Roque Saenz Peña

No fue saqueo

El episodio en el que un niño de la comunidad quom fue asesinado la noche del lunes pasado en la localidad chaqueña de Roque Saenz Peña no habría sido consecuencia de un enfrentamiento por un supuesto saqueo al supermercado Impulso. Desde organizaciones de científicos e investigadores en ciencias sociales se emitió un documento de repudio al asesinato de Ismael Ramírez.

Desde la misma comunidad quom denunciaron que el propietario del comercio, Orlando Proselek, habría retenido las libretas alimentarias de los integrantes de la comunidad con las que habitualmente compran sus alimentos. Tampoco le habría permitido acceder a mercaderías a la espera de la estabilización de la corrida cambiaria y de las tarifas que no cesan de incrementarse.

En las denuncias públicas, se indicó que la estrategia habría sido no vender mercaderías, retener las libretas alimentarias y después anotar en ellas los precios con los nuevos aumentos, “traspasándole a ellos el costo de lo que pudiera haber perdido si los precios se desmadran”.

“Como la gente se indignó y empezó a juntarse, comenzó la discusión. Los amigos de Proselek se metieron . Hubo forcejeos. Llegó la policía. Alguien dispara. La bala mata a Ismael. El gobierno sale a decir que fueron saqueos. Los pobladores no tienen voz. El gobierno pone al servicio de la mentira a su grupo de trolls. A los replicantes de los trolls. A los fiscales y jueces que no permiten que la comunidad qom sea querellante porque les exigen que paguen un abogado defensor… justo ellos que no tienen ni para comprar un paquete de fideos porque ni la libreta le devolvieron!”. Así reza la denuncia pública que se replica en las redes sociales, mientras que desde un mensaje de voz una dirigente quom coincide en que “no fue un saqueo, nosotros no sabemos de saqueos”.

Repudio de científicos e investigadores

“Repudiamos los recientes hechos ocurridos el día lunes 3 de septiembre en lalocalidad de Sáenz Peña, provincia de Chaco. En esta ocasión fue asesinado por un disparo en el tórax Ismael Ramírez, niño de 13 años de edad, integrante del pueblo indígena toba qom. Este hecho además dejó a otro joven gravemente herido quien se encuentra actualmente hospitalizado”, expresaron desde la dirección y los miembros investigadores del programa de investigación “Economía política y formaciones sociales de fronteras: etnicidades y territorios en redefinición” junto al Instituto de Ciencias Antropológicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (ICA-FFyL-UBA), el Programa “Pueblos indígenas, reconocimiento y fortalecimiento de espacios etnopolíticos” del Centro de Innovación y Desarrollo para la Acción Comunitaria (CIDAC) de la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil (SEUBE) de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (FFyL-UBA), y el Grupo de Trabajo “Indígenas y espacio urbano” del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

En un extenso documento, los investigadores dicen: “Entendemos que desenlaces de este tipo,son parte de un contexto generalizado que representan respuestas sociales, junto a diversas manifestaciones que la ciudadanía en general y las poblaciones indígenas en particular vienen protagonizado ante la situación de recorte presupuestario en todas las áreas, profunda inestabilidad y crisis. Asimismo, los medios de comunicación, representantes políticos locales y formadores de opinión en las redes sociales, no sólo han desvirtuado lo sucedido, sino que a través de imágenes falaces han fortalecieron un discurso criminalizador, tanto de la protesta como del niño indígena asesinado. Consideramos por ello que es de vital importancia repudiar todo acto de violencia que ponga a la población en el centro del conflicto.

Respecto a lo acontecido en la localidad de Sáez Peña, han circulado varias versiones que discriminan e invisibilizan a Ismael Ramírez como niño del pueblo toba-qom. La estigmatización de sus aparentes acciones durante “el saqueo” al supermercado han sido desestimadas por lasdeclaraciones de su hermana Ivana cuando relató que Ismael luego de haber asistido al colegio por la mañana, pasaba la tarde con su padrastro y posteriormente hacía la caminata diaria hacia su domicilio en el que vive con su madre, hermanos y hermanas. Víctima de la casualidad, Ismael fue asesinado durante un escenario donde las fuerzas policiales locales dispararon hacia la población civil que intentaba ingresar a un supermercado en la coyuntura de crisis generalizada (ya mencionada).

Consideramos que este contexto,así como la invisibilización y la criminalización de un niño indígena es parte de una línea argumentativa que se viene reproduciendo desde los medios hegemónicos de comunicación y difusión desde los hechos fatídicos como el asesinato de Santiago Maldonado el 1 de Agosto de 2017, y la muerte de Rafael Nahuel por efectivos de gendarmería nacional, el 25 de noviembre de ese mismo año.

Por otra parte, el recrudecimiento entorno al respeto por los Derechos Indígenas no sólo ha sido alimentado desde el refuerzo de la violencia directa e indirecta sino mediante el despido de funcionarios y el cierre de programas que  llevaba adelante el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), así como la parálisis de la implementación de la Ley 26.160 de Relevamiento Territorial de Comunidades Indígenas.

Además del lamar a la reflexión en relación a estos graves hechos, exigimos a los funcionarios de los diversos poderes, e instamos a las instituciones involucradas y medios de comunicación, por el efectivo cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas previstos en la Constitución Nacional (art . 75º ,inc.17º), diversos convenios internacionales (Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo), los derechos de los niños, niñas y adolescentes así como otras legislaciones nacionales, provinciales y locales.

Convocamos a toda la Comunidad Académica y a la sociedad en su conjunto a manifestarse. Exigimos una profunda investigación, juicio y castigo a los culpables por el asesinato de Ismael Ramírez”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *