«Eran niñas y fueron asesinadas»

“A mi hija y a mi sobrina las ejecutaron el 2 de septiembre y en apenas dos horas las enterraron en una fosa común en cajas de cartón”. Así comenzó el relato de Miriam Villalba, madre de María del Carmen y tía de Lilian Mariana, ambas de 11 años de edad, asesinadas en Yby Yaú, Concepción, Paraguay por las Fuerzas de Tareas Conjuntas del estado de ese país.

(Foto Marcos Otaño)
Miriam Villalba en La 99.3

Las niñas, ambas argentinas, nacidas en la localidad de Clorinda (Formosa) y residentes en Puerto Rico (Misiones), viajaron en noviembre de 2019 a Paraguay a conocer a sus padres, ambos dirigentes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Finalmente, no pudieron regresar a la Argentina por el cierre de las fronteras tras la declaración de cuarentena por la pandemia  en ambos países.

En la Plaza 9 de Julio, Posadas
(Foto Marcos Otaño)

“Yo no supe enseguida lo que les pasó a las niñas porque ese día la prensa paraguaya especuló con la información diciendo que se trataba de personas mayores de edad·, contó Villalba en el programa Contala como quieras de La 99.3.

“Operativo exitoso”

El presidente paraguayo Mario Abdo Benítez publicó en su cuenta de twitter “Hemos tenido un operativo exitoso en contra del EPP. Luego de un enfrentamiento, dos integrantes de este grupo armado han sido abatidos”. Los “abatidos” resultaron ser las niñas María del Carmen y Lilian Mariana, a quienes la versión oficial pretendió adjudicarles la condición de integrantes del EPP y aseguró que se trataba de dos jóvenes de 18 años de edad.

“El presidente Abdo Benítez se fue hasta el campamento para decir desde allí que fue un operativo exitoso y para inculpar a dos niñas”, pero” lo que ocurrió allí fue un operativo impresionante para ejecutar a dos niñas indefensas”, subrayó Villalba.

“Al día siguiente (del asesinato) comenzaron a cambiar las versiones y yo me enteré que eran ellas, a quienes ejecutaron y a las dos horas ya las enterraron en una fosa común en cajas de cartón”, prosiguió y añadió que “después de una larga lucha nos entregaron los cuerpitos y estamos seguros que a mi hijita la tomaron con vida y la torturaron, por eso estamos pidiendo que el Equipo Argentino de Antropología Forense se traslade a Paraguay para hacer una nueva autopsia porque nosotros no confiamos en el Gobierno ni en los médicos paraguayos”.

La mujer aseguró que las niñas nacieron en Formosa “porque venimos huyendo del gobierno paraguayo. Nuestra familia tiene una historia larga de persecución en el Paraguay, nunca estábamos tranquilas, fueron allanamientos, acosos, iban a sacarles fotos a los criaturas a la escuela, por esa razón nosotros tuvimos que salir huyendo de nuestro país hacia Clorinda y allí nacieron Miriam y María”, contó y agregó que en la localidad formoseña “tuvimos otra desgracia porque estábamos cerquita de Paraguay y mataron a un sobrinito de 12 años. Él siempre me decía ‘tía pasa por acá la patrulla paraguaya’ y un día, en un hecho muy confuso lo mataron. Y por eso salimos de Clorinda y vinimos a Misiones. Hace 11 años que estamos acá”.

Miriam Villalba reiteró que no pertenece al EPP, pero admitió que los padres de las niñas asesinadas son dirigentes de esa organización y por esa razón no conocían a sus hijas, quienes como el resto de la familia, vivían en la Argentina desde hace más de una década.

“Las niñas se fueron en noviembre a Paraguay para conocer a sus papás que militan en el EPP. Y quedaron atrapadas allá por la pandemia y el cierre de las fronteras y no pudieron volver”, admitió Villalba.

“Yo tengo hermanos que forman parte del grupo guerrillero pero el gobierno se ensaña con toda la familia sin importarle si la familia adhiere a la militancia o no. Yo no puedo hablar mucho del EPP porque no formo parte y no conozco”, remarcó.

El apoyo en Posadas

Minutos después del diálogo con La 99.3, la joven madre se reunió este lunes 7 de septiembre con Graciela Leyes, ministra  de Derechos Humanos de Misiones, y con el cónsul paraguayo en Posadas Rolando Goiburú, participó de una manifestación en la Plaza 9 de Julio en apoyo a su reclamo y en repudio al asesinato de las niñas y ofreció una conferencia de prensa.

“Queremos hacernos conocer y que sepan que estamos acá y nuestra preocupación por los niños que tenemos acá y porque el gobierno paraguayo está haciendo una campaña muy sucia en contra nuestra”, explicó al tiempo que manifestó su agradecimiento a la Cancillería Argentina, al embajador y al cónsul argentinos en Paraguay Oscar Domingo Peppo y Alejandro Herrero respectivamente, a su abogada Daisy Irala, a las organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales porque “por todo ese apoyo conseguimos la exhumación de los cuerpitos porque ellos creyeron que nadie iba a reclamar por las dos niñas y por eso quemaron todas las evidencias”.

Tanto la Cancillería argentina como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos demandaron al gobierno paraguayo un urgente esclarecimiento del hecho.

La madre de María del Carmén contó también que “cuando se hizo la exhumación de los cuerpitos se las llevó a la morgue y el equipo médico forense de la fiscalía, en quienes no confiamos porque son todo lo mismo, no pudieron sostener que eran chicas de 18 años como dijeron las autoridades”, e insistió en que “lo que les hicieron se podrá saber con un estudio objetivo que pide la familia y por eso pedimos la intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense a través de la Cancillería y en consulado que se portaron muy bien con la familia y no tengo palabras para agradecer porque en Paraguay podemos pedir todo lo que quiera pero nadie hace caso y más si sos una familia pobre, campesina y no tenés ninguna afinidad con el gobierno de turno”.

Aunque en un primer momento la familia reclamaba la repatriación de los cuerpos de María del Cármen y Lilian Mariana, la mujer aclaró que “sobre la repatriación la familia decidió dejarlas allá en Paraguay porque en San Pedro hubo una movilización de más de 400 mujeres campesinas, madres de familia, que nos pidieron encarecidamente que dejemos a las niñas allí porque dicen ‘son nuestras mártires y no queremos que las lleven de acá’, y allá también están los padres que nos las conocían y también nos pidieron que las dejemos allí porque ‘ustedes las tuvieron en vida, déjenlas acá ahora’, y por eso suspendimos el pedido de repatriación de sus cuerpitos”.

Por la decisión de no exigir la repatriación de los restos de las niñas la familia pide que las actuaciones del Equipo de Antropología se hagan en territorio paraguayo “y por eso apelamos a la Cancillería para que nos ayude con esto”.

La abuela de Maria y Lilian

Mariana de Jesús Ayala López es paraguaya, tiene 76 años y es la abuela de María Carmen y Lilian Mariana. Vive en Puerto Rico, Misiones, y allí conversó con el Equipo Misionero de Derechos Humanos, Justicia y Género, desde donde repudiaron «la ejecución de las dos niñas argentinas, en un supuesto operativo de las Fuerzas de Tareas Conjuntas en Yby Yaú, Concepción, Paraguay».

Mariana de Jesús Ayala López

Periodistas aclaran

A raíz de los titulares del diario Ultima Hora del Paraguay, que el jueves 3 de septiembre ratificaba la versión oficial de los episodios en los que fueron asesinadas las niñas argentinas, los y las periodistas de ese medio emitieron un comunicado en el que expresan textualmente:

Las y los periodistas del diario Última Hora manifestamos nuestra preocupación y desacuerdo con el sesgo informativo y de tinte oficialista que una vez más se observa en el medio desde que asumió el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, hijo del exsecretario del dictador Alfredo Stroessner, con respecto a la tapa del día 3 de setiembre del 2020, que dice cuanto sigue: “Golpe del Gobierno al EPP. FTC atacó campamento y abatió a dos mujeres”.

A nuestro criterio, el titular se alineó al discurso del mandatario que calificó de “exitoso” el operativo que terminó con la muerte de dos personas, que además resultaron ser menores de edad.

Repudiamos que ya contando con este dato, el medio prefirió ignorar los procedimientos que deben tenerse en cuenta en cumplimiento de los tratados internacionales y leyes nacionales sobre los derechos del niño, niña y adolescente.

Además, dejamos en claro que seguimos apegados a nuestro Código de Ética, el cual se fundamenta en la responsabilidad social, el compromiso con la verdad y la independencia frente a los gobiernos.

Un comentario sobre “«Eran niñas y fueron asesinadas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *