amigo Rafa y su afortunada y monumental compañía, Gina! . Gracias por este shot de alegría y esperanza a la #la99punto3 y «¡Contala como quieras!

    Respuesta
    • Mariquita Torres

      Nosotros orgullosos de poder dar voz a los nadies, que están empezando a ser los principales protagonistas de la construcción de su historia, desde este rinconcito de la Patria Grande. Muchas Gracias querido Wilman. Abrazo fuerte. Mariquita y Beto.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *