Femicidio

Siguen pidiendo justicia por Lucía Maidana

A cinco años del femicidio de Lucía Maidana, la joven estudiante de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones, violada y asesinada en el 6 de abril de 2013 sin que hasta hoy se sepa quien fue el autor del crimen, los estudiantes universitaries marcharon nuevamente reclamando justicia por la joven, oriunda de la localidad de Capioví, en Misiones.

Aunque en un primer momento hubo un sospechoso del femicidio que aún continúa imputado pero cuyo ADN no se corresponde con el que se encontró en Lucia, la única certeza que existe -a través de los mismos estudios de ADN- es que quien cometió le quitó la vida es el mismo que violó a otras dos víctimas, estudiantes también y con sus lugares de residencia en el centro de Posadas. 

Felicitas Maidana, la hermana de Lucía y seriamente involucrada en la búsqueda de justicia junto con la abogada Roxana Rivas, comentó que «todos los comienzos de abril son días de reflexión, de extrañarla mucho; pero también de entereza para continuar transitando la lentitud de la Justicia».

«Más allá de los resultados de ADN, cuesta hallar palabras para definir lo que nos pasa. La Justicia todavía debe dar respuestas a nuestra familia y a toda una sociedad que está pendiente de este caso”, dijo Felicitas mientras se manifestaba, el 6 de abril último, junto a quienes convocaron a una movilización para mantener viva la memoria.

La marcha, organizada por la agrupación estudiantil Aquellarre, se concentró frente a la Facultad de Humanidades y se desplazó hasta la plaza 9 de Julio donde se realizó un acto y las estudiantes Stefy Dávalos y Andrea Dombrosky recordaron con palabras a Lucía y los cinco años sin Justicia. «Muchas jóvenes no hablan porque no quieren ser expuestas y victimizadas», alertaron. 

«Las mujeres, luego de ser violadas, somos acusadas nuevamente cuando nos preguntan qué hacíamos caminando a tal hora o por tal lugar o cómo nos atrevíamos a estar de short por la calle en verano», manifestaron las jóvenes movilizadas.

«Somos personas, somos sujetos de derecho y exigimos derecho por el solo hecho de ser personas. Por eso llamamos a toda la comunidad universitaria a profundizar el debate y extinguir la misoginia dentro de los pasillos y aulas de nuestra Facultad», subrayaron. 

Más adelante aseguraron que «existen docentes en las diferentes carreras y dentro de la Universidad que siguen teniendo estas prácticas, que legitiman a través del machismo, el micro machismo, el silencio», y añadieron: «Pareciera que cuando una compañera denuncia hay que poner en tela de juicio su denuncia, ver si presentó pruebas, si tiene pruebas objetivas, si hizo la denuncia en la comisaría», cuestionaron.

 

Seguiremos marchando

«Dos años dejaron caer la causa de Lucía Maidana, permitiendo que las pruebas caducaran, poniendo en tela de juicio cada una de nuestras historias, pero aquí estamos y seguiremos estando, y esperamos que el año próximo tengamos que marchar en esta fecha, pero para celebrar que conquistamos justicia, tanto por Lucía como por todas las compañeras que hoy son víctimas y siguen en el anonimato y el silencio», denunciaron los y las jóvenes movilizados el 6 de abril pasado.

Lidia Ibarra, madre y militante del Movimiento Evita, explicó porque marchó: «Marchamos por Lucía, por las miles de Lucía, marchamos porque como madres esperamos seguridad porque nuestros hijos e hijas también estudian», y remarcó que «son chicos que tienen sueños y quieren ser profesionales igual que las personas que hoy reclaman frente al Poder judicial»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *