"La lucha continúa"

Lula va a misa por Marisa

Finalmente Luis Inacio «Lula» Da Silva no se entregó este viernes a la justicia para ser detenido. Sus abogados apelaron a todas las instancias judiciales al tiempo que negociaron que el líder brasileño realice esta mañana de sábado una misa por su esposa Marisa Leticia Rocco Casa para después sí entregarse a la policía de Sao Bernardo do Campo.

Lula pasó la noche en el edificio del Sindicato de los Metalúrgicos junto a líderes de su partido y miles de simpatizantes, desde donde este sábado se retomaron las negociaciones entre la policía y su defensa para que finalmente se entregue luego de que se celebre la misa en memoria de Marisa Letícia, fallecida el 3 de febrero del año pasado.

Según consigna la agencia Sputnik, el juez Sérgio Moro decretó el jueves que Lula debía presentarse ante la sede de la Policía Federal de Curitiba antes de las 17:00 hora local del viernes, pero el expresidente no se movió del sindicato donde se inició su carrera como dirigente político y sindical.

Decenas de diputados, senadores, gobernadores de estados, líderes sindicales, estudiantiles y de movimientos sociales pronuncian discursos a las puertas del edificio del sindicato.

Lula permanece dentro del edificio y aparece de vez en cuando desde una ventana para a saludar a sus seguidores, pero no pronuncia palabra desde que la noche del miércoles el Supremo Tribunal Federal le negara el habeas corpus  lo que precipitó la orden de arresto aunque si se manitestó por twitter: «La lucha continúa, gracias».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *