Del 6 al 12/3

Un reproche al presidente “progresista”

Semana a semana el periodista y escritor Hugo Muleiro repasa con detenimiento las columnas de opinión y análisis de los principales medios gráficos de mayor alcance nacional en tanto hegemónicos.

 

 

Muleiro es columnista del programa Contala como quieras de La 99.3, donde cada lunes, a las 8, contextualiza y analiza esas opiniones hegemónicas y pone de relieve de qué no se habla en ellas.

La 99.3 comparte con sus audiencias las intervenciones de Muleiro en las redes sociales y su síntesis en la columna que prestigia este medio.

Macri es progresista (11/3/18)

Macri es progresista, dictaminan desde hace varios días los editorialistas y opinadores de la prensa oficialista: levanta las banderas del feminismo, hace las propuestas que nadie se atrevió a hacer, principalmente Ella, CFK. Acusan al kirchnerismo y a la izquierda de tratar de usar políticamente la gigantesca concentración del jueves, para un tema que no debería ser partidario. Pero a renglón siguiente dicen que es Macri, como tecleó Blanck el jueves en Clarín, quien lleva adelante una “robusta agenda de género”.
El viernes en Clarín, Miri lamenta que en las consignas de la manifestación no hayan reconocido que es el macrismo el que está “generando un cambio”. Parece que la casta en el poder hubiera deseado que la multitud cantara únicamente “sí se puede”.
Menos burdo y en su papel de chico malo, Carlos Pagni en La Nación atribuye las iniciativas “feministas” de Macri a puro oportunismo: quiere revertir la idea de que “gobierna para ricos”.
También se le atribuye a este afán de “giro progresista” la supuesta pelea con los industriales de la UIA. Pero los columnistas no digieren esta táctica con tanta comodidad, más bien se atreven a deslizar unos llamados de atención, todos muy tímidos y cautelosos con la excepción de Bonelli El Tedible, en Clarín el viernes: está en desacuerdo con que Macri culpe a los empresarios por la inflación, dice que eso es usar “ideas cristinistas”, o sea casi para la pena de muerte.
Hoy domingo Morales Solá sigue esta línea: descubre que no hay buenas señales de la economía -obvio, sin responsabilizar al gobierno, sino que cita factores fortuitos como el proteccionismo de Trump o la sequía-. Esto dificulta la necesidad macrista de un cambio de clima, que quiere propiciar poniendo fin a los tarifazos, dice, para lanzar la reelección cuando termine el Mundial. Para esa finalidad, el oficialismo volverá a atacar a Cristina cada vez que lo necesite. Y aquí la línea de fondo respecto de los industriales, como llamado a mantener unida a la clase en el poder: Es que no hay “paradoja más extraña que un presidente Macri enfrentado con los empresarios. Ese combate es definitivamente inútil”.
Y también hoy, Kirchsbaum, en Clarín, dice que en la reunión de mañana habrá “armisticio” con la UIA. Porque el macrismo necesita que la “gente” perciba una mejora económica. Y, en esto, el “enojo” con la UIA no le sirve a Macri, que necesita que los empresarios inviertan.
En fin, reclamo de respetar a los propios: tiremos juntos es el mensaje. Un clasismo pro oficialista que, por cuerda separada, los diarios confirman una vez más en un blindaje total del asesinato de un pibe pobre en Tucumán, a manos de la policía. Ninguno de los diarios que trabajan para el gobierno mencionaron el tema en tapa, en todos estos días. En las versiones en línea, mantuvieron oculto el tema y recién hoy le dan un poco más de espacio, pero sobre todo para presentar al asesinado prácticamente como Don Corleone.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *