Jujuy, colapsada y sin respuestas ante la pandemia

Libertador General San Martín, cabecera del departamento Ledesma, refleja el punto más crítico de la pandemia en la provincia de Jujuy: allí “la gente está muriendo en las casas, porque no hay dónde atenderlos, porque no hay respuesta del sistema sanitario”, reveló el periodista Sebastián Abraham.

Entrevistado en el programa Contala como quieras, el ex director de Radio Nacional de San Salvador de Jujuy describió un escenario alarmante, con “el sistema sanitario totalmente desbordado”, un enorme déficit de recursos humanos que ya ha quedado evidenciado con el envío de veinte médicos de refuerzo dispuesto desde el Ministerio de Salud de la Nación y cuatro focos en el interior provincial, donde se producen situaciones de extrema gravedad por falta de instituciones donde las personas que contrajeron el coronavirus no encuentran dónde atenderse.

Abraham citó la definición de un prestigioso infectólogo, el doctor Carlos Remondegui, quien días atrás sentenció: “Cuando las decisiones las toma la política y no la ciencia pasan cosas como ésta”, le dijo en una entrevista el jefe del Servicio de Infectología y Medicina Tropical del Hospital San Roque, de la capital provincial.

Remondegui, quien “no forma parte del Comité Operativo de Emergencia, porque no fue convocado” por el gobernador Gerardo Morales, apuntó así a la responsabilidad de las autoridades provinciales por la explosión de la pandemia en Jujuy, cuyas estadísticas muestran una curva ascendente de personas infectadas que ya superó los 3.300 casos positivos.

El periodista apuntó a la excesiva confianza con que se habilitaron la mayoría de las actividades, y citó al respecto un caso que está bajo investigación judicial: dos policías que integraban una comitiva oficial que en junio pasado se trasladó a la ciudad fronteriza de La Quiaca y habrían cruzado ilegalmente a territorio boliviano, donde se habrían infectado.

Sebastián Abraham en La 99.3, el 7 de agosto de 2020

De acuerdo con las sospechas, que incluso generaron la denuncia del propio gobernador Morales contra esos efectivos, lo habrían hecho para comprar hojas de coca (un producto de consumo habitual en toda la región y que en la provincia se ha encarecido enormemente) y, una vez retornados a la provincia, no habrían respetado ningún protocolo y así serían los responsables de los primeros contagios, ya que tuvieron contacto con centenares de personas sin tomar ninguna precaución.

Abraham apuntó además a “la distinta vara” con que el Gobierno provincial sanciona a los responsables de no respetar los protocolos: “Llama la atención que el Gobierno provincial ha multado y hasta iniciado acción penal contra la minera Exar (cercana a la localidad de Susques, en el Oeste de la provincia) por incumplimiento de protocolo, y en cambio no toma ninguna medida contra la empresa Ledesma, entre cuyo personal ya se registran ocho personas muertas y más de 250 casos”, dijo.

Si bien consideró que el sistema sanitario jujeño arrastra carencias desde hace muchos años, Abraham aseguró que ese cuadro “se profundizó en los cuatro años de gobierno que lleva Morales”, durante los cuales incluso “se logró abortar un intento por privatizar los servicios hospitalarios”.

Las urgencias por generar recursos económicos generan presiones del empresariado por retomar las actividades productivas y comerciales, “porque la situación es muy difícil”, y a la par el sistema sanitario “está pendiendo de un hilo”, concluyó Abraham.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: