Del 19 al 25/6

Habemus guión: ajuste o caos (y Cristina es una troska)

Luego de un par de semanas de falta de discurso, cuando la política cambiaria y monetaria de Macri permitió que salieran del país unos miles de millones de dólares que jamás volverán, los columnistas del oficialismo recuperaron el eje en estos días: es el ajuste que pide el FMI o es el caos. Vuelven palabrejas como racionalidad y gobernabilidad.
Kirschbaum y Van der Kooy en Clarín, Morales Solá y alguno de tercera línea en La Nación, de casualidad escriben lo mismo entre sábado y domingo. Cada uno parte de algún matiz secundario para llegar a la conclusión principal: una oposición racional aprobaría el presupuesto 2019. El que no lo haga es un desestabilizador, el mismo irresponsable de siempre.
El jefe de redacción en Clarín marca la necesidad oficial de la aprobación del presupuesto 2019 (donde tienen que ir las “propuestas” del FMI). El PJ no la tiene fácil en esto, dice, pues debe decidir si contribuye a “profundizar la crisis”, que es “una maniobra clásica en la historia” argentina.
Van der Kooy, de casualidad, llega a lo mismo. Aunque parte de decir que “el gradualismo es imposible”, y que a su gobierno “le cuesta seguir lucrando con la herencia kirchnerista”, llega a que Vidal y Larreta se acercaron a Pichetto y Massa. Y Pichetto prometió aprobar el presupuesto si Cambiemos le pone “racionalidad”, si el ajuste es “razonable”.
En The Nazion, lleva la bandera Morales Solá: parte de decir que la huelga de mañana la armaron el moyanismo, la izquierda y el cristinismo, y que los grandes gremios no supieron o no quisieron resistirla. Ahora bien, el inmenso y grandioso respaldo mundial a Macri no alcanza para que en el país pase algo bueno, hace falta un acuerdo racional, y eso es lo que busca el gobierno, incluso para una reforma laboral. Por supuesto, esto con Cristina es imposible, por su “extrema radicalización, que la acerca al trotskismo” más que al peronismo. El peronismo, pregunta, ¿permitirá que ella marque la línea? M. Solá dice que ELLA así lo hizo con el tema tarifas (lo cual es totalmente falso, pero lo ayuda a completar el “razonamiento”).
En el mismo diario este guión es copiado en otro artículo, firmado por Serra. El kirchnerismo, que es malo malo malo, no aprobará el presupuesto. Pero hay un PJ bueno, que sí lo aprobará para “garantizar la gobernabilidad”.
En todo esto se piensa gracias a cierta calma obtenida con el dólar, cierta normalidad. Aunque el viernes Bonelli, en su faceta de chico malo del sistema oficial, pregunta si algo puede ser normal con una tasa de 47 por ciento. Agrega que el ajuste del FMI es tremendo, aunque al final replica también el guión: Pichetto y Bossio aprobarán el presupuesto 2019.

LA PELOTITA. Ante la derrota en el Mundial con Croacia, varios de los columnistas políticos se sintieron llamados a meterse con el fútbol. La curiosidad es que en dos días sucesivos, viernes por Kirschbaum y sábado por Roa, Clarinete marca a uno de los culpables del desastre: Daniel Angelici, que como sabemos es el hombre con el cual Macri retiene el control mafioso en Boca y en la AFA. Y también es el capo de operaciones en los tribunales de Comodoro PRO a nombre del presidente. Es raro que Clarín insista tanto en señalar a un íntimo de Macri: algo está mal ahí, algún dinerillo, algún vueltico.

Semana a semana el periodista y escritor Hugo Muleiro repasa con detenimiento las columnas de opinión y análisis de los principales medios gráficos de mayor alcance nacional en tanto hegemónicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *