«Mauricio Macri fue el jefe de una banda mafiosa»

Martín Sabbatella, cuyo correo electrónico fue uno de los más de 80 espiados ilegalmente desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno anterior, sostuvo que la develación de ese espionaje es propia de “una banda mafiosa de saqueadores inescrupulosos que utilizaban la estructura del Estado para cometer delitos”, aseguró que “el jefe de esa banda es Mauricio Macri”, y que “tendrá que responder por todo eso”.

En diálogo con el programa Contala como quieras, el presidente de Nuevo Encuentro (NE) consideró que el hallazgo de esas intervenciones denunciadas esta semana ante la Justicia por la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, evidencia el accionar de “una banda que salió a perseguir, a escuchar ilegalmente, en un contexto de persecución política, de noticias falsas, de guerra judicial” que “tenía el objetivo de saquear la Argentina, porque todo esto lo hacían al mismo tiempo que fugaban millones de dólares, que se enriquecían”.

“Más allá de que no teníamos las pruebas y las evidencias, ya estábamos resignados a que estas cosas sucedían en el contexto de la pesadilla macrista; lo que no le quita gravedad política e institucional: es un hecho muy, pero muy grave, que ratifica lo que ya veníamos pensando sobre cómo utilizaba la estructura del Estado el gobierno macrista”, le dijo al programa de La 99.3 el hoy titular de la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar).

 “La Justicia tiene que trabajar a fondo y todos tenemos que trabajar para eso, y por eso seguramente nos presentaremos como querellantes”, adelantó, en referencia a todos los integrantes de la Mesa Nacional de Nuevo Encuentro cuyos correos electrónicos fueron espiados ilegalmente durante la gestión de Gustavo Arribas, amigo íntimo de Macri, al frente de la AFI.

Esa lista incluye al secretario general de NE, Adrián Grana, los responsables nacionales de Comunicación, Fernando Torrillate, de Salud, Guido Pasamonik, del Frente de Abogados, Sergio Zurano, del estudiantil, Sol González, de Género, Cintia Luján, y a Leonardo Sabbatella y Lara Carvajal, respectivamente jefe de Comunicación y jefa de asesores de la diputada nacional Mónica Macha.

 “No sé cómo elegían, cómo seleccionaban ni qué buscaban”, dijo, tras recordar que la lista de espiados incluye a dirigentes de la propia alianza gobernante hasta diciembre pasado, pero comentó que ese oficialismo estuvo conducido por “Macri, una persona que asumió procesada por escuchas ilegales, que tiene una historia asociada al contrabando de autopartes, que era el socio de (el ex intendente de Morón Juan Carlos) Rousselot en la estafa del plan cloacal” y que se trata de “gente que hace un decreto para que sus familiares puedan blanquear dinero que nadie sabe de dónde viene, que entraron en la dictadura con un par de empresas y salieron con diez veces más”.

Martín Sabbatella en La 99.3, el 28 de mayo de 2020

“Terminé hace unos meses, en un juicio oral, condenado por querer hacer cumplir la ley, y la persona que denuncia es la persona que violó la ley”, recordó Sabbatella, en alusión a la causa que le entabló el Grupo Clarín por su desempeño al frente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Y en ese aspecto lamentó el montaje de “ese trípode mafioso de servicios de inteligencia, de medios hegemónicos que construyen noticias falsas, de persecución con una parte del Poder Judicial” (al que definió como “ese partido judicial en complicidad con todo ese mundo colonizado por los intereses económicos más concentrados”) bajo el gobierno de “un grupo de mafiosos que se enriquecen sin trabajar, que se hacen millonarios en la especulación financiera sin fabricar siquiera una tuerca”.

“Lamentablemente, vivimos esa pesadilla. Por suerte, con el liderazgo de Cristina y la voluntad y el coraje de Alberto (Fernández) y el esfuerzo del pueblo argentino se pudo construir la unidad necesaria de la oposición para que triunfara una propuesta que pudo ponerle fin” a aquel gobierno de Macri.

Así se pudo “iniciar una etapa de reconstrucción de la Argentina que, además del crecimiento con inclusión, que es el gran desafío, también pueda enfrentar los sótanos de la democracia, como decía Alberto, porque las dos cosas van de la mano”, sostuvo.

Y con relación a esos desafíos del actual gobierno, fue enfático: “La calidad institucional y la inclusión social van de la mano: no hay democracia profunda en un mar de pobres y excluidos ni hay posibilidad de justicia social, de igualdad y de crecimiento armónico si no hay calidad institucional y democrática.”

“La reforma en el sistema de inteligencia es absolutamente necesaria. Ya lo planteó Cristina con la constitución de la AFI, y Alberto lo anunció también en la presentación de su mandato”, señaló, y apuntó también a la necesidad de cambios relativos al Poder Judicial, sobre “una parte de la Justicia que está colonizada por esos intereses económicos y por eso no es garantía de justicia”, enfatizó.

Para Sabbatella, son cuestiones “pendientes de mejorar en el marco de una democracia que la Argentina viene consolidando. Porque a pesar de estas manchas oscuras que tiene y estas debilidades que lesionan profundamente a la democracia, como país, como pueblo, la Argentina ha decidido profundizar ese camino. Hay que tener la voluntad política y las manos limpias para poder hacerlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *