Siguen las críticas al premio a Marcelo Moreyra

Marchesini: “Que no esté denunciado no lo exime de haber sido ‘buchón'”

“No hace falta que esté denunciado en un juicio por la verdad porque los desaparecidos no hablan”, subrayó la ministra de Derechos Humanos de la provincia, Lilia “Tiki” Marchesini, al ser consultada sobre las renuncias y fuertes cuestionamientos que se hicieron en el seno de la Sociedad Argentina de Escritores filial Misiones (SADEM) por la premiación promovida por la organización de escritores y entregada por la Legislatura provincial al escritor de Puerto Iguazú Marcelo Moreyra, quien formó parte del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército en la última dictadura cívico militar.

“Hay una cuestión superior, que tiene que ver con el rol que tuvieron los agentes de reunión, que fue de coparticipación de la dictadura y no hace falta que esté denunciado en un juicio por la verdad, porque los desaparecidos no hablan, y como la tarea que desarrollaban era que no se los identificara, hay muchísimos casos en el que las víctimas no pudieron identificarlos”, se explayó la ministra en una entrevista en FM Vision de Puerto Iguazú que se refleja en la publicación digital El Independiente.

Para Marchesini, que Moreyra no figure en una causa no lo exime de la condición de “buchón” que tuvo durante la dictadura. “No voy a entrar en un debate con él, que va a decir cualquier cosa para zafar… Están los documentos donde figura su nombre, él podrá tener su propia apreciación, pero no se puede borrar con el codo lo que está escrito”, dijo la ministra, quien también cargó contra Anibal Silvero, presidente de la SADEM, quien admitió conocer la situación de Moreyra porque en el año 2013, en un concurso literario organizado por el Ministerio de Coordinación de Gabinete, él mismo le había tenido que informar a Moreyra que no le podían dar un premio por su accionar como Personal Civil de Inteligencia en la última dictadura cívico militar.

“Anibal Silvero tiene responsabilidad en todo esto que pasó, porque es la SADEM la que propuso a estos escritores que fueron galardonados con un premio a la honorabilidad, y cuando se habla de honorabilidad, tiene que ver con la integridad moral de una persona, y entiendo que alguien que ejerció el rol de agente de reunión en la dictadura no la tiene como para recibir un premio de esta envergadura, más allá de si escribe o pinta bien”, remarcó Marchesini.

Además, la funcionaria informó que el ministerio que preside ya recibió pedidos de intervención de organismos vinculados a los Derechos Humanos, como el SERPAJ, (Servicio de Paz y Justicia, que preside el premio novel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel) y la Liga de los Derechos del Hombre que se han pronunciado en contra de esta situación.

“Creo que como sociedad civil, después de 40 años de democracia, todavía tenemos que tener en cuenta que estos personajes siguen existiendo, aun siguen estando… personas que fueron parte de la dictadura desde diferentes roles, no solo aquellos que tenían botas”, opinó Tiki Marchesini, quien además expresó que “hay que ver que dice la Legislatura, que confió en la propuesta de la SADEM que fue la que propuso a este hombre con semejante historia”.

La funcionaria también justificó la renuncia del (ahora) ex tesorero de la SADEM, Roberto Parodi, cuyo hermano, Manuel Parodi, fue una de las víctimas de la Masacre de Margarita Belén.

“Como ministerio, vamos a informar a la Legislatura esto que está pasando, así que veremos qué postura toma la Legislatura”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *