Chomsky urge a comprometerse ante el peligro de «extinción» que generan las fuerzas reaccionarias

La amenaza de una guerra nuclear, la catástrofe ecológica y la destrucción de la democracia, desde la mirada de Noam Chomsky, conforman una “confluencia de distintas crisis muy fuertes” que han puesto a la especie humana “a cinco (minutos) de la medianoche, de la extinción”, frente a lo cual “la Internacional Progresista (IP) tiene un papel crucial para determinar qué curso va a seguir la historia».

La intervención del lingüista, politólogo y activo militante contra el neocapitalismo fue el punto de mayor atracción en la primera cumbre que desarrolló en forma virtual la IP entre el viernes y este último domingo, que también reunió a figuras de la talla de Naomi Klein y Yanis Varoufakis.

“Internacionalismo o extinción” fue la consigna con que la IP, una organización que reúne a más de 60 instituciones de todo el mundo, inauguró su cumbre para “actuar con rapidez y decisión, ya que la pandemia ha acelerado la crisis de la democracia, el clima y la desigualdad económica”.

Formada por iniciativa de líderes como el dirigente demócrata estadounidense Bernie Sanders y el ex ministro de Economía griego Varoufakis, la IP reúne a sindicatos, partidos políticos, ONGs y movimientos sociales de todo el mundo reunidos para fomentar la unión y movilización conjunta ante el avance del autoritarismo y como alternativa al modelo neoliberal impuesto por el nuevo capitalismo.

«No entremos en pánico ahora y actuemos en función de esto. Las crisis que estamos enfrentando en este momento único son internacionales. Las catástrofes ambientales, la guerra nuclear, la pandemia… ninguno de estos peligros tiene frontera. Puede haber diferencias entre países, pero hay troncos comunes», sostuvo Chomsky.

En este contexto, destacó que la IP surgió para oponerse a la «otra internacional», la reaccionaria, encarnada en figuras como el presidente de EE.UU., Donald Trump, la del brasileño Jair Bolsonaro, «los dictadores del Golfo» Abdel Fatah al Sisie (Egipto) y Benjamin Netanyahu (Israel) y los líderes de la India, Narendra Modi, y Hungría, Viktor Orbán.

Cada una de esas dos internacionales entre las que se dirime el futuro del planeta y de la civilización humana “es una representación de las fuerzas sociales en juego. Son una imagen de los mundos que podrían emerger después de la pandemia. Una quiere construir una versión aún más dura del neoliberalismo, aumentar la vigilancia y el control; la otra está buscando cómo construir un mundo en paz y justo, con un buen manejo de los recursos dedicados a servir a los intereses de los seres humanos, en vez de a los de una minoría. A nivel global podemos ver estas interacciones: no es una exageración decir que el futuro de la experiencia humana depende del resultado de esta batalla que se está dando en este momento», enfatizó el lingüista.

Respecto de lo que considera las tres amenazas emergentes para la civilización (guerra nuclear, catástrofe ecológica y destrucción de la democracia), Chomsky señaló que “han ido en aumento gracias a las políticas de Trump: ha ido desmoronando las políticas de control de las armas y desarrollado armas más peligrosas; ha disminuido las protecciones contra las amenazas de una guerra nuclear. Se ha dedicado a destruir el medio ambiente y cualquier sustento de la vida”. 

Y con relación a las amenazas para el sistema democrático, recordó que el jefe de la Casa Blanca “empezó a decir que si no le gusta el resultado de las elecciones (del próximo 3 de noviembre) no va a dejar su puesto. Es una amenaza directa«, alertó.

Si bien «la jefatura militar (estadounidense) publicó una carta en la que recordó su deber constitucional de sacar del poder a un presidente que no quisiera dejarlo», Chomsky llamó a estar atento a lo que definió como unidades paramilitares, «que se han ido repartiendo en el país para asustar a la población».

«En ausencia de una victoria de Trump muy clara hay riesgos inminentes de guerra civil (en EE.UU.). Son palabras fuertes, que no habíamos escuchado nunca en voces públicas. No lo digo yo; lo dicen otras personas. Mucha gente tiene ese miedo. Nada de este estilo había pasado en la compleja historia de la democracia parlamentaria. La megalomanía que domina el mundo, la de Trump, para él ya no es suficiente”, advirtió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *