domingo, julio 21, 2024
Entrevistas

De compañía y afectivos, animales que conviven con nuestras familias

«Ya no nos gusta hablar de animales domésticos ni animales pequeños como se le dice normalmente a los perros, gatos y afines, sino de animales de compañí­a, animales afectivos que creo que son pilares fundamentales en la familia hoy en dí­a. Por eso este dí­a es tan importante, porque además estamos apelando no solo a la sensibilidad sino a la responsabilidad de la gente en que tener un animal no es simplemente tener un juguete para los niños, un animal es una responsabilidad enorme. Inclusive dejamos de usar el término propietario y llamamos tutores responsables porque realmente un animal no tiene un dueño tiene un tutor, alguien que simplemente tiene que velar por él, asi­ como de un niño los padres son los tutores y tienen que cuidarlos».

Cecilia Nevot, médica veterinaria, en La 99.3 el 29 de abril de 2022

En esos términos inició el diálogo la veterinaria Cecilia Nevot en el programa Contala como quieras, en La 99.3, este 29 de abril, Día del Animal en la Argentina en conmemoración del fallecimiento de Ignacio Lucas Albarracín, un abogado de fines del siglo 19 que fue el gran pionero en el país en la lucha por los derechos de los animales. «Hay muchos otros dí­as del animal en el mundo pero lo más importante, como la gente lo tiene internalizado, es que en ese día se hable de lo importante que es que se hable de los animales que nos acompañan diariamente».

Cecilia Nevot

«La salud nuestra está muy ligada a la salud animal y al ambiente.Ese concepto de una salud que se habla tanto ahora y que parece que fuera una cosa abstracta es totalmente real y nosotros como médicos veterinarios lo vivimos a diario. La salud humana, la salud animal y la salud ambiental están interrelacionadas y por eso decimos que el animal es un ser con derechos y con obligaciones», apuntó Nevot quien comparte la Veterinaria del Oeste, de Posadas, con su esposo Octavio Estevez.

Sobre los animales recomendados y los que no lo son para ser convivir con ellos en los hogares, señaló que los animales silvestres están prohíbidos en los hogares, aunque todavía se ve gente que tiene monos o víboras, y hay ciertos animales que no son de la zona que se pueden tener, como algunos casos de reptiles, pero en realidad nosotros como determinantes siempre recomendamos, sobre todo cuando hay niños en la casa, que la relación con un mamí­fero, que en este caso serí­a un perro o un gato que es lo más común, es la relación más interesante que puede tener un niño», y añadió que «decimos que ni se les ocurra tener erizos, que ahora están muy de moda porque son exóticos y se permiten tener pero en realidad la interrelación con todos estos animales es tan compleja, las enfermedades de ellos son tan complejas, las vidas son tan cortas, inclusive hasta un conejo doméstico es un animal que por ahí­ vive dos o tres años y para tenerlo en una familia también es una situación muy compleja porque es muy doloroso cuando se muere este animal», e insistió en que «nosotros siempre, como médicos veterinarios, recomendamos a cualquier padre o madre que está buscando un animal para compartir la vida de su hijo que apunte a los perros y los gatos, que tenemos variedades infinitas de animales mestizos de todo tipo y color y que están necesitando adopción»

Acerca de las adopciones de perros y gatos, la profesional insistió en que «siempre fomentamos la adopción responsable y tratar de comprar lo menos posible. Es un poco una cuestión filosófica e ideológica, pero por supuesto que entendemos que hay gente que le gustan los animales de raza que puede comprar y están totalmente habilitados, pero siempre tratamos de fomentar que habiendo tantos animales en adopción y tanto abandono de animales uno adoptando un animal hace una obra muy importante y le enseña en este caso a los niños que uno puede realmente ayudar a alguien que lo está necesitando, en este caso es un perro o un gato abandonado. Lamentablemente en nuestra ciudad es muy común ver animales callejeros o deambuladores que en realidad no son callejeros porque quieren sino porque muchos tienen dueños que lo dejan fuera de sus casas», y en ese sentido dijo que «hay queo fomentar que el patio de las casas no es la ciudad, el patio de las casas es el patio y uno no tiene que dejar que sus animales anden sueltos porque son peligrosos para otros, para la comunidad y para para ellos mismos».

Consultada sobre la relación entre las crisis económicas y los animales de compañía abandonados en las calles, Nevot respondió «sí,­ hay una relación, pero también tiene que ver con que la gente no está educada para entender que un animal no se lo tiene porque sí, uno tiene que elegir tener un animal, si no puede mantener 10 perros no tiene que tener 10 perros tiene que tener dos o tiene que tener uno, pero lamentablemente está la tendencia a tener acumular animales a tener un montón de animales a no hacer la esterilización del caso y así los animales se reproducen, quedan en las casas o son dados en adopción o los dejan tirados en cualquier lugar».

Respecto de los animales dispuestos para terapias en algunas patologías humanas, Nevot apuntó que «eso es lo que se llama zooterapia. Los caballos, los gatos, los perros se usan mucho para zooterapia, para terapias de apoyo para ancianos, para niños con diferentes discapacidades, más allá de que el caballo es un animal de trabajo se ha descubierto que la relación con los humanos y sobre todo la gente que tiene alguna alguna deficiencia es sumamente importante y lo mismo con perros y gatos que se se los usan mucho en zooterapia, porque realmente para el apoyo de ancianos en los geriátricos y para los niños con discapacidades los animales son muy afectivos, por eso nos gusta tanto el término afectivo que se usa en Cuba y que nosotros hicimos adoptarlo pero no pegó en la Argentina lamentablemente».

Nevot ratificó que «los animales tienen sentimientos, son sentimientos diferentes a los nuestros por por supuesto que tienen sentimientos y por eso es que, más allá de los cuidados tenemos que darles muchí­simo, cariño y y además respetarles sus sentimientos».

Otro de los aspectos abordados con Nevot fue el de los rescatistas de animales. «El trabajo de los rescatistas muchas veces es fundamental porque son las únicas personas que realmente se comprometen con los animales abandonados, por ahí­ se pasan de rosca, eso es cierto, y ven al animal como único ser para darles bolilla y no a la gente y yo creo que hay una interrelación, la sociedad está compuesta por humanos y por animales entonces tenemos que tener una una interrelación mucho más cercana» y mencionó que «el rol que juega la Sociedad Protectora de Animales y muchas otras sociedades, muchos refugios, muchas agrupaciones, algunas que inclusive por cuestiones hasta filosóficas se van separando porque hay un montón de agrupaciones con diferentes filosofías. Hemos tenido hace algunos años sociedades protectoras que estaban totalmente en contra de las castraciones y hemos peleado mucho para que entiendan que lo de la castración es algo fundamental para cortar la cadena de reproducción», y contó que siendo concejal de Posadas presentó el proyecto después aprobado de creación del IMUSA. «Tuve muchas críticas de los que podríamos llamar los pañuelos celestes de los animales porque el IMUSA se dedica a las castraciones masivas, además de todo lo que tuviera que ver con la salud pública. Me trataban de abortista y por supuesto fue muy insólito, pero hoy en día ninguna sociedad protectora cuestiona el tema de las castraciones y hoy está muy internalizado el tema de que tenemos que bajar la población de animales porque realmente nos excede y no se puede seguir con animales abandonados» y mencionó un caso de ataques de jaurías de perros en la provincia de San Luis: «Eran perros abandonados que cuando logran reunirse toman algunas costumbres o hábitos, se van haciendo salvajes y son capaces de hacer cualquier cosa por la comida».

Sobre los hábitos o características de algunos perros considerados peligrosos dijo que «no existen los perros peligrosos, lo que existen son animales que tienen un determinado tamaño, un determinado tipo de mordida que pueden hacer mucho más daño, no es lo mismo que te muerda un pinscher a que te muerda un gran danés, pero en realidad no es porque el perro sea peligroso es porque está malcriado, porque hay un problema de crianza de ese animal o una patologí­a, por eso existe toda una rama de la veterinaria, que es la etologí­a, que es el estudio del comportamiento, es sumamente importante que la gente tenga en cuenta de que si elegí­s un pitbull para tener en tu casa lo elegís porque lo podés controlar, lo podés cuidar y lo podés criar como un animal» y agregó: «nosotros dentro de nuestros pacientes tenemos animales gigantescos que son mucho más buenos, más mordedor puede ser un perro pequeño de 2 kilos que un perro de 40 kilos, pero claro, la mordida de un perro de 40 es mucho más significativa».

Sobre la función de los psicólogos de perros o gatos, explicó que esa disciplina «es el estudio del comportamiento animal y hay muchos colegas que se dedican a eso, porque en realidad el comportamiento del animal no es solo del animal, lo es del animal y la familia que los cuida. Entonces lo que se estudia es la interrelación del animal y su familia y allí aparecen las patologías. Lo mismo pasa con los niños y sus padres, el animal es parte de esa familia y lo que uno tiene que estudiar es cómo se está comportando el animal dentro de esa familia. Durante el primer año de la pandemia, en 2020, atendí­amos los animales sin sus dueños, hacÃíamos pasar al animal y el dueño quedaba fuera y hemos descubierto que animales que se comportaban terriblemente mal con sus dueños que solos y atendidos por nosotros eran increí­blemente mansos».

En el mismo sentido, contó que «mas que animales peligrosos hay tutores peligrosos. Los humanos somos los peligrosos para los animales y para el ambiente, y lo que tenemos que hacer es ser responsables cuando tenemos un animal. Llevarlo al veterinario no es un eslogan simplemente, cuando uno decide tener un animal siempre es bueno una primera consulta antes de tenerlo, antes de adoptarlo o antes de comprarlo, para ver realmente, para qué quiere uno de un animal, qué tipo de animal necesita, si es un perro o es un gato, si es un macho o una hembra, de qué tamaño, porque hay gente que termina adoptando un animal y comienza a tener un problema en la familia y la verdad es que estás adoptando un animal que va a vivir 15 años, y si no es el que necesitás te compraste un problema por muchos años. Siempre hacemos hincapié´en la primera visita al veterinario sin el animal antes de tenerlo y de la de las charlas uno toma la decisión más adecuada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *