Cuarentena: el aislamiento puede ser persecutorio

El Equipo Misionero de Derechos Humanos, Justicia y Género advirtió su “profunda preocupación por la policialización y militarización” que en nombre del control del aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional se impuso en la provincia, especialmente entre los sectores más pobres, donde hay “un universo de personas que se sigue moviendo porque necesita hacerlo, porque no pudo ni puede generarse lo necesario para resguardarse en sus casas durante una semana o más”.

Así se lo dijo al programa Contala como quieras Alicia Rivas, integrante de esa organización. “Nos pone en alerta la propia lógica de selectividad que tienen las fuerzas de seguridad. Nuestra preocupación es que estén habilitadas a una serie de arbitrariedades que no son nuevas, que venimos denunciando desde hace muchos años, que son parte de una práctica del aparato represivo del Estado”, sostuvo.

Bajo la aclaración de que las advertencias no desconocen “la gravedad de este contexto, la magnitud de esta pandemia y lo que puede significar si se desborda en nuestra provincia”, Rivas destacó que el reclamo del equipo se respalda en la experiencia de “organizaciones que tienen mucho trabajo territorial, como el Movimiento Popular La Dignidad o La Poderosa, que ya vienen poniendo en discusión la saturación policial en esos barrios, cómo ese hostigamiento afecta la vida cotidiana de esa gente, de los sectores más empobrecidos y dentro de ellos, especialmente, de los más jóvenes”.

“Sin cuestionar la necesidad de que la gente que puede quedarse en sus casas acate estas directivas para que entre todos podamos evitar que se siga propagando la enfermedad”, es necesario “pensar en los y las otros, otras que no tienen siquiera la posibilidad de ir a comprar el día a día, mucho menos la de aprovisionarse para recluirse durante una semana”, añadió.

En cuanto a su pedido a las autoridades provinciales para que se expliciten las directivas para los procedimientos, Rivas dijo que hasta el momento sólo se les dio a conocer un protocolo dictado por la Policía “que prevé actuaciones en casos de denuncias de posibles casos de personas infectadas, pero nada dice sobre cuáles son las directrices policiales, por ejemplo, para situaciones de desplazamiento de personas en la calle, en los barrios, sobre todo en las poblaciones más vulneradas”.

El archivo de audio que acompaña esta nota reproduce la charla con Alicia Rivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *