Tierra colorada y fértil para el «poroteo» ilegal

La Policía provincial y personal de la Agencia Tributaria Misiones (ATM) secuestraron en San Vicente ocho camiones cargados con porotos de soja sin documentación que acreditara su tránsito y que presumiblemente iba a ser contrabandeada a Brasil por algún puerto clandestino sobre el río Uruguay.

Dada la magnitud del cargamento secuestrado, en el procedimiento estuvieron presentes el gobernador, Oscar Herrera Ahuad, y el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez (foto principal).

Los camiones estaban estacionados en el playón de una estación de servicio a las afueras de San Vicente, a la altura del kilómetro 974 de la Ruta Nacional 14. De acuerdo con las presunciones oficiales, la carga tenía por destino el paso ilegal a Brasil con barcazas precarias que hacen el cruce por el río Uruguay.

Las fuentes dejaron trascender a la prensa que el procedimiento, realizado el miércoles pasado por la tarde, no registra antecedentes en la provincia, dados el volumen (se estima que ronda las 500 toneladas) y el valor comercial de la carga secuestrada (a la cotización actual, unos 60.000 dólares).

Desde la ATM se indicó que se analiza la documentación secuestrada en el procedimiento para rastrear el ingreso de los camiones a la provincia, y que no se descarta un posible cambio de ruta y destino declarado de la carga. La mercadería fue incautada porque “hay presunción de falta de capacidad económica que acredite la adquisición y /o propiedad de la carga”, ya que el supuesto propietario era un monotributista categoría D2, es decir con ingresos inferiores a 19.000 pesos, dejaron trascender a la prensa desde el organismo recaudador provincial.

“El producto estaba totalmente indocumentado o no tenía la consistencia respaldatoria tributaria”, se informó oficialmente.

Dos días antes la Policía de El Soberbio había secuestrado otro cargamento de soja, en este caso de mucho menor volumen, que era transportado por un camión a la altura del kilómetro 2 de la Ruta Provincial 2: eran alrededor de 12 toneladas de grano de la oleaginosa  que circulaban por el territorio misionero sin ninguna documentación que acreditara la legalidad de ese transporte.

Conocedores del mercado han señalado que Misiones no es productora ni procesadora de soja, por lo que es seguro que la carga estaba en tránsito. Pero al mismo tiempo la llegada hasta esos lugares del interior provincial requiere de haber dejado atrás controles fronterizos en los que deberían haberse detectado las irregularidades documentales sobre ese transporte.

La enorme brecha entre el valor oficial del dólar (alrededor de $ 80 por unidad) y el precio al que cotiza en el mercado paralelo (por encima de los $ 180) se sabe a esta altura una tentación demasiado atractiva para que el mercado exportador se ajuste a las normas legales: además de evitar el pago de retenciones, la salida clandestina hacia el exterior deja un margen de ganancia en pesos por encima del ciento por ciento de lo que posibilitan las operaciones “por derecha”. Y el territorio colorado ofrece una cuña sumamente ventajosa para sacarle jugo a ese contrabando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *