Mascotas en cuarentena: cuidadas, ma non troppo

No se justifica realizar estudios diagnósticos en los animales” para detectar si son portadores del virus que desató la pandemia de Covid-19, aseguró el médico veterinario Octavio Estévez.

“No hay ninguna evidencia científica que justifique el temor de que los animales domésticos puedan ser una fuente de transmisión o eventuales peligros potenciales para las personas que conviven con ellos” de contraer el SARS-CoV-2, el tipo de coronavirus causante de la Covid-19, definió el profesional en diálogo con el programa Contala como quieras.

Entrevistado a propósito de la preocupación generada entre muchos dueños de mascotas por la posibilidad de que sus animales también fueran portadores o transmisores del virus que desató la pandemia, Estévez explicó que cuando apareció el nombre genérico de los virus a cuyo grupo pertenece el SARS-CoV-2 “muchos propietarios veían que en las fichas de vacunación de sus animales figuraba que habían sido vacunados contra el coronavirus”, lo que generó confusión y un sinnúmero de consultas.  

“No pasó lo mismo hace algunos años, cuando aparecieron las epidemias de SARS y MERS, porque no se los nombraba tanto como coronavirus. Las publicaciones periodísticas sobre los contados casos de animales que contrajeron el virus que provoca la Covid-19 aumentaron la preocupación”, señaló.

“Los coronavirus son una familia de virus muy amplia y hay enfermedades producidas por los coronavirus que veterinarios y dueños de mascotas conocen desde hace mucho tiempo y no tienen nada que ver” con el SARS-CoV- 2 que está causando esta pandemia.

Aclaró al respecto que los casos en que se detectó material genético de este tipo de coronavirus en animales “han sido escasísimos. Es más: en todos esos casos, de lo que se tiene más evidencia es de que esos animales contrajeron el virus de humanos y no a la inversa”.

“Como pasa con cualquier enfermedad, hallar o aislar un agente patógeno en una especie no implica necesariamente que esa especie pueda ser trascendente en la cadena epidemiológica: en los mecanismos de transmisión o en el peligro de convertirse en un reservorio” del virus, aseguró el veterinario.

Octavio Estévez en La 99.3, el 8 de mayo de 2020

Aunque admitió que “determinados kits de diagnóstico usados para rastrear material genético de este coronavirus podrían utilizarse tanto para animales como para personas, eso no quiere decir que esté justificado ni que sea necesario ni que corresponda hacerlos en animales. Sobre todo, tratándose de un recurso que sigue siendo escaso en todo el mundo, hasta podríamos considerar un desatino que se estén utilizando kits de diagnóstico molecular en animales”, sostuvo.

Y agregó: “En los contadísimos casos en que, por algún motivo epidemiológico, pudiera ser justificado hacer el diagnóstico, tendría que realizarse en concordancia entre las autoridades que estén investigando un caso puntual, por un motivo muy justificado, con los profesionales indicados para realizar la toma de muestra, que son los veterinarios.”

“Si la muestra no la realiza un profesional competente, que en el caso de la manipulación de un animal es un veterinario, el resultado no tiene ningún valor”, insistió. 

Estévez recordó que “el Gobierno nacional elaboró una guía muy minuciosa dirigida a los veterinarios donde se detalla todo esto y se recalca la no necesidad ni justificación de hacer estos análisis en los animales”. En ese sentido, remitió a consultar una reseña que él mismo elaboró en base a las investigaciones y conclusiones de diversos organismos internacionales de probada idoneidad (ver documento adjunto a esta nota).

“Lo más útil y eficaz es adoptar las prácticas de aseo e higiene esenciales. Tomar en cuenta que las mascotas tienen que ser parte del aislamiento social, y por lo tanto no exponerlas a sacarlas más tiempo que el indispensable”, sintetizó como principal consejo.

Finalmente, dejó una indicación relativa a pretendidos cuidados a los animales que hasta pueden convertirse en una amenaza para su salud, como no ponerles ningún tipo de tapaboca: “Los animales, particularmente los perros, necesitan jadear para poder eliminar el exceso de calor, y el ponerles barbijo puede dificultarles eso y generarles un problema de salud.”

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL COVID19 Y LOS ANIMALES DE COMPAÑÍA

José Octavio Estévez (Médico Veterinario. MP: 104. Consejo Profesional de Médicos Veterinarios de Misiones)

“Los animales de compañía no son una amenaza durante la pandemia del nuevo coronavirus, alertan expertos”

 (LA COVID-19 – COMUNICADO CONJUNTO SOBRE EL NUEVO CORONAVIRUS Y LOS PERROS Y GATOS (OMS/OPS))

Desde que en enero de este año apareció esta nueva enfermedad que muy rápidamente y de manera inusitada se convirtió en una pandemia, se han suscitado también muy temprano muchas dudas respecto al papel que podrían desempeñar los animales de compañía principalmente los perros y los gatos, en la difusión y mantenimiento de esta virosis.

Lo primero que se debería decir para aclarar es que los Coronavirus son una familia de virus que se encuentra ampliamente distribuida entre el ser humano y muchas especies animales produciendo diversas enfermedades conocidas ya hace tiempo en humanos, perros, bovinos, gatos, etc. Los veterinarios -e incluso muchos propietarios- estamos familiarizados con la Coronavirosis intestinal de los perros o la Peritonitis Infecciosa Felina, también producidas por virus de esta familia.  

Hechas estas aclaraciones preliminares, es importante saber que si bien con una enfermedad de tan reciente aparición existen muchas más dudas que certezas, toda la información científica existente hasta la fecha no muestra evidencia de que nuestros animales de compañía puedan representar un peligro adicional de contagio para sus propietarios o ser portadores del SARS-Cov2.

A lo largo del tiempo transcurrido desde que se detectara esta enfermedad, en diciembre de 2019, los casos que fueron fehacientemente comprobados (más allá de otros aún no suficientemente confirmados) han sido el de 2 perros y un gato en Hong Kong, un gato en Bélgica, dos en Nueva York, así como el conocido caso de un tigre en el zoológico del Bronx en la misma ciudad. En todos estos casos se logró aislar el virus y toda la evidencia sugiere que en realidad estos animales podrían haber sido contagiados de humanos y no lo contrario. Particularmente en el caso de los perros, existe aún más evidencia de que el virus no tendría capacidad de multiplicarse eficientemente y en el caso del gato, si bien la situación parece ser algo diferente en cuanto a su posibilidad para permitir el desarrollo viral, tampoco hasta ahora hay evidencia de que exista un peligro adicional para los propietarios.

Basándose en toda esta información, varias organizaciones científicas como la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (American Veterinary Medical Association ), el Centro de Control de Enfermedades (Center for Disease Control) ambos de EEUU,  la OMS (Organización Mundial de la Salud) junto con la OPS (Organización Panamericana de la Salud), la WSAVA (Asociación Mundial de Veterinarios de Animales de Compañía) e igualmente el Gobierno Nacional a través de un material específicamente dirigido hacia la comunidad veterinaria, coinciden en destacar estos puntos y recalcan que los animales no necesitan ser testeados para Coronavirus responsable del COVID19, salvo situaciones excepcionales tales como animales en contacto con humanos con diagnóstico de COVID19 y  que pudieran presentar una sintomatología compatible y a los que en primer lugar se hubieran descartado otras causas de enfermedades virales respiratorias (que son particularmente frecuentes y variadas sobre todo en el gato), es decir en situaciones absolutamente excepcionales.

Laboratorios privados especializados en materiales y equipamiento diagnóstico veterinario y referentes en ese sentido en la comunidad científica tales como el Laboratorio IDEXX (EEUU) también han venido y vienen realizando miles de  muestreos sobre las poblaciones caninas y felinas sin que se hayan detectado a la fecha otros casos positivos además de los citados más arriba.

A modo de conclusión podemos decir que:

  • El consenso científico indica que a la fecha no existe evidencia de que nuestros animales domésticos representen un peligro adicional en el marco de la actual pandemia.
  • Esto se debe destacar para desalentar actitudes como el abandono o la eutanasia de animales, cosa que nuestra comunidad ya ha experimentado lamentablemente en su momento con la aparición de la leishmaniosis canina en nuestra región.
  • Igualmente se debe recalcar que no está justificado ni es necesario realizar muestreos diagnósticos para Virus SARS-COV 2 en los animales domésticos en base a lo anteriormente desarrollado.
  • En los casos extremadamente excepcionales en los que fuera necesario realizar por algún motivo científicamente fundado un examen a algún animal para este o cualquier otro agente patógeno, sólo los veterinarios son los profesionales habilitados para realizar las correspondientes tomas de muestras siguiendo los adecuados protocolos de manejo de los animales y manipulación de las muestras hasta la remisión a los correspondientes laboratorios. Claramente que tratándose de casos excepcionales es lógico remarcar que este tipo de estudios debería hacerse con el conocimiento y en consonancia, con las autoridades oficiales encargadas del tema.
  • Una vez más no está de más insistir que las principales herramientas para prevenir los contagios incluyen las medidas de distanciamiento social y las prácticas higiénicas individuales, sistemáticas y regulares así como el aseo de los ambientes y nuestros animales.

Se adjuntan a estos comentarios la bibliografía y fuentes que respaldan todo lo desarrollado.

  • COVID19 : Recomendaciones para personas de profesión veterinaria. Ministerio de Salud. Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *