lunes, julio 22, 2024
MisionesPrincipales

Peloncho: «¿Por qué no te hacés echar por Rovira?»

“Soy responsable de haber acompañado eso”, asume Héctor “Peloncho” Escobar cuando se le recuerda que el Frente Renovador jugó la “boleta corta” en las elecciones de 2019 y que inicialmente presentó a Mauricio Macri y a Alberto Fernández como ofertas indistintas para el interés de los misioneros.

“Fue un pecado”, sentencia al volver a agosto de 2016, cuando su voto formó parte de la mayoría renovadora en la Legislatura provincial que, junto al bloque de Cambiemos, rechazó un proyecto para repudiar la orden de detención contra Hebe de Bonafini que había emitido el juez Marcelo Martínez de Giorgi en la causa “Sueños compartidos”.

Y aunque defiende sin grietas sus distintas responsabilidades de gobierno tanto en el Ejecutivo como en la Legislatura y hasta reivindica el liderazgo de Carlos Rovira por «haber definido a los derechos humanos como política de Estado para la provincia», por momentos se lo escucha en otro tiempo verbal, como si aquella responsabilidad o aquel pecado lo empujaran a corregir decisiones: “Fue una experiencia muy larga, de más de veinte años”, se le escapa, en pretérito indefinido.

Héctor «Peloncho» Escobar en La 99.3, el 18 de marzo de 2021.

El lunes próximo se presentará el libro “Los juicios por delitos de lesa humanidad en Misiones”, un trabajo elaborado por el Consejo Consultivo Honorario de Políticas Públicas de Derechos Humanos Integrales, del cual Escobar es coordinador. Otras partes de su pasado, como aquellas que lo tuvieron como detenido desaparecido en la noche de la dictadura genocida o como constante batallador en defensa de la memoria, la verdad y la justicia, le han otorgado esa responsabilidad desde su actual cargo en el Gobierno.

A días de que se presente ese resultado de su actual gestión en el Ministerio de Derechos Humanos misionero Peloncho dialogó con Mariquita Torres y Beto Zeppa en el programa Contala como quieras y repasó esos «más de veinte años» de responsabilidades asumidas desde el espacio que conduce Rovira.

De sus ocho años como subsecretario de Acción Social recuerda “una convivencia muy difícil” con su superior, el entonces ministro Joaquín Losada, de parte de quien sintió “una desconfianza” que él no merecía. “Se equivocó conmigo”, dice sobre el que después fue intendente posadeño.

Sobre su mandato como diputado provincial, coincidente con los años de convivencia del gobierno renovador con la gestión nacional de Cambiemos, Escobar aclara que cuando el frente gobernante presentó la boleta de Mauricio Macri como una opción equiparable a la de Alberto Fernández y Cristina Kirchner él planteó en el bloque oficialista que aquello “contradecía absolutamente lo que referenciaba a la Renovación en cuanto a derechos humanos”.

Evoca entonces que ya en 2016, cuando orgánicamente, dentro del espacio de la bancada renovadora, él planteaba objeciones al acompañamiento provincial a las polìticas de Macri, fue tentado por dos compañeros de bloque (a los que «no puedo nombrar”) a pegar el portazo. En un caso, contó, le sugirieron “que formara un bloque unipersonal”; en el otro, le dijeron: “’¿Por qué no te hacés echar por Rovira?’”. Y comentó: “Los propios compañeros que me reclamaban eso siguen recibiendo ciertos respaldos institucionales y no sé qué más.”

“Rovira te ofrece algo. Como cualquiera que conduce un espacio muy grande como es la Renovación, te propone, te sugiere», y en cada dirigente queda la posibilidad de ejecutar en el área que le corresponda las políticas que considere necesarias desde la gestión de gobierno.

«La responsabilidad nuestra, de cada uno, siempre fue, desde el espacio que te pudiste haber ganado, desarrollar todo lo que puedas con toda tu capacidad y tu convicción», asume, y enfatiza: «La persona que más rescato, en realidad, es Rovira. Es él el que concibe toda la política, la estrategia. Si algo rescato, y lo voy a seguir diciendo en los tiempos que vienen, es todo el aporte que hizo desde la creación de la Subsecretaría de Derechos Humanos, una de las primeras tres o cuatro que hubo en el país.»

El Consejo que actualmente coordina vuelve a ponerlo en trances difíciles. La relación con la ministra Graciela “Chela” Leyes y con su esposo, el hasta hace poco director de Asuntos Guaraníes Arnulfo “Micky” Verón, a quien considera un asesor clave en la gestión, no podría ser peor: “Ellos asumieron una postura absolutamente negacionista con respecto a las políticas de memoria, verdad y justicia”, afirma.

Se siente dentro de “un espacio que en lugar de defender los derechos humanos promueve otro tipo de cosas”, y la relación con la ministra, de quien incluso reivindica su pasado de cárcel y persecución, al igual que el de toda su familia, “no tiene solución, porque no hay un gesto de solidaridad. Ni siquiera ante un ACV (accidente cerebro vascular, como el) que tuve hace tres meses, hubo un llamado. Eso es aberrante desde cualquier punto de vista”, sostiene.

No estoy seguro de cómo se sigue para adelante. Yo conviví con lo del macrismo, y con algunas leyes” que la Renovación apoyó, dice Escobar, y lo acepta “no para justificar, pero sí para explicar” como parte de un tablero político en el que “había una extorsión, un chantaje por parte de Macri a todas las provincias, y por tanto a todos los intendentes, para exigir un apoyo en sus propuestas”.

“Si uno pretende antagonizar eso, hay que retirarse”, evalúa. Y asegura: “Puedo renunciar a lo que sea de mis actividades cotidianas. A lo que no voy a renunciar es a la militancia política.”

Colaborá con Nosotros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *