No quieren «más» impuestos los que siempre evaden impuestos

Un sistema impositivo para ser bueno debe ser transparente, eficiente, progresivo y ser un instrumento de distribución del ingreso. El sistema impositivo de la Argentina adolece de muchas de esas cualidades como resultado de una serie de parches que al ritmo de las crisis y de gobiernos ajustadores se fue armando; un sistema muy regresivo en sentido contrario a lo que seguramente fue el espíritu de los legisladores y no el propósito del ordenamiento jurídico doméstico. El IVA y el impuesto al cheque son los impuestos más regresivos porque los pagamos todos, mientras que el impuesto a los Bienes Personales es el más progresivo, porque se aplica diferenciadamente de acuerdo a lo que cada uno tiene. Este último es al que se oponen tenazmente los dueños de las principales fortunas del país, menos de 30 mil personas en un país de 44 millones de habitantes.

A la Economía, como una ciencia social que estudia la forma de administrar los recursos disponibles para satisfacer las necesidades humanas, se la puede entender o no, todo depende de quien nos hable de sus vaivenes.

Dicen que cuando las políticas económicas son perjudiciales para el conjunto del pueblo los que las justifican lo hacen con un discurso poco accesible al ciudadano común.

En tanto, quienes pretenden la aplicación de políticas económicas que busquen dignificar a las mayorías populares explican su viabilidad con lenguaje coloquial, comprensible para todos. Ésta es la premisa con la que la economista Mirta Botzman analiza, propone y debate sobre la coyuntura y las políticas económicas en la Argentina actual, cada jueves, a las 7.30, en el programa Contala como quieras de La 99.3.

Mirta Botzman en La 99.3, el 23 de abril de 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *