Peña no respondió sobre la recuperación del Urquiza en todo su recorrido

Tampoco vamos en tren

“La línea Urquiza se encuentra en funcionamiento y en un proceso de recuperación después de haber tenido el peor año de su historia en 2015” fue la respuesta del jefe de Gabinete Marcos Peña en el Congreso de la Nación donde este miercoles brindó su primer informe de gestión de 2018.

O el funcionario no entendió la pregunta o ante la falta de respuestas eligió desviarla por un andarivel sobre el que tampoco lo dicho puede ser corroborado.

Entre los anuncios que se hicieron en 2016 sobre las obras a encarar con el Plan Belgrano se aseguró que se empezaría a trabajar para que el Tren Urquiza llegue nuevamente a Posadas. Con ese argumento, los diputados renovadores misioneros le reclamaron a Peña “que para el NEA hubiera tenido un impacto positivo en términos de economías regionales y significará la agilización del transporte de carga, la posibilidad de sacar nuevos productos al resto del país, mejora industrial y social ya que mucha gente podrá volver a viajar por este medio de transporte y llegará a muchos lugares que hace largos años ya estaban olvidados”.

Tiempos de gloria del tren en Posadas.

Enseguida le preguntaron:” ¿por qué este proyecto que quedó plasmado en el presupuesto 2017, en dónde se contempló una inversión de 1500 millones de pesos para iniciar obras, quedó postergado y, en consecuencia, qué otra alternativa le dan al pueblo misionero?”.

Sin referirse en absoluto a la recuperación del Ferrocarril Urquiza como transporte de pasajeros en la Mesopotamia, Peña respondió que “la línea Urquiza se encuentra en funcionamiento y en un proceso de recuperación, después de haber tenido el peor año de su historia en 2015” y que “desde ese momento trabajamos para que los volúmenes transportados aumenten mes a mes y en 2016 y 2017 logramos un gran aumento de toneladas, producto principalmente de las conexiones a desvíos de clientes, como por ejemplo, el de las canteras de piedra de la localidad de Curuzú Cuatia, en la provincia de Corrientes”. Muchos legisladores de Entre Ríos, Corrientes y Misiones no pudieron ocultar su sorpresa por el ninguneo al reclamo del transporte de pasajeros y porque el de cargas está virtualmente paralizado y la infraestructura en total estado de abandono.

Sin embargo, Peña insistió: “actualmente estamos ejecutando obras de mantenimiento en distintos sectores de la traza, con el fin de mejorar la circulación. Al mismo tiempo, nos encontramos en un proceso de gestión de los recursos existentes, tendiente a bajar el déficit” y punto sobre el tema que por estos días está movilizando a poblaciones por donde históricamente pasaba el tren en las tres provincias mesopotámicas.

Doce mil firmas para que vuelva el tren

Contradiciendo al funcionario, legisladores de su mismo espacio político Cambiemos, entre ellos el radical misionero Luis Pastori, la bonaerense Marcela Campagnoli y la entrerriana Alicia Fregonese se comprometieron a ser el canal para presentar al presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó las 12 mil firmas que se juntan con la campaña que se inició  el 3 de marzo y que busca presentar al Congreso un proyecto para que se declare de interés la reactivación del Ferrocarril Urquiza en su ramal Federico Lacroze-Posadas, uniendo así las cuatro provincias argentinas. Las planillas para estampar las firmas están a disposición en las estaciones por donde pasaba el Urquiza en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes y Misiones, se informó en el sitio Rieles Argentinos.

El mismo sitio de noticias ferroviarias, dice que “en caso de ser aprobado el proyecto, los distintos municipios por los que pasa el Ferrocarril Urquiza deberán aportar para despejar las vías de maleza y construcciones ilegales” y recuerda que “las vías deben renovarse casi en su totalidad”.
El abandono del ramal no es difícil constatar. En la estación de Gobernador Virasoro, Corrientes, permanece abandonada desde noviembre de 2011 la formación el Gran Capitán. Desde entonces, ha sufrido dos incendios presuntamente intencionales, se han vandalizado los coches y la locomotora y personas sin techo han vivido dentro del tren por algunos meses”.

Mientras tanto, recientemente el Gobierno nacional informó sobre la renovación parcial de las vías del Urquiza para recuperar el tráfico de cargas de las zonas productivas de la Mesopotamia. Sin embargo, según Rieles Argentinos, “al ser consultadas distintas fuentes del Poder Ejecutivo, afirmaron que los trenes de pasajeros ‘no son prioritarios’ y pusieron énfasis en la creación de rutas aéreas low cost, transporte nada útil para los pueblos y a las ciudades pequeñas del interior del país”.

Lacroze-Lemes, 26 kilómetros

Lo que muchos entendieron de la respuesta que dió Peña al reclamo es que se refería a la traza de 26 killómetros de extensión  del Ferrocarril Urquiza que conecta las terminales Federico Lacroze, en Capital Federal, y General Lemos, en San Miguel, donde finaliza su recorrido.

Las inversiones que de las habló el funcionario podrían ser las que aprobó el Ministerio de Transporte en febrero de 2017 por las que se daba impulso al nuevo “Plan de Nivelación” del tren de pasajeros Urquiza, que circula entre la cabecera porteña de Federico Lacroze y la estación Lemos, en la provincia de Buenos Aires, según informó entonces Ambito.com.

La obra debía estar concluída en 12 meses y la inversión era de casi 580 millones de pesos “en el Ferrocarril General Urquiza, ante la ‘imperiosa necesidad’ de ejecutar obras que mejoren ‘el estado de conservación y mantenimiento de los bienes’ de esa línea, destaca la resolución 60 publicada este martes en el Boletín Oficial”, decía Ambito el 21 de febrero del año pasado.

Desde Posadas

Las obras de recuperación del Ferrocarril Urquiza debían iniciarse en Posadas, en el marco del Plan Belgrano, según informó también en febrero de 2017 el titular del Plan en Misiones Hernán Damiani, quien aseguraba por esos días que “la idea es agilizar el transporte de carga y mejorar la economía local, ya que con la llegada nuevamente del tren estaríamos generando 25 mil puestos de trabajo”.

Desde la empresa Trenes Especiales Argentinos (TEA SA), también habían expresado que es la idea era “muy oportuna” y auguraba “poner en marcha primero el tren de carga y luego de pasajeros”.

La última vez que el tren llegó a Posadas fue en 2012. Por entonces y tras el desmantelamiento del sistema ferroviario en la década de los 90, el servicio era pésimo. La duración de un viaje entre las estaciones de Posadas y de Federico Lacroze, que en los 80 tardaba 18 horas, en los años de agonía llegaron a ser de hasta cinco días.

Un comentario sobre “Tampoco vamos en tren

  • el sábado, 17 noviembre, 2018. Hora 10:29 a las 10:29
    Permalink

    Es importante que las provincia de misiones corrientes y entre rio una fuerzas y trabajen juntos en la recuperacion del urquiza, no solo pidiendo el pasajero de larga distancia si no tambien los servicos de media distancia,.. el tren es trabajo, es social y cultural.. ayuda a reunir a las familias distanciadas y sin duda ayudaria a recuperar culturas perdidas en lo social. Los paises del primer mundo tienen al tren como principal transporte, solo em argentina se piensa primero en los camiones y colectivos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *