Piden autorización y garantizan eventos con protocolos

“Tras siete meses de inactividad laboral el problema económico es catastrófico”, aseguró Gastón Jilek, presidente de la Asociación Misionera de Proveedores y Organizadores de Eventos (AMPROE) tras la aprobación en la Cámara de Representantes de Misiones de una solicitud al Gobierno provincial para la conformación de una mesa de diálogo donde debatir autorizaciones y protocolos para los meses de fiestas de egresados y de fin de año. El pedido de auxilio ante la emergencia fue llevado al recinto de Diputados por el legislador Isaac Lenguaza (PAyS) y el proyecto fue aprobado por unanimidad.

Gastón Jilek en La 99.3

En la mesa de diálogo que se solicitará al Ejecutivo provincial la AMPROE reclamará que se consideren alternativas para la reactivación de los eventos sociales, con los correspondientes protocolos. El principal argumento, además de la reactivación del sector, es la necesidad de poner freno a las fiestas clandestinas que se replican en la provincia poniendo en riesgo de contagios masivos de Covid a quienes asisten a ellas.

Según denuncias recibidas por la entidad, se estarían realizando entre 30 y 35 fiestas clandestinas por semana, algunas en lugares de alto nivel económico y con un número importante de personas.

Gastón Jilek

“Lo que más nos preocupa es que cuando uno prohíbe, si no se da una respuesta, se genera una brecha que puede ser incontrolable, con las consecuencias todos conocemos. En una fiesta clandestina podemos llegar a tener un rebrote y no vamos a poder parar la pandemia”, expresó Jilek con preocupación en diálogo con La 99.3

La AMPROE reúne a alrededor de 400 socios, entre ellos empresas, pymes y emprendedores que brindaban servicios de salones de fiestas, catering, organización de congresos, eventos empresariales, sonido, iluminación, decoración, disc jockeys, fotografía y filmaciones, pantallas gigantes, peloteros, entre otros. “En la provincia hay 2.500 familias que viven de los eventos. Muchas empresas del rubro han quebrado por no poder sostenerse sin la ayuda del Estado provincial y nacional. El 50% de los salones de eventos han cerrado sus puertas”, afirmó Jilek.

Como alternativa, la Asociación elaboró y presentó protocolos para que se autoricen fiestas seguras con un número máximo de asistentes, distancia social, en lugares especialmente acondicionados y otra serie de medidas de cuidado muy rígidas que propusieron, hasta ahora sin éxito. Paralelamente, a nivel nacional se impulsa un proyecto de Ley de Emergencia Económica para el sector, que se encuentra tan impactado como el turismo pero que, sin embargo, no tuvo ninguna respuesta hasta el momento, aseguró el empresario de eventos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *