Viajes de egresados

Un sueño que se hace imposible

Las agencias de turismo misioneras confirmaron la merma de la demanda para los alumnos del último año. La nieve de Bariloche encontró fuerte competencia en las playas de Camboriú.

(Primera Edición) Los tradicionales viajes de egresados, principalmente en el secundario, mermaron en forma considerable en los últimos años (no así en el de los primarios, en séptimo grado). La baja de escuelas y alumnos que deciden realizar sus viajes de fin de curso de quinto o sexto año se debe a tres factores principales: la crisis económica, la Estudiantina y las fiesta de egresados. 

Así lo pudo constatar  Primera Edición (PE) tras una serie de consultas para recabar datos, opiniones y estadísticas entre distintas agencias de turismo habilitadas en Misiones para realizar viajes con colegios primarios y secundarios.

Una de las principales coincidencias es la baja en la cantidad de los viajes, que se acrecentó en forma considerable en los últimos años por la crisis económica en la cual se encuentra sumergido el país, motivo por el cual a los padres de los alumnos se les hace muy difícil costear un viaje de estas características, a pesar de que en casi todos los casos el inicio del pago de la excursión comienza un año antes de su realización del mismo, en cuotas (con distintas formas de pago) y con precios “congelados”.
Otra de las causas es el pedido de los chicos a los padres para ingresar a la Estudiantina en los últimos años del colegio secundario. Esto también genera otro importante gasto extra en el entorno familiar, que dificulta el pago del viaje de egresados y haga que el alumno deba elegir en muchos casos entre ir de excursión en invierno o tocar con su colegio en primavera.
El tercer ingrediente es la fiesta de recepción, que en los últimos tiempos se volvió muy costosay no sólo implica el pago del traje o el vestido, sino también la cena, la vestimenta y las entradas para los familiares, convirtiéndose en un gasto muy abultado para una sola noche. Así, para muchos misioneros se hace casi imposible pagar el viaje, la Estudiantina y la recepción a la vez.
Buscan opciones atractivas
Una tradicional empresa de viajes posadeña, con ómnibus propios y habilitada para realizar viajes con colegios primarios y secundarios, contó a este Diario que “el viaje de egresados, en lo que se refiere a colegios secundarios, bajó en forma considerable en los últimos años. El económico es el principal factor de esta merma, además de otros aspectos, como la Estudiantina y la recepción, que también son importantes para los chicos y afectan la economía de los padres”.
Por ello, “buscamos alternativas y ofrecemos los mejores precios del mercado, con el agregado de que somos una empresa misionera con varios años en el rubro, que posee coches propios y atención personalizada, entre otros beneficios para los padres y los alumnos”.
Consultado sobre cuáles son las alternativas que ofrecen a la hora de la elección de un viaje de estas características, explicaron: “El tradicional es a Bariloche, sin lugar a dudas, pero si el mismo resulta caro para el curso, ofrecemos como alternativa más barata y a la vez atractiva Camboriú, en Brasil”.
“A ello le agregamos, para los viajes a Bariloche o a Brasil, bonos con premios, los cuales consisten en viajes, remeras, mochilas y tablets. Todo lo recaudado es ganancia exclusiva de los alumnos: nosotros armamos dicho bono para aliviar el bolsillo de los padres y que los alumnos se enganchen y también sean parte activa del viaje”, destacaron.
Para tener en cuenta
Esta empresa con coches propios tiene para esta temporada el viaje a Bariloche en 20 mil pesos, con 10 días y 6 noches (en él está incluido seguro, asistencia a cinco locales nocturnos de baile, visitas varias, cabalgatas, cerro catedral, city tour por la ciudad, rafting y una quinta comida al regreso del boliche), mientras que un paquete similar, pero con destino final Camboriú, cuesta 18 mil pesos por persona.
La primaria se mantiene
Con respecto a los viajes de séptimo grado, destacaron que “se han mantenido, más que nada porque están dentro del plan educativo en la mayoría de los casos y con los chicos de dicha edad no existen mayores conflictos en elegir; ya que los encargados de la elección son los padres junto con los maestros, tras elegir la alternativa más conveniente y adaptada al bolsillo de los involucrados”.
Así, un viaje a Villa Carlos Paz (Córdoba), el más tradicional y elegido, cuesta 12.500 pesos e incluye 6 días y tres noches, con varios paseos y visitas incluidos. Pero existe otra opción más barata: 6 días y 3 noches en Buenos Aires, por 10.500 pesos.
“Se perdió el sentido de  pertenencia al colegio”
Desde otra de las empresas habilitadas en Posadas que trabaja en forma conjunta con una conocida firma bonaerense de ómnibus que hace viajes regulares a la tierra colorada, destacaron a PE que “el viaje a Bariloche es un clásico, pero cada año es más difícil poder costearlo por parte de los padres de los alumnos que cursan el último año del secundario, debido a la crisis económica”.
Pero, a la cuestión económica, sumaron como “contra” en la actividad una creciente tendencia en nuestra sociedad: “Una de las causas principales de la baja en la contratación de viajes de fin de curso es que se perdió el sentido de pertenencia al colegio. Hoy los chicos no empiezan y terminan todos juntos en un mismo colegio o división, y eso es fundamental a la hora de decidir a dónde viajar y con qué empresa”.
También resaltaron que “las escuelas no permiten hacer más reuniones dentro de la institución, porque el viaje dejó de ser algo curricular, y eso es una gran complicación a la hora de dialogar con los padres, que son los responsables de los chicos”. 
Para completar, desde hace unos años, “existe un fanatismo por las empresas, sobre todo las que son de afuera de la provincia y ahí los chicos no se ponen de acuerdo con quién viajar y todo queda en la nada”.
Para esta firma, al igual que otras agencias del medio, Camboriú surge como alternativa más económica a la hora de ofrecer un viaje de egresados y también se realiza una rifa que facilita la agencia: los chicos venden los números, luego se sortea por la tómbola misionera o ante escribano y lo recaudado es todo para los chicos. Esto los ayuda a costear las cuotas del viaje o ayudar a un compañero o varios a pagar su viaje, reseñaron.
Con esta empresa, un viaje a Bariloche de 14 días y 11 noches cuesta 42 mil pesos y el precio de una excursión a las playas brasileñas, por 12 días, es de $30 mil. En ambos casos, con seguro, excursiones, boliches, visitas guiadas, entre otros.
Posadas con Bariloche
Vale resaltar que la mayoría de las agencias consultadas coincidió en que los colegios posadeños son muy reticentes a tomar como alternativa a Camboriú, en lugar de Bariloche: “Son muy tradicionales”, aseguraron. Sin embargo, los establecimientos del interior misionero son más adeptos a elegir las playas brasileñas para dar rienda suelta al final de su etapa en la secundaria.
Un viaje aéreo, ¿por qué no?
Existe otra opción, muy en boga sobre todo en estos últimos años y que en esta temporada tiende a aumentar: es el viaje a Bariloche (en el caso de los colegios secundarios) y Córdoba o Buenos Aires (en el caso de los primarios) por vía aérea. Es que la tarifa final por persona oscila entre 1.500 y 2.000 pesos más, una suma ínfima con respecto a años anteriores y a la cantidad de horas que se ahorran entre ida y vuelta con respecto al colectivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: