La intervención del Estado, un alivio para los trabajadores de Vicentín

Los mil trabajadores de las tres plantas que la cerealera Vicentín tiene en San Lorenzo, Santa Fe, recibieron “esperanzados” la intervención estatal de la empresa y su posible expropiación: después de seis meses de incertidumbre, con “una lucha constante por tratar de conseguir el salario mes a mes”, el anuncio del Gobierno nacional abrió un mejor horizonte a su necesidad de “conservar los puestos de trabajo y mantener los salarios, que es lo que el trabajador quiere”.

Así se lo dijo al programa Contala como quieras Jorge Theler, secretario de Obra y Acción Social del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) de ese departamento santafesino, y confirmó además que en las discusiones sobre el futuro de Vicentín “está sobre la mesa” el reclamo de los trabajadores para formar parte del futuro directorio de la empresa.   

“La situación es complicada en San Lorenzo”, dijo Theler. Además del millar de trabajadores empleados en forma directa, de lo que se resuelva sobre la cerealera dependen “dos mil más si se considera lo que se mueve alrededor” de las plantas industriales de Vicentín, que en la localidad tiene también “un muelle y un lugar para almacenamiento importante”.

Empleado de Vicentín desde hace 25 años, el dirigente del SOEA contó sobre lo desconcertante que resultó para el personal, en diciembre pasado, el anuncio del cese de actividades: “Un viernes se hace la cena de todos los años para los trabajadores. Habremos ido ahí seiscientos, setecientos… Nos muestran todo ese video que se ve en las redes, los 90 años con todo el poderío de la empresa, todo lo que había crecido. Al miércoles o jueves de la semana siguiente se presenta el estrés financiero”, contó.

En ese último tramo de 2019 la empresa pagó los salarios y el aguinaldo, y el siguiente cobro para los trabajadores “fue en febrero, pero ya el dinero empezó a ingresar (liquidado) por Algodonera Avellaneda, que es otra empresa de Vicentín, pero de otro grupo, que es Family Group”, relató Theler, como testimonio del complejo entramado societario que compone el holding agroexportador.

Jorge Theler en La 99,3, el 11 de junio de 2020

El trabajo durante estos meses estuvo casi totalmente paralizado. “Una de las plantas, la girasolera, está parada desde septiembre del año pasado”, contó Theler, para explicar enseguida que esa producción tiene funcionamientos temporales: “Había terminado la campaña, estaba en mantenimiento, para volver a arrancar en diciembre, y no volvió a arrancar más.”

“Después alquilaron los silos de almacenamiento a otra empresa de la que también ellos son socios, Renova (productora de biodiesel y glicerina)”, y en esa ocasión “la gente estuvo trabajando en la carga de los silos”, repasó Theler; y “después otra planta trabajó unos días haciendo fasón (la elaboración industrial de semillas para convertirlas en aceites o harinas) para otra empresa”, agregó.

Es que, tras la entrada en cesación de pagos a sus proveedores, mayoritariamente productores de granos, y la declaración del estrés financiero, Vicentín ya no pudo comprar semilla y “el fasón era lo único que le estaba quedando” como posibilidad de trabajo. Actualmente en las tres plantas de San Lorenzo “la producción está totalmente parada”, contó el trabajador.

Durante todo este tiempo el personal estuvo “con la incertidumbre de que la empresa no tomaba una decisión y no se sabía si al otro mes iban a abonar el sueldo”. El pago de los salarios de mayo fue posible “por una intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación, pero en esas audiencias (los directivos) dejaron en claro que no sabían si tendrían plata para pagar el mes de junio”, dijo Theler.

Sentarse a jugar con los pooles

El delegado no dio por segura la estatización del holding: “Arrancó así y ya me parece que empezó a tumbarse. Ayer me hacían una nota y decía que hay que esperar que baje un poco la espuma… Tal vez el Gobierno fue a fondo con algo para ponerlos en una negociación”, especuló, incluso.

“Para el Gobierno, si se avanza en la expropiación o la forma que tome, poner una pata en la empresa es importantísimo, porque empieza a jugar con los pooles cerealeros a primer nivel, que es lo que en este momento no tiene: va a estar en el control de algo”, sostuvo.

“Hay un proyecto del que ya se estaba hablando y ahora se reflotó”, dijo cuando se le preguntó sobre la posible conformación de un consorcio integrado por empresas del sector, cooperativas agropecuarias, YPF Agro y una participación estatal para que administre el principal holding de comercio de granos de capitales nacionales del país.

En un comunicado, el SOEA de San Lorenzo ya adelantó que en las reuniones que mantendrán con el designado interventor, Gabriel Delgado, solicitará “que se incorpore al nuevo directorio de la compañía la voz y el voto de los trabajadores de Vicentín, representados por este sindicato”, y Theler no quiso enfatizar al respecto pero dejó  claro que “es un tema que está sobre la mesa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *