Una Justicia a expensas del «dedazo»

“El manoseo que sucede acá, el nepotismo que sucede acá y con la visibilidad que sucede acá no suceden en ninguna otra provincia”, aseguró Luis Oudin, secretario general de la filial Misiones de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN).

Al  ponerles voz a los reclamos que desde hace más de un mes los trabajadores judiciales hacen visibles en las calles, el dirigente denunció ésas y otras serias arbitrariedades y deficiencias en el sistema de Justicia misionero, entre las que el tema salarial aparece como el más urgente: “Somos la provincia peor paga del país”, aseguró.

Luis Oudin en La 99.3, el 29 de septiembre de 2020

Entrevistado en el programa Contala como quieras, Oudin sostuvo que las contrataciones de personal están casi siempre ligadas a personas recomendadas, “fundamentalmente allegados al círculo íntimo de los ministros del Superior Tribunal de Justicia (STJ) o a funcionarios y magistrados” de estrecha relación con los miembros de la máxima instancia judicial de la provincia.

“Son un grupo muy minúsculo, muy reducido, que tienen todos los beneficios”, denunció. Y añadió: “Como a ellos mismos les da vergüenza saber el salario que nos pagan a nosotros, porque les crean cargos y les pagan más de cien mil pesos para que hagan exactamente la misma tarea que nosotros, los envían en manada a dependencias donde, por su competencia, tienen poco trabajo; y a su vez, como son muchos y todos del mismo grupo, tienen todavía menos trabajo.”

Con relación a esas diferencias en las cargas de trabajo dentro de los distintos ámbitos del sistema judicial, Oudin explicó que en el fuero Penal, por ejemplo, “no es lo mismo trabajar en una fiscalía de Instrucción que en una fiscalía Correccional, donde se reduce muchísimo el trabajo por el filtro previo que hace la Instrucción de las causas que llegan a juicio correccional”. También citó otros ejemplos: “No es lo mismo trabajar en un juzgado Civil que en una defensoría de Cámara o una fiscalía de Cámara Civil.”

En las calles

La filial Misiones de UEJN lleva alrededor de un mes y medio de protestas, que se iniciaron en ciudades del interior con el acompañamiento a docentes y trabajadores de la Salud Pública que realizaban cortes de rutas y manifestaciones callejeras. En Posadas, durante el pasado septiembre ya hubo tres semanas consecutivas de protestas: ahí está “el punto neurálgico, el Palacio de Justicia, donde se toman las soluciones y resoluciones de todo lo que atañe al Poder Judicial, donde están los despachos de los ministros” del STJ, dijo Oudin.

Lo más urgente: las bajas remuneraciones. “Reclamamos salarios que de base superen el valor de la canasta familiar. Tenemos básicos que oscilan entre 700 y 1.400 pesos”, contó, y reclamó aumentos inmediatos, “porque ese valor incide en otros ítems salariales, como la antigüedad, que no nos permite crecer” en el nivel de remuneraciones.

Los salarios para las categorías más bajas dentro de escalafones que indistintamente pueden ser de ordenanzas o empleados administrativos “oscilan entre 21.000 y 23.000 pesos”, señaló.

Pero en ese punto puso especial énfasis: “Uno puede ingresar con cualquier categoría, desde la más alta a la más baja”, dijo, y “uno tiene serias posibilidades de jubilarse con esa misma categoría con que ingresó, porque no tenemos un régimen de ascensos establecido: si uno no tiene un contacto político no tiene ninguna posibilidad de ascender. Todo queda en manos del STJ”.

“Un juez no puede decidir sobre ascensos entre el personal de su tribunal. ¿Si puede sugerir? Sí, pero generalmente no son escuchados. Muchas veces se enteran con el hecho consumado”, contó.

Sin llegada a quienes deciden

El STJ ha decidido cortar todo tipo de vínculo con nosotros desde que empezamos a pelear, este año, cuando nos quisieron hacer volver en manada en el peor momento de la pandemia, sin ningún tipo de protección. Conseguimos que se respete en su momento el distanciamiento, que se establezcan  turnos rotativos, que nos entreguen los elementos de seguridad, porque no teníamos”, recordó.

Las protestas también se dieron “cuando nos quisieron quitar la feria” (judicial, en julio pasado), reseñó Oudin, e insistió en la justicia de los reclamos por mínimas garantías de higiene y saneamiento: “Ninguno de los edificios donde funcionan los juzgados está en condiciones apropiadas para hacer el trabajo en forma presencial en situación de pandemia”, aseguró.

Incluso sostuvo que hay algunos lugares, como “el fuero Penal de Posadas, el depósito del archivo y el de suministros, muchas dependencias del Palacio, del fuero Laboral, donde las condiciones son deplorables: si fuera un privado, el dueño iría preso”, comentó.

Un comentario sobre “Una Justicia a expensas del «dedazo»

  • el viernes, 2 octubre, 2020. Hora 7:38 a las 07:38
    Permalink

    Ni hablar de la situación de los evisceradores trabajando en una carpa, sin baños, cumpliendo el horario completo, sin distanciamiento social, con elementos de protección personal que son descartables con mas de tres meses de uso en condiciones deplorables solo 5 p toda la provincia y trabajando fines de semana y feriados sin descanso con categoría de maestranza, simplemente personal descartable

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *