Después de la incertidumbre

Macri anunció más pobreza

(IP) Finalmente, casi a las 10 de la mañana, se emitió el discurso grabado por el presidente Mauricio Macri esta mañana en Casa Rosada. Fueron 25 minutos en los que confirmó un plan de ajuste para cumplir con las metas de déficit cero prometidas al FMI, la reinstauración de retenciones para los exportadores y la reducción a la mitad de los ministerios, aunque sin dar el detalle de esta reducción. Con un fuerte eje en la comparación con el pasado y el escándalo de corrupción de los cuadernos, prometió que esta que estamos atravesando es la última crisis del país antes de llegar a la otra orilla del río y lograr reales transformaciones estructurales.

En el inicio Macri trató de mostrar empatía con la preocupación y los problemas que atraviesa la ciudadanía: “Se perfectamente todas las cosas que deben estar pensando y sintiendo porque yo también las siento”. Y se comprometió a explicar “porqué está pasando lo que está pasando”. En este sentido recordó la propuesta amplia que se hizo desde el Gobierno después de las últimas elecciones de cohesión en torno a “tres consensos básicos”: Equilibrio de las cuentas públicas porque no podemos gastar más delo que tenemos, poner el trabajo formal como eje de nuestro desarrollo y construir un estado sin corrupción.

“En estos meses se desataron todas las tormentas juntas pero no por ello vamos a perder las esperanzas. Debemos madurar como sociedad y no seguir viviendo por encima de nuestras posibilidades”, explicó. Luego comentó que para realizar las transformaciones de fondo se le pidió ayuda al mundo para que “nos apoyara con un cambio gradual” y se logró que durante dos años y medio el mercado también apoyara gracias “a la euforia que generamos, al haber frenado el camino que nos llevaba a ser Venezuela”, lo que “convenció a los que nos prestaban la plata de que nos dieran tiempo para arreglar nuestros problemas estructurales”. En ese tiempo “nos fue bien, bajamos la pobreza y creamos cientos de miles de puestos de trabajo”, pero luego “la situación cambió y en buena parte por cuestiones que están fuera de nuestro control”. En este sentido, detalló como causas “la peor sequía en más de medio siglo”, el aumento del precio del petróleo, la suba de tasas en Estados Unidos y la guerra comercial Chin-EEUU. También responsabilizó a algunos problemas internos, que “generamos como argentinos”, tales como la aprobación de leyes “que destruían el presupuesto”.

“El conjunto de estos problemas provocó que quienes nos prestaban plata para llegar al otro lado del río empezaran a dudar de nuestra capacidad para lograr lo que nos proponíamos”, explicó. Ante la crisis se reaccionó rápido y se recurrió al Fondo “y logramos un apoyo inédito para ningún país”. Sin embargo, “cuando pensamos que se habían despejado todas las dudas sobre nuestra capacidad para cruzar al otro lado del río pasaron cosas que volvieron a sembrar dudas”. Estas fueron las crisis en Turquía y en Brasil y “el escándalo de los cuadernos”. Respecto de este tema, Macri afirmó que “sin dudas constituye un antes y un después para terminar con la corrupción que tanta pobreza nos ha traído. Pero en el corto plazo afecta la imagen del país y genera más dudas sobre nuestra capacidad de conducirnos con seriedad”.

Para superar definitivamente la situación de crisis, el explicó que hoy el equipo económico viajará al fondo para “tratar de llegar a un acuerdo lo antes posible”. Pero el problema central es “no gastar más de lo que tenemos”.

Este fue el eje de toda la segunda parte del discurso, la necesidad de reducir el déficit fiscal y de  “no vivir por arriba de nuestros ingresos”. Ante la situación de “emergencia” confirmó un pedido “a quienes tienen más capacidades para contribuir, me refiero a aquellos que exportan en la Argentina”. “Les tengo que pedir que entiendan que es una emergencia y necesitamos de su aporte”, se disculpó. Macri también confirmó la decisión de “reducir la cantidad de ministerios a menos de la mitad para poder dar una respuesta más focalizada en la agenda que se viene”.

“Con estos cambios, con las medidas que va a anunciar el ministro y con los avances con el Fondo, empezamos a superar la crisis, cuidando siempre a los que más necesitan”, anticipó

Por último, reconoció que “la pobreza va a aumentar”  anticipó refuerzos en septiembre y diciembre para la AUH y otros programas sociales, refuerzo de programas alimentarios, ampliación del Plan Precios Cuidados y continuidad de programas como El mercado en tu barrios, préstamos Anses, etc.

En cuanto al acuerdo por el presupuesto 2019 aseguró que “estamos avanzando muy bien con dirigentes de la oposición”. Y añadió: “Sabemos lo que tenemos que hacer y cómo vamos a crecer. Estamos cansados de vivir con miedo, miedo de no llegar a fin de mes, a los patoteros, a los corruptos, a qué pasa con el dólar, a que los esfuerzos que hicimos no sirvan o no alcancen”.

“Vinimos para hacer un cambio verdadero. El golpe que recibimos en estos 5 meses es duro, el mundo nos volvió a decir que vivíamos por encima de nuestras posibilidades. Creímos, con excesivo optimismo, que podíamos ir ordenando las cosas de apoco, pero la realidad nos demostró que tenemos que ir más rápido. Ahora nos toca reconocer el desfasaje de nuestras cuentas, nos toca ser la generación que se hace cargo. Claro que no es fácil. Me encantaría que ustedes tengan todo lo que necesitan. ¿Creen que me hace feliz contar esta realidad, que me hace feliz no darle los recursos a la gente que más lo necesita?”, manifestó.

Para concluir opinó que el país ya tiene la madurez necesaria para afrontar esta misión difícil de avanzar en los cambios estructurales: “Crisis hubo muchas pero ahora tenemos un gobierno que enfrenta la realidad sin esconderla, honestamente, sin miedo de pagarlos costos de hacerse cargo de esta realidad y cambiarla. Hoy nos toca recorrer un momento difícil. Miremos la película y no la foto. En ese camino de crecimiento no hay una herramienta mágica. Esta vez el cambio es verdadero”. “Esta crisis no es una más, tiene que ser la última. Y sepan no me van a encontrar del lado de los que por poder o por dinero hipotecan el futuro del país, del lado de los que especulan pensando en la próxima elección, sino del lado de los que dejan la vida por ustedes”, insistió.

Para terminar, tocó el tema personal, explicando que la situación no ha sido fácil para él: “Quiero que sepan que estos fueron los peores cinco meses de mi vida después de mi secuestro. Pero ni por un minuto dejé de hacer lo que estuvo a mi alcance para enfrentar con ustedes lo que estamos viviendo”. Y llamó a los que apoyan al gobierno a apoyar activamente el cambio: “Encima aquellos que se oponen al cambio pronostican el cambio para generarnos miedo y que renunciemos a este cambio profundo. Por eso tenemos que seguir juntos con la determinación de que sí se puede. Tengo la fortaleza necesaria  y estoy acá por ustedes. Pero los necesito a ustedes más convencidos que nunca frente a los predicadores del miedo, que los enfrenten con convicción y alegría. Cambiar supone enfrentar a los que se resisten al cambio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *