Consecuencias de una provocación

Sangre y fuego en Gaza

Los hospitales están abarrotados tras los choques masivos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la frontera entre Gaza y Israel por el traslado de la Embajada de EE.UU. a Jerusalén.

Los hospitales en Gaza han llegado al límite de su capacidad mientras los médicos tratan de ayudar y acomodar a todos los palestinos heridos en los enfrentamientos este lunes en la frontera entre la Franja de Gaza e Israel por el traslado de la Embajada de EE.UU. a Jerusalén.

“El hospital huele a sangre, la sangre está por todas partes”, cuenta periodista local, Maram Humaid, desde el Indonesian Hospital en la parte norte de la Franja de Gaza, informa Al Jazeera. El Ministerio de Salud de Gaza ha informado que al menos 58 palestinos han muerto por disparos de soldados israelíes, incluidos 6 menores, mientras que 2.771 personas han resultado heridas por impactos de bala con punta de goma e inhalación de gases lacrimógenos.

“Los heridos están acostados en el suelo y no quedan camas para acomodarlos. Los hospitales están abarrotados”, añade el periodista, que subraya la crítica situación de los centros sanitarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *